Series tiempos de gloria

Inicio > Series - LA OBEDIENCIA TE LLEVA AL PROPÓSITO
LA OBEDIENCIA TE LLEVA AL PROPÓSITO

LA OBEDIENCIA TE LLEVA AL PROPÓSITO

Domingo, 10 de junio de 2,012

Pastor Alfonso Bocache

Dios nos ha estado hablando muchísimo de la obediencia. La obediencia te lleva al propósito. Es parte de desarrollar y agradar a Dios para todo aquello que Él ha preparado para que llegue a nuestra vida.

Faraón prefería estar una noche más con las ranas que ser obediente a Dios. La obediencia trae mucha bendición a nuestras vidas.

Hechos 9:1-3 “Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén. Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo;

Saulo que es transformado a Pablo era un hombre preparado, que conocía la ley y perseguía a los cristianos antes que Dios cambiara su vida y fuera transformado para grandes planes de Dios en su vida.

Dios tiene planes para nuestra vida que muchas veces no son lo que estamos esperando. Dios tiene planes para ti, pero no te impone planes.

La obediencia te lleva al propósito de Dios, si eres obediente. Dios cumple esos planes. Toma el camino y enfílate al propósito que Dios tiene para ti.

Eclesiastés 4:5 “El necio cruza sus manos y come su misma carne”. Otra versión dice: “cruza sus brazos y se consume a sí mismo”. Debemos aprender a vivir en obediencia para que no nos consumamos por la misma necedad.

Hechos 9:4-6 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer”.

A pesar de que Saulo iba a la iglesia no reconocía a Jesús. No sabía quien era Él porque a pesar de ir y predicar no conocía al verdadero Dios.

Hoy debes de preguntarle a Dios: qué quieres que Él haga en tu vida y no seguir haciendo lo que tu quieres. Debes de pedirle a Dios que te muestre el propósito que tiene para ti. Es el momento que le preguntes a Dios cuáles son los planes que Él tiene para ti.

Saulo hasta que obedeció a los planes que Dios tenía para él empezó a cumplir el propósito de su vida. Pregúntale a Dios “¿qué quieres que haga en mi vida?”

Hechos 9:7-9 “Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie. Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco, donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió”.

Saulo no veía nada de lo externo, era un tiempo para que reflexionara en lo que Dios quería. Hay momentos donde debes ver introspectivamente, hacia adentro para reflexionar en lo que Dios quiere que cambies y entregues para cumplir ese propósito de Dios.

Hay cosas difíciles que parecen desgracias en tu vida pero son necesarias para que la gloria de Dios se manifieste. Recuerda que Dios tiene mejores planes para ti.

José estuvo 13 años en trato y 80 en victoria, vivió 110 años. Hay quienes prefieren evitar esos años de trato antes que vivir los ochenta haciendo sus planes en vez de cumplir el propósito de Dios. No debes darte por vencido, deja de evitar el propósito que Dios tiene para tu vida. Hay cosas que te bendicen pero eres tu quien las evita por miedo, deja que Dios cumpla el propósito que Él tiene para ti.

En esos momentos difíciles son momentos de doblar las rodillas y pedirle a Él que te muestre el propósito, siempre es tiempo para pedirle a Dios que te guíe a donde quiere llevarte. Hay propósito en todo lo que te pasa. Las malas noticias son para que Él se glorifique.

Si te has ido por otro camino, hoy es día para que lo retomes, así de bueno es Dios que siempre te da la oportunidad para que regreses a la senda en donde Él quiere llevarte. Que la obediencia te lleve al propósito de Dios para tu vida. Cuando a veces tocas fondo es por que estas a punto de experimentar una gran manifestación del poder de Dios.

Cuando Saulo se convierte en Pablo puede decir con autoridad que él creía que estaba bien pero necesitaba reconocer a Jesús para que se cumpliera el propósito que Dios tenía para su vida.

Hechos 9:10-12 “Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora, y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista”.

Dios vio que Saulo había tenido un encuentro genuino con Él. Esto hacía que sus oraciones fueran transformadas y escuchadas por Él. Dios le habla a Ananías para que le vaya a decir que el propósito se iba a cumplir, no por lo que sabía y poseía sino por el poder del verdadero Dios.

Hechos 9:13-16 “Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre”.

Ananías sabía quién era, que hacía y la autoridad que Saulo tenía pero fue obediente a lo que Dios le dijo y fue instrumento para que el propósito de Dios se cumpliera y Pablo llevara el Evangelio a miles.

Hechos 9:17-22 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco. En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios. Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes? Pero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo”.

Hay personas que no ven lo que tú ves, ten paciencia porque va a llegar un momento en donde el mismo Dios va a abrir sus ojos para que reconozcan que en obediencia van a llevar al propósito que Él tiene preparado para ellos.

La gente se va a asombrar a lo que Dios va a hacer en tu vida al ser obediente a lo que Él te ha mandado. Recuerda que, lo que tú ves que no funciona, cuando Dios lo transforma, Él lo usa para cumplir sus planes, Él te recompensa y trae frutos de la obediencia.

La obediencia te lleva a tener experiencias con Dios. Pregúntale a Dios ¿qué quiere qué hagas en tu vida? Busca una experiencia con tu Dios, hay cosas que tal vez las has evadido y no has cumplido la voluntad de Dios en tu vida, es tiempo que le digas Señor, cuenta conmigo. Mírate hacia adentro y rinde tu vida delante de Dios. Todo aquello que no te permita ver el propósito de Dios para ti y toda ceguera espiritual hoy se va de tu vida.

Reconoce si vas en un camino que Dios no tiene para ti, ríndelo y sigue en la obediencia, aunque no lo entiendas con la razón, con el corazón vas a creer que vas a llegar al propósito que Él tiene para tu vida y tener experiencias sobrenaturales con Dios.

Recuerda obedecerle y agradecerle todos los días de tu vida para que se cumpla ese propósito divino que Él planeo desde antes de la fundación del mundo. Anhela una experiencia con Él esta mañana, una experiencia en Su presencia que marque tu vida por que vaso útil eres para el propósito de Dios.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238