Series tiempos de gloria

Inicio > Series - LA OBEDIENCIA TE LLEVA AL PROPÓSITO PARTE II
LA OBEDIENCIA TE LLEVA AL PROPÓSITO PARTE II

LA OBEDIENCIA TE LLEVA AL PROPÓSITO PARTE II

Domingo, 17 de junio de 2,012

Pastor Alfonso

Cada día debemos tener el deseo de buscar a Dios, adorarlo y que sea lo primero que busques en este día del Padre

Dios busca padres obedientes para que las bendiciones bajen a su familia. Dios sorprende a los obedientes.

Mateo 1:18-20 “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es”.

José fue un hombre obediente. Se esforzó casi por un año en trabajar y cuando la vuelve a ver ella está esperando por obra del Espíritu Santo. José sabía que este era un plan de Dios por eso fue obediente. Fue un momento difícil pero decidió creer y quedarse callado esperando la voluntad de Dios.

José, siendo obediente se va a Belén al censo y es allí cuando llega el tiempo del alumbramiento y como no había lugar, se quedan en un establo. Muchas dudas inundaron a José pero siguió creyendo. Dios sorprende a los obedientes, aunque no entiendas los planes, debes de permanecer creyendo para ver las bendiciones que Dios tiene para ti.

Él pudo estar desesperado pero siguió creyendo. Entonces ve entrar a los tres reyes magos con tesoros que no imaginaba que iban a llegar. Era tanta la bendición que llevaban camellos para transportarla.

Llegó la provisión a la vida de José para mantener a Jesús y María el tiempo que fuera necesario hasta que se cumplieran los planes de Dios en su vida. Cuando estás en tus fuerzas, Dios no puede sorprenderte.

Génesis 22:1-13 “Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo. Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos. Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros. Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos. Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos. Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.

Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo”.

Abraham no solo fue probado creyendo sino probado en obediencia cuando Dios le pidió su hijo, su único hijo. Sabía que tenía que avanzar a lo que Dios le estaba pidiendo, en obediencia porque sabía que así iba a llegar más rápido a las bendiciones.

Hay momentos en que debes obedecer a Dios, solo tomando decisiones, hay cosas que yo como Pastor no puedo hacer por ti. Es en tu obediencia como Dios se glorifica.

Abraham, un hombre de fe sabía que Dios iba a proveer el cordero para el sacrificio. Pero de igual manera obedeció ató a Isaac y estaba listo para entregarlo. No dudó de lo que Dios iba a hacer.

Dios vio su corazón y vio que no sólo era obediente sino que tenía temor de Él. Dios lo llevó hasta lo último y él permaneció obediente. Fue allí donde Dios lo sorprendió con su bendición ya lista.

Cuando eres obediente Dios está listo para desatar todo aquello que tiene para tu vida, no sólo lo económico sino de todo tipo de bendiciones.

Dios te prueba y cuando obedeces, no olvides que Él está viendo tu corazón, ve tu esfuerzo y ve como prefieres agradarlo a Él.

Así pasó cuando se iba a acabar el vino. No había qué hacer pero es allí cuando Jesús hace lo mejor, preparó el mejor vino. Cuando crees que algo está terminando es porque algo mejor está por venir. Si se está terminando el tiempo de algo, es porque es un buen tiempo para tu milagro. No es con tus fuerzas sino debes de reconocer que es Él quien las hace.

Hay tiempos difíciles en los que Dios te está llevando a depender de Él totalmente. Recuerda que es Él quien debe de ocupar el primer lugar en tu vida, debes de dejar de confiar en las demás cosas y personas poniéndolo a Él como primero siempre.

Nada de lo que podamos amar en nuestra vida se compara con lo que podamos amar a nuestro Dios.

Génesis 22:14-18 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto. Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.

Por cuanto has sido obediente, Dios te va a multiplicar las bendiciones. Dios no sólo probó cuán confiado estaba Abraham sino que atrás venía la multiplicación.

José sabía que si obedecía a Dios, cuando la esposa de Potifar le ofreció que durmiera con ella, iba a ir a la cárcel. Pero también sabía que si le obedecía a ella, le iba a fallar a su Dios.

Aún sabiendo que iba a estar en la cárcel estaba seguro que le iba a ir bien delante de su Dios y lo iba a recompensar. Hay días en el que estás en el peor momento pero debes estar tranquilo porque la recompensa viene. Dios te lleva como a José: de la cárcel al palacio como gobernador.

Tu obediencia trae recompensa de Dios. Una característica de los obedientes es el temor a Dios. Debes poner a Dios como primero en tu vida.

Debes poner a Dios primero en tu vida. Yo se que el Señor tiene unas ganas de bendecir a los obedientes con bendiciones sobreabundantes que traerán bendición a tu vida.

Cuando das es una adoración a Él, debes presentarle tus ofrendas como acto de obediencia para probar tu corazón recordando que Él es lo primero en tu vida.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238