Series tiempos de gloria

Inicio > Series - LA OBEDIENCIA

LA OBEDIENCIA

Quiero hablarte acerca del diseño original que es de obediencia. Porque cuando Dios creó a

Adán y Eva los creo para que fueran bendecidos en el paraíso con planes perfectos para sus vidas y así fue hasta que llegó la desobediencia y fueron expulsados por haber ido en contra de su diseño original, y así es en nuestras vidas que por ir en contra del diseño original nos perdemos las bendiciones porque fuimos diseñados para obedecer y no solo el diseño es perfecto, sino también los planes de quien nos diseño que son perfectos para nosotros. Has visto el diseño de una casa, aunque no seas arquitecto o ingeniero puedes ver a través del diseño de una casa como va a ser el final así Dios tiene un diseño trazado para nuestra vida en el cual no hay error. Si tú has visto una destrucción podrás notar que si el albañil, el maestro de obra, el electricista o cualquiera de los demás no obedecen jamás se consigue el resultado final. Y para tu vida Dios tiene diseños perfectos con un final bendecido, pero aunque los planes de Dios sean de bendición si no hay obediencia no se puede cumplir el diseño original de bendición en tu vida. Debemos orar todos los días pero debemos obedecer durante todo el día.

 

1Pedro 1:22-23

"Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre"

La obediencia mediante el Espíritu Santo purifica nuestra alma, normalmente nuestra alma no quiere obedecer, pero para purificar nuestra alma debe haber obediencia

Aun David le recordaba a su propia alma que debía ser obediente recordándole que había sido Dios quien les había llevado tan lejos. Recuérdale a tu propia alma quien es Dios y sométela a la obediencia, mas si estas teniendo logros, para que no creas que es por ti y tus logros que alcanzaras la perfección sino por medio del Espíritu Santo.

 

El Alma es purificada por medio de la obediencia al Espíritu Santo que nos lleva al diseño original con planes de bien y no de mal. El Espíritu Santo es quien nos guía, tanto así que Jesus dijo, es necesario que yo me vaya para que venga el consolador, y hace énfasis en que nos conviene que Él se vaya para que el Espíritu venga y perfeccionarnos en obediencia al Espíritu. La versión en ingles se refiere al Espíritu Santo como el que guía o aconseja. En ocasiones podrás pensar que estás bien, pero el Espíritu Santo te mostrara, que aunque así parezca, no es así. El Espíritu Santo es un consolador definitivamente pero en muchas ocasiones es quien aconseja, y si escucháramos más al Espíritu y fuéramos más obedientes a Él, no tendría que consolarnos tanto. Preferimos mas ser consolados que guiados, pero los hijos de Dios buscan ser guiados y no tanto consolado. Cuando reconocemos y obedecemos al Espíritu seremos menos consolados y estaremos dentro del diseño original de Dios.

 

 

Hebreos 5:8

El versículo habla de Jesús quien siendo hijo de Dios padeció para aprender obediencia, entonces si somos hijos de Dios debemos padecer para aprender obediencia. Como padres no quisiéramos que nuestros hijos padecieran, pero a veces deben padecer para aprender obediencia; entonces siendo hijo de Dios siéntete honrado de cuando padeces pero estas aprendiendo obediencia. Como cuando tu padre te decía "No hagas eso" "Te puede ir mal", y nuestra respuesta era "No papa, ya estas viejo" "Tú, no sabes"; pasado el tiempo y después del padecimiento decíamos "Que razón tenía mi papa" y padeciste, pero aprendiste. Hay momentos en que no ves más allá, pero tu papá si ve, imagina cuanto más ve Dios. En griego la palabra “padecer” significa “se deleito”; nota esta diferencia cuando padeces por desobedecer a Dios no te deleitas, más bien te frustras; pero cuando padeces por obedecer a Dios entonces te deleitas en las pruebas porque Dios te recompensa por ser obediente, porque no por ser obediente significa que siempre te vaya a ir bien, pero te vas a deleitar en las pruebas. Jesús cuando iba para la cruz y se encontraba en el Getsemaní estaba padeciendo, pues estaba pasando por un momento difícil, pero en la Biblia dice que Jesús aun en ese momento siendo obediente decía “no se haga mi voluntad sino la tuya” y más adelante cuando ya va camino a la cruz el gozo va delante de Él, y esto es porque cuando entras en la voluntad de Dios entras al gozo de su presencia y te vas a deleitar de lo que puedas estar viviendo. Cuando tú obedeces a Dios y aun padezcas a causa de la obediencia el mismo Dios te va a honrar un día y entonces dirás “valió la pena el padecimiento”.

Cuando obedeces a Dios, no es hacer algo en contra de tu voluntad, porque hacer las cosas solo porque ya te lo dijeron muchas veces, eso no es obediencia, los que hacen eso son rebeldes convencidos; obedecer a Dios es rendir nuestro orgullo para que Dios opere y que Dios nos bendiga y haga cosas nuevas en nuestra vida. Tenemos que ser perfeccionados a través de la obediencia y el padecimiento.

A Jesús el Espíritu de Dios lo llevo al desierto y aunque padeció, fue perfeccionado, regreso definido y recibió un mayor nivel de autoridad, en ocasiones las pruebas en las que te encuentras son a causa del Espíritu pero son padecimientos que te darán un mayor nivel de autoridad, mucha gente quiere tener autoridad pero no estar bajo autoridad; entonces Dios empieza a perfeccionar tu vida, porque no es hacer algo a la fuerza es rendir nuestra vida para poder ser obedientes; aunque tengamos razones. Por ejemplo: todos hemos ofendido y todos hemos sido ofendidos, y quizás tienes razones para no perdonar, pero su palabra nos dice que debemos perdonar y aun llevas tus razones a tu cuarto de oración y le dices a Dios: “Señor tengo razones para no perdonarlo mira cuanto me ha hecho” y su respuesta siempre será “Debes perdonar” porque tú puedes tener mil razones pero por sobre todas las cosas están los principios de Dios, así que si vas con tus razones frente a Dios y las pones a sus pies estando en su presencia, entonces Dios te llena de su presencia y eres capaz de perdonar de salir y bendecir a quien te ofendió. Claro que tú puedes llevar tus razones, pero recuerda que si el grano no cae a tierra y muere no da fruto; hay quienes solo se quedan caídos, pero no mueren a sus razones por lo que no da fruto.

Hay personas que no necesitan entender para obedecer, mira el ejemplo de Jesús que obedeció al Espíritu Santo sin cuestionarlo; Él no le dijo “¿Y por qué al desierto? ¿Acaso no he sido obediente?” Jesús no necesitó entender las instrucciones para obedecerlas. Tú tienes que ser igual, obedece sin necesidad de entender. Cuando he elegido a una persona para que tenga autoridad hay en ocasiones que a otros no les gusta la idea y hasta piensan “al Pastor me sujeto, pero a este no”, pero si tú no te sujetas a las autoridades que yo designo no vas a poder avanzar mucho en tu vida. Obedecer cuando todo te parece eso es fácil, pero cuando obedeces aun sin estar de acuerdo, eso es verdadera obediencia y trae bendición a tu vida.

 

José obedeció durante 13 años  y en un momento llego a estar en una encrucijada entre obedecer a Dios o bien obedecer a la esposa de Potifar que le pedía que durmiera con ella. Y la decisión que tomo porque si ella desobedecía a la esposa de Potifar le iba a ir mal, pero si desobedecía a Dios también le iba mal; hay ocasiones en tu vida que no importa la decisión que tomes de igual modo te va a ir mal, pero debes tomar la decisión que agrada a Dios así traiga padecimiento a tu vida; porque cuando tu desobedeces entonces pecas contra Dios y la paga para el pecado es la muerte. Cuando eres capaz de obedecer a Dios, recuerda que Él te tiene preparado un final sorprendente. A José por obedecer a Dios lo llevaron dos años a la cárcel donde padeció, pero aun así estaba en el diseño original de Dios para su vida por lo que se mantenía con gozo. Presta atención a que José le dijo al copero y al panadero “¿Por qué ha decaído su semblante? ¿Por qué están tristes?” y era a causa de la situación que estaban viviendo y José se encontraba feliz pues estaba padeciendo por obedecer a Dios, los que padecen a causa de Dios y se gozan son los que saben que Dios los está perfeccionando a través de las pruebas. Y cuando José sale de la cárcel para revelarle el sueño a Faraón y le cuentan que el sueño lo tuvo dos veces, tiene la seguridad de afirmar que era algo serio por lo cual Dios lo puso dos veces en la mente de Faraón.

Jose sabía que cualquiera de las decisiones que tomara le traería padecimiento, pero ve que un tiempo después por haber sido obediente a Dios fue nombrado como administrador de Egipto y puesto en un lugar importante. Jose padeció trece años siendo perfeccionado por Dios pero gano batallas durante noventa y siete años. El obedecer a Dios trae bendiciones sobrenaturales a tu vida. No importa si te parece o no las instrucciones si eres obediente las bendiciones llegaran a tu vida.

Esta iglesia es una iglesia de obedientes y créeme la unción sigue a los obedientes, Dios jamás da su presencia a un desobediente. Aunque estés frustrado se obediente porque Dios te ve y cuando menos lo esperes la unción del Espíritu Santo te va a llenar y te va a llevar al diseño original de Dios para tu vida.

 

Hechos 9:1-20

Saulo respiraba amenazas a causa del enojo y de la ira que tenia, perseguía a los cristianos. Y tuvo un encuentro con Jesús y Saulo al sentir la presencia de Jesús dice “¿qué quieres que haga?” porque su primera reacción fue de obediencia; y esto fue a causa de que Pablo tuvo un encuentro con la autoridad de Jesús. Y la orden de Jesús fue “levántate y entra a la Ciudad y se te dirá lo que debes hacer” así que Saulo lo obedeció sabiendo que la palabra de Dios no es una sugerencia sino que es un mandamiento. ¿Eres tú capaz de decirle lo mismo hoy a Dios? ¿Qué quieres que yo haga, Señor? ¿Eres capaz de decírselo? Porque perseguir cristianos seguramente no era el diseño de Dios para la vida de Saulo, pero llevar su palabra si, ser el mejor predicador de la historia si era parte del diseño original de Dios. Jesús no le dijo a Saulo de una vez su propósito sino que lo envió a hacer algo, porque Jesús antes de revelarte tu propósito debe probar tu obediencia. A la mayoría de personas les encanta tener encuentros con Jesús pero no obedecer sus órdenes. Saulo obedeció a quien no veía. Dentro de Damasco se encontraba un hombre llamado Ananías que era un hombre de Dios pero que había escuchado de Saulo por lo que tenía miedo de ir y tenía razones validas para no ir pero cuando Dios manda algo debe obedecérsele. Así que Ananías fue y le impuso manos a causa de obediencia. Aun sin querer Ananías hacerlo fue y lo hizo y Jesús lo respaldo. Para obedecer a Dios no debes ser alguien sin temores, porque aun con temor puedes ser obediente y recibir las bendiciones de Dios que él te dará si eres obediente. Cuando Ananías reza por Saulo y le impone manos es cuando Saulo recibe la vista y lo reconoció, pues cuando tú eres obediente bendices a otros y vas con el respaldo de Dios siempre.

 

Saulo paso 3 días ciego y sin comer y padeció pero fue perfeccionado por las pruebas, así que si tú no puedes ver el propósito de la prueba que estas pasando no te preocupes porque si obedeces entonces le das el control a Dios y el hará en tu vida. Mira que Saulo recibió al Espíritu Santo y decidió bautizarse porque entendió el principio que no es una sugerencia el bautizarse, sino más bien es una orden para probar su obediencia. No es cuando tú sientas que estás listo sino ser obediente.

 

Este capítulo de la biblia tiene veinte versículos, es decir que en veinte versículos Saulo cambio su vida, pasó de ser perseguidor de la iglesia a ser un predicador de la palabra de Dios y hay quienes pasan veinte años esperando para hablarle a una sola persona. Porque no eres obediente no consigues muchas cosas en tu vida, pero debes ser de ahora en adelante un hijo obediente para que todas las bendiciones y la autoridad de Dios venga a tu vida.

 

Romanos 16:19

Debes ser obediente pues esto trae bendición y todos sabrán que tú tienes un nivel de obediencia que va mas allá, en cualquier parte que tu estés sabrán que eres un hijo obediente y es que la obediencia causa revolución en todos los lugares donde estén, ya sea en tu trabajo o en tu condominio por causa de tu obediencia serás conocido.

A causa de la obediencia el Dios de paz pone a Satanás bajo nuestros pies, porque la obediencia te da un nivel de autoridad que te hace tener a Satanás pisoteado y bajo la planta de tus pies. Además con la obediencia tenemos acceso a la gracia de Jesucristo, cuando eres obediente todo lo que tocas es prosperado. Porque aun Jose en la cárcel siendo acusado injustamente y padeciendo, lo único que buscaba era agradar a Dios y se deleitaba en su gozo. Prepárate porque la gracia de Dios te perseguirá. Tu actitud frente a los problemas es la que marca si tú eres obediente y te deleitas en Dios ¿Qué actitud tienes frente a los padecimientos? ¿Es la actitud correcta? Porque si tú no has tenido la actitud correcta y no has sido obediente, hoy puede ser un buen día para obedecer a Dios y tener una buena actitud diferente frente a los padecimiento deleitándote en su presencia, porque eso te hará tener una mayor autoridad frente a los problemas y saldrás bendecido por Dios y siendo reconocido por todos por ser un hijo obediente.-

 

 

 

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238