Series tiempos de gloria

Inicio > Series - UNA LLUVIA DE BENDICIONES
UNA LLUVIA DE BENDICIONES

UNA LLUVIA DE BENDICIONES

1 Reyes 18:41 “Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una lluvia grande se oye.”

Las personas de fe, antes de ver se preparan para ver lo que Dios ya dijo y prometió. Cuando hay una orden de Dios, debes de decirla ya que estás declarando lo que va a suceder.

1 Reyes18:42 “Acab subió a comer y a beber. Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. ”

Cuando declaras lo que escuchas departe de Dios, tienes que empezar a clamar en vez de reclamar y, al declarar la palabra estamos confesando lo que Él ya nos dijo.

La mayor bendición que puedes recibir es la lluvia de Su presencia.

Muchas veces pasa tiempo en el que no ves la lluvia, Dios la ha anunciado pero pasan semanas y muchas veces no pasa nada. Esos momentos mientras esperas es cuando Dios está preparando la tierra para que cuando venga la lluvia, ésta ya esté lista.

1 Reyes18:43-44″ Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces. A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar. Y él dijo: Ve, y di a Acab: Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje.”

Cuando Elías dijo va a llover, por que creía. Cuando llegó Acab para decirle que veía una pequeña nube, Elías tenía una actitud de seguir creyendo por lo que le dio que se preparara para que la lluvia no lo agarrara desprevenido.

1 Reyes18:45 Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia.

Muchas veces, cuando todo se pone más oscuro es por que ya va a llover. En esos momentos difíciles, recuerda que Dios está por hacer la obra que prometió.

1 Reyes 8:35 Si el cielo se cerrare y no lloviere, por haber ellos pecado contra ti, y te rogaren en este lugar y confesaren tu nombre, y se volvieren del pecado, cuando los afligieres, tú oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, enseñándoles el buen camino en que anden; y darás lluvias sobre tu tierra, la cual diste a tu pueblo por heredad.

Hay una etapa de tu vida donde los cielos están cerrados a causa del pecado. Pero cuando reconoces que Dios tiene siempre de Su lluvia a tu vida, puedes ver la misericordia de Dios cuando te empieza a inundar de Su presencia.

Salmo 65:9-10 Visitas la tierra, y la riegas; En gran manera la enriqueces; Con el río de Dios, lleno de aguas, Preparas el grano de ellos, cuando así la dispones. Haces que se empapen sus surcos, Haces descender sus canales; La ablandas con lluvias, Bendices sus renuevos.

Cuando la lluvia de Dios llega, no hay corazón duro que no pueda ser ablandado y transformado por Su presencia.

Deja que el Espíritu Santo te llene de su presencia y que su lluvia caiga sobre tu vida.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238