Series tiempos de gloria

Inicio > Series - POR NADA ESTÉIS AFANADOS
POR NADA ESTÉIS AFANADOS

POR NADA ESTÉIS AFANADOS

El afán y la desesperación van de la mano. En medio de la prueba nuestra reacción es desesperarnos por que solo vemos lo que nos rodea. Lo que debemos hacer en esos momentos es buscar la luz ya que es la única que nos va a mostrar el camino.

Pedro nos dice “poned tu mirada hacia arriba”. Hoy quiero recordarles que en los momentos de desesperación debes ver hacia los cielos que Jesús tiene el control de toda situación. Jesús siempre va a abrir el camino.

La desesperación hace que tu visión se reduzca. Jesús mismo dijo: “Yo soy el camino…” A diferencia, cuando actúas confiado, las cosas se van aclarando y puedes distinguir claramente la dirección a donde debes ir. Con buena actitud y confiando en Él, sales de cualquier situación adversa.

El que está afanado, casi siempre está desesperado. A los hombres nos pasa mucho que nos afanamos por el trabajo y poder suplir todas las necesidades de nuestra familia. Recuerda que debemos vivir confiados en Dios.

Afán significa trabajar con demencia. No permitas que el afán te haga perder a tu familia. No le des al dinero atribuciones que no le corresponden.

Mateo 6:24 “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

No puedes darle al dinero el lugar que le corresponde a Dios. El afanarse por el dinero es menospreciar lo que Dios ha dado a tu vida. La paz y el gozo solo nos las da Dios.

No busques en lo material lo que solo Dios puede darte. No debemos atribuirle a las riquezas todo lo que Dios nos ha dado. Las riquezas están para servirte y no para que tu les sirvas a ella.

Mateo 6:25-26 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

Debemos aprender a disfrutar lo que hoy tenemos, estando agradecidos de día y de noche. A las cosas que rodean tu vida, no les atribuyas el bienestar que Dios te ha dado.

El no creer o no seguir luchando y darnos por vencidos es cuando el afán invadido nuestra mente y te hace dudar. El afán ahoga la Palabra y no te permite disfrutar lo que Dios nos ha dado.

Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

La Palabra nos dice que busquemos primero el reino de Dios, que busquemos los intereses de Él antes que los nuestros. El principio en el que debemos vivir debe ser: “establecer Su reino” para que ver que todo lo demás es añadido cuando menos lo esperas. Al quitar el afán, empiezas a confiar. El búsqueda del reino confiadamente nos hace disfrutar todas las bendiciones y sus añadiduras.

Lo único que tenemos asegurado es: que nos vamos a morir y que nada de lo que hoy tenemos nos vamos a llevar. El padecer de afán es por falta de confianza en Cristo. El que sabe que es hijo, actúa como hijo, no vive afanado. Tiene actitud de plena confianza en su Padre.

Mateo 6:34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Pablo nos decía: echad toda vuestra ansiedad en él. Dios va a obrar, está tranquilo por que Él nunca llega tarde. Por más difícil que sea el día, Dios siempre está contigo. No te ha dejado y nunca te va a dejar. Él ha hecho cosas que nadie ha podido hacer y las seguirá haciendo.

Jesús nos dijo: Venid a mi todos los que están cansados y cargados. También nos dijo: el que quiera seguirme, que tome su cruz y venga en pos de mi. Fuimos diseñados para llevar carga pero no para estar cargados. Cargado es cuando esa carga la llevas internamente y no esto no te deja disfrutar lo que haces. No le atribuyas a otras cosas lo que Dios te ha dado. Confía en Él, sonríe que las bendiciones vendrán añadidas todos los días.

Su promesa es: Él está con nosotros TODOS los días de nuestra vida.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238