Series tiempos de gloria

Inicio > Series - PRINCIPIOS DEL REINO (PARÁBOLA DE LOS GRANEROS)
PRINCIPIOS DEL REINO (PARÁBOLA DE LOS GRANEROS)

PRINCIPIOS DEL REINO (PARÁBOLA DE LOS GRANEROS)

Pastor Alfonso Bocache

La escasez y la abundancia muestran los principios que hay en tu corazón. Hay situaciones en nuestra vida que no requieren que los recursos vengan a nuestra vida, sino requieren una formación en nosotros. A veces la falta de recursos puede ser una excelente oportunidad para formarte.

Hay un hombre en La Palabra, que prosperó en el mundo, pero tenía principios del mundo. Este hombre creyó que con sus recursos solucionaría su problema.

Lucas 12.15 (NTV) dice:

“Y luego dijo: <<¡Tengan cuidado con toda clase de avaricia! La vida no se mide por cuánto tienen>>.”

El primer principio que no es del Reino, es La Avaricia. Avaricia es retener más de lo debido. No se trata de despilfarrar, pero Dios es muy tajante con ella; porque cuando Dios iba a poner gente a cargo de su obra, dio las siguientes instrucciones: “No busques hombres avaros”.

Hazte un examen de la avaricia en tu vida. ¿Diezmas? Si no diezmas es porque estás reteniendo más de lo debido en tu vida.

Tu vida no depende de los bienes que posees, sino que depende de Dios; ese si es un principio del Reino.

Lucas 12.16-21 (NTV) dice:

“Luego les contó una historia: <>.”

Cuando el hombre de esta parábola vio que tenía grandes cosechas y que ya no tenía donde almacenarlas; con recursos intentó solucionar el problema, porque él no tenía paz. Pero él no necesitaba más recursos, él lo que necesitaba eran principios.

Llega un día en que todo aquello que produces fuera de los principios del Reino, te quita la paz. Ya no sabes ni cómo guardarlo, y que en cualquier momento te lo quitan o lo puedes perder. Porque cuando el hombre se sintió “seguro” aparentemente, le dicen: “¡Necio!”. Él no necesitaba más recursos, él necesitaba principios. Lo mucho tenía autoridad sobre él.

Este hombre necesitaba detenerse por un momento para realizar que no tenía principios, solo recursos. Le abrió espacio a lo que iba a cosechar, pero no le abrió espacio a los principios del Reino.

Hay personas que están peores que este hombre, porque este hombre había producido y tenía producción; pero hay quienes son hijos de Dios, y le han abierto el espacio a las promesas que anhelan sin primero buscar el Reino de Dios.

Algo que me llamó la atención de esta parábola, es que este hombre se hablaba a sí mismo. El siguiente principio del Reino está en Lucas 12.29-31 (RV) que dice:

“Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud, porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo, pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de ellas. Buscad, más bien, el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas”.

Este hombre buscaba su reino, no el Reino de Dios. Y La Palabra es clara cuando dice: “Buscad primeramente el Reino de Dios”. Porque cuando todos tienen necesidad vienen buscando a Dios para sus propios intereses, pero los intereses de Dios no les importan.

Para este hombre, TODO lo que había producido era de él; reteniendo más de lo debido. Hoy reconocemos que TODO lo que tenemos, es de Dios. Necio es el que hace tesoros para sí mismo y no para con Dios.

Principio de mundo: Entre más produces, más te acomodas y estás listo para descansar.

Principio del Reino: Entre más logros y más produces, más responsabilidades Dios da a tu vida; mayores retos vienen.

Los Necios nunca reciben los principios de Dios; porque ellos siempre piensan primero en ellos mismos y creen que ellos siempre tienen la razón. La gente que busca su propio reino, se acomoda fácilmente.

¿Sabes en qué se puede ver si alguien busca primeramente el Reino de Dios? En su chequera. Si el primer cheque del mes es para dar el diezmo, esta persona busca primeramente los principios del Reino y el Reino en sí.

Principios del Reino en tu matrimonio: Primero Dios, y luego tu esposa; y después tus hijos. Pero hay quienes tienen cambiados los papeles: La mujer en taxi y los hijos en un vehículo del año. Pablo decía: Peor que un impío es el que no provee para su casa.

Lucas 7.2-5 dice:

“Y el siervo de un centurión, a quien este quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir. Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envío unos ancianos de los judíos, rogándole que viniera y sanara a su siervo. Ellos se acercaron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: <>”.

Para el centurión primero estaba el Reino, y la sanidad de su siervo, fue dada por añadidura. Esto no se trataba de recursos sino de principios. Porque el centurión no era rico para con él mismo, sino para con Dios. No seamos necios, solo hay una forma de salir con autoridad y llevar el propósito de Dios acabo en nuestra vida y es con principios del Reino.

Hay hijos de Dios que nunca se les da lo que piden a Dios, porque no han intentado buscar el Reino de Dios primeramente. No pongas tu confianza en lo que has producido, sino en Aquel que dio la vida y la capacidad de producir.

Marcos 10.22-31 dice:

“Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: <<¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!>>

Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: <>.

Ellos se asombraban aun más, diciendo entre sí: <<¿Quién, pues, podrá ser salvo?>>

Entonces Jesús, mirándolos, dijo: <>.

Entonces Pedro comenzó a decirle: <>

Respondió Jesús y dijo: <>.”

Hay muchos que comienzan, pero no pueden continuar porque sus principios no son de Reino, son personales. Pero cuando tus principios son de Reino, no te mueves hasta que termines la obra, a la cual Dios te mandó a realizar.

Hay días en que tienes dejar a tu familia con tal de predicar, pero cien veces más te dará Jesús, aunque con persecución; pero el poder del Reino se manifestará completamente en tu vida.

Que diferente es llamarte “amigo” tu mismo, como lo hizo el hombre de la parábola de los graneros; a que el mismo Dios del Universo te llame “amigo”; así como Dios le dijo a Abraham.

¿Estás dispuesto a darlo TODO por el Reino? Nuestro Señor Jesús dejo TODO allá arriba para venir acá. ¿No será que has pensado mucho en tú reino y no es su Reino?

Hay personas aquí hoy, que les ha tocado vivir situaciones muy fuertes, pero yo tengo hoy una palabra de Dios: “Dios te va a sorprender”.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238