Series tiempos de gloria

Inicio > Series - UN EMPUJE DE FE
UN EMPUJE DE FE

UN EMPUJE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

La adrenalina hace que tu corazón lata más fuerte. Hay cierto tipo de bebidas como Red Bull o So Be Adrenaline Rush que traen a tu cuerpo energía para dar ese último esfuerzo. Este tipo de bebidas pueden ayudarte a “tener un mejor rendimiento”.

Lo que yo te quiero presentar hoy es algo que realmente trae un cambio y verdaderamente te renueva. Es Jesús, la adrenalina espiritual, que todos los días renueva tus fuerzas, te recuerda quien eres y te hace una mejor persona cada día.

La presencia de Dios mismo hace que tu corazón palpite más fuerte, hace que tus ojos tengan otro brillo. Te transforma realmente.

2 Reyes 19:3 19:3 para que le dijesen: Así ha dicho Ezequías: Este día es día de angustia, de reprensión y de blasfemia; porque los hijos están a punto de nacer, y la que da a luz no tiene fuerzas.

Lamentablemente muchas veces has estado gestando por meses bendiciones de Dios y en el último momento, no has tenido las fuerzas para ver esas bendiciones en tu vida.

Así como cuando una mujer está por dar a luz, momentos antes del parto, tienen mucha energía porque saben lo que viene, y de manera sobrenatural, les vienen fuerzas para poder dar a luz a ese bebé que han estado esperando por nueve meses.

Tu debes creer que hoy vas a recibir ese empuje de fe para ver cumplidas esas promesas. “Gracias por que se que mi fe recibirá un empuje en este día y que me hará dar a luz todas las promesas que tu me has dado”

Estoy seguro que la fe será contestada y la profecía será cumplida en tu vida.

Para que tu fe no falte, quiero darte unos consejos:

Cambia el canal: Lo que tu miras afecta lo que tu crees. Lo que ves influencia lo que eres. Tienes que ver buenas cosas. Quieres tener una vida diferente y empezar a creer diferente, tienes que ver cosas diferentes. No veas cosas negativas, violentas o de terror.

Ya no veas más novelas. Quita el dolor, la tragedia, la depresión de tus ojos y debes ponerlos en Jesús. Desde que te despiertes, debes de ver cosas lindas.

Pedro vio algo diferente y tuvo ese empuje de fe y caminó sobre las aguas. Cuando la duda entró en su corazón, apartó la vista de Jesús y empezó a hundirse.

Debes mantener tu vista en Jesús para lograr hacer cosas diferentes.

Es tiempo de cambiar el canal. Ve cosas que te hagan reír, personas que edifiquen tu vida. Busca ver cosas que dejen buenas cosas en ti, que empujen tu fe. Debes poner tu mirada en Dios.

Apasiónate por algo: Esto es lo segundo que debes hacer. Si tu no amas nada, no puedes creer por nada. La fe obra de acuerdo a lo que tu ames.

Gálatas 5:6 “porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor”.

Cuando te enamoras de Dios anhelas vivir y permanecer en su reino. Si no tienes amor y pasión por algo no vas a poder ver cambios. Cuando no has recibido la libertad no puedes amarla.

Debes tener pasión y creer por algo para verlo hecho. Eso es lo que te da un empuje de fe. Por el amor y la pasión que tengas va a ser retada tu fe. Cuando realmente quieres algo peleas por eso sin importar hacer todo lo necesario con tal de conseguirlo. Cuando peor se pone es por que ya viene la bendición. Ese último empuje es necesario para que en ese preciso momento pasé lo que has estado esperando. ¡¡No desmayes!!

No hay nada más aburrido que ver un hijo de Dios sin pasión. Los hijos de Dios somos personas que vivimos aceptando retos, llevamos pasión por lo que hacemos.

La constancia habla de pasión. Tienes que amar lo que Dios ha prometido, tienes que seguir adelante, tienes que creer: Dios lo va a hacer.

¿Que es lo que oyes o escuchas?

¿Que estás escuchando? Las canciones que escuchas ¿qué dicen? las personas con las que te relacionas ¿dicen buenas noticias? ¿dicen buenas cosas?

Dime: ¿no te sientes diferente cuando oyes una canción que habla de fe, de esperanza? Las cosas que no te edifican debes cambiarlas. Si estás seguro de quién eres en Dios recuerda a qué has sido llamado.

Cuando alguien bebe de Él: se nota! Todos los días debes deber de Él. La mujer samaritana estaba sacando agua cuando llega Jesús y le ofrece un agua distinta. Agua que al beberla nunca más iba a tener sed. Esta mujer literalmente recibió de Él esa adrenalina y empezó a moverse dentro de ella e hizo fue que ella saliera corriendo a contarle al pueblo lo que había bebido, había bedido JESÚS. Esta mujer se enamoró de ser libre y quiso compartir con todos esa libertad que solo Él había podido darle.

Marcos 10:46-52 “Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí! Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama. El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.“

Este ciego estaba mendigando, pero al escuchar lo que Jesús podía hacer, no quiso desperdiciar esa oportunidad. Aunque hubo voces que le decían que se callara, él las ignoró y solo escuchó aquello que realmente lo iba a llevar a cumplir lo que le habían prometido.

No oigas esas voces que te impidan avanzar. Ignóralas. Decide hoy oír solo la voz de Jesús. No te desanimes, toma ese último empuje para ver lo que Dios te ha dicho que va a hacer contigo.

En los últimos momentos es cuando llegan los milagros, no desmayes y da ese último esfuerzo. Igual que con Bartomeo, Jesús se ha detenido hoy y te pregunta: ¿Qué quieres que te haga? Dile a Jesús que quieres…

Sigue creyendo hasta el final. Que no desmaye tu fe. Debes levantarte, con confianza ya que es Jesús quién te llama.

Hoy es tu día. Jesús se ha detenido. Jesús te está preguntando que quieres. ¡No te vayas sin tu milagro!

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238