Series tiempos de gloria

Inicio > Series - LUCES, CÁMARA, ACCIÓN
LUCES, CÁMARA, ACCIÓN

LUCES, CÁMARA, ACCIÓN

Pastor Alfonso

Dios ha puesto que te ponga un reto y espero que hoy lo aceptes.

Así como en las películas, Dios está esperando que seas una persona de acción y actúes en la aventura de la vida.

El presupuesto ya fue pagado en la cruz pero Dios está esperando que empieces a actuar, de creerle de caminar por fe.

Josué 1:1-7 “Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.
Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas”.

Todo ya está preparado, es parte que tu emprendas la aventura y empieces a hacer. La silla de director ya está ocupada por Dios, tu eres el actor principal de la película de tu vida.

El pueblo de Israel estuvo en el desierto el tiempo que ellos quisieron por que por sus mismas acciones no les permitía llegar. Dios igual estuvo con ellos todo ese tiempo, no los dejó pero las bendiciones que ya tenía preparadas las disfrutaron hasta que ellos se movieron y llegaron a la tierra prometida.

Estamos viviendo en un tiempo de nuevas cosas para vivirlas necesitas actuar y emprender a lo que Dios te ha llamado. Josué sabía que a donde él fuera, Dios iba a ir con él, no se quedó parado sino emprendió el camino a la tierra prometida.

Josué 10:7-9 “10:7 Y subió Josué de Gilgal, él y todo el pueblo de guerra con él, y todos los hombres valientes. Y Jehová dijo a Josué: No tengas temor de ellos; porque yo los he entregado en tu mano, y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti. Y Josué vino a ellos de repente, habiendo subido toda la noche desde Gilgal”.

Cuando Dios le dio la palabra, Josué vino a ellos de repente, actuó, se esforzó y actuó. Debes aprender a ser un hombre y una mujer de acción empezando a honrar a Dios, obedientes y cimentados en la Palabra.

La gente de acción es la que bendice a muchos, transforma la nación y así como Josué, son encargados de repartir la tierra prometida.

Marcos 2:3-12 “Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones: ¿Por qué habla éste así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda?

Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa”.

Así como esos 4 hombres de fe, debes de ser y juntarte con una persona de acción. Jesús vio la fe de ellos y así recibió el milagro. No sólo lo recibió el paralítico sino esos cuatro hombres fueron respaldados y su acción tuvo su recompensa: “las maravillas de Dios en su vida”.

Necesitamos ser hombres y mujeres de acción que ven hecha la voluntad de Dios en su vida.

Marcos 10:46-52 “Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí! Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama. El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino”.

Primero, Jesús lo llama. Necesitaba que Bartimeo tomara la acción y caminara hasta Él. Bartimeo dio el primer paso, sin importar lo que la gente pensaba, gritaba: “Jesús, hijo de David, ten misericordia de mí”. Así como Bartimeo se quitó la capa que lo hacía no ser ágil, se la quitó y salió corriendo. Debes aprender a reconocer esas cosas que te restan agilidad y no te dejan avanzar a las bendiciones que ya Dios tiene preparadas.

Así fue como Jesús vio su corazón e hizo el milagro.

Lo que tu mismo puedes hacer por ti no se compara con lo que alguien más pueda hacer por ti. Eres tu quien debe de tomar la decisión y actuar, creerle y declarar lo que Él ya dijo.

Una visión sin acción es una imitación.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238