Series tiempos de gloria

Inicio > Series - NO CREAS, TEN FE
NO CREAS, TEN FE

NO CREAS, TEN FE

Pastor Alfonso

Domingo, 15 de enero 2,012

La semana anterior aprendimos sobre el hombre paralítico de Betesda y vimos que tal vez no estaba atento al movimiento del agua por que dice que otros se levantaban y llegaban antes.

Cuando hay movimientos espirituales debes de estar atento para que cuando pasen puedas alcanzar lo que Dios ya te ha prometido.

Lucas 19:1-6 “Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso”.

Dios muchas veces te toca como a Zaqueo, él era un hombre rico al que le costó bajarse pero al hacerlo Dios obró. Debes poner tu vida delante de Jesús para ver los milagros y bendiciones. Jesús llegó a la casa de Zaqueo con un propósito.

Lucas 19:7-9 “Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham”.

Lo importante no es que Jesús llegue a tu casa sino que lo hagas el Señor de esa casa.

Zaqueo inmediatamente dio fruto del arrepentimiento que provocó hacer a Jesús su Señor.

Estando en oración el Señor me dijo: no creas, ten fe. Hay una gran diferencia entre creer y tener fe.

Lucas 19:10 “Por que el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

Lo que se había perdido era la fe. Debes recuperar tu fe, verás como Dios te sorprende. El joven rico no pudo darse a sí mismo porque no pudo seguir a Jesús dejando todo lo que tenía, al contrario de Zaqueo que creyó en dar todo, tuvo instantáneamente un arrepentimiento genuino queriendo devolver todo lo que había tomado y hasta más.

La fe es evidencia, certeza clara y manifiesta de lo que no se puede dudar. Tu debes de tener la evidencia en tu espíritu, que no importando lo que te toque vivir, igual lo vas a recibir. Quien da es un nombre de fe. Tus ofrendas evidencian tu fe por que sabes que esos milagros ya son tuyos.

Jesús mismo dijo: “ni aún en Israel he hallado tanta fe”

Hebreos 11:7-8 “Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe. Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba”.

Cuando eres un hombre y una mujer de fe eres advertido para todo lo bueno y lo no tan bueno que pueda venir. No es tiempo sólo de creer sino de tener fe. Que la información que recibas sea de parte de Dios y no te dejes guiar por lo que el mundo te diga.

Noé estuvo cien años con fe esperando el diluvio. Sus hijos creían pero era él quien tenía la fe, por lo que pasó durante cien años martillando el arca. No debes de detenerte. Debes creer que va a llover.

Dios, te quiere con fe, con la evidencia dentro de ti. Sin importar las burlas o noticias contrarias. La fe es algo que solo el Espíritu puede colocar dentro de ti.

El que tiene la evidencia, no se da por vencido, sigue hasta verlo hecho. Debes ser un hombre y una mujer de evidencia en tu espíritu.

Abraham era un hombre de fe y Sara también por que tenían la evidencia. Sara no creía por la fe de Abraham sino por que ella también había escuchado y se había apropiado de lo que Dios le había dicho. Dios no pacta con cualquiera sino sólo con los que tienen fe.

La mujer del flujo de sangre hizo que poder saliera de Jesús por que Él mismo le dice: “tu fe te ha salvado”. La mujer vivía con la evidencia mientras que la multitud que apretaba el paso de Jesús, sólo creía.

Los que tienen fe sacan poder de Dios. Debes pedir ese poder por la fe y la evidencia que tienes en el espíritu de ver lo que Dios ha prometido.

La mujer cananea lo que buscaba era libertad para su hija. Aún no perteneciendo a los Hijos de Israel ella tenía la evidencia que aunque sean las migajas del pan se les dan a los perrillos. Esta mujer, aunque los mismos discípulos la echaran, se mantuvo con fe hasta el momento en que le pidió a Jesús que le diera la libertad a su hija.

De los 12 espías, 10 vieron lo malo pero 2 eran diferentes: Josué y Caleb. Vieron el fruto y tenían la evidencia de las promesas de Dios, los otros sólo creían. Aunque muchos se levanten diciendo que creen recuerda que tu tienes esa evidencia en tu vida.

Debes abrir tu corazón a la Palabra y al Espíritu para que la evidencia sea plantada en tu vida. Has creído por mucho tiempo pero hoy vas a tener fe.

Muchas cosas no las has visto, no por que Él no haya cumplido el pacto sino por que no has tenido fe. Pero yo declaro que hoy sales con fe de este lugar. Dile al Espíritu Santo: dame la evidencia.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238