Series tiempos de gloria

Inicio > Series - LA FE QUE TE DARÁ EL DERECHO PARTE II
LA FE QUE TE DARÁ EL DERECHO PARTE II

LA FE QUE TE DARÁ EL DERECHO PARTE II

Pastor Alfonso Bocache

La fe que te da el derecho para obtener la victoria. Dios esta listo para hacer algo sobrenatural en nuestra vida ¿Estaremos listos nosotros para creer aquello sobrenatural que Dios va hacer en nuestra vida?.

Hay circunstancias, hay momentos y espacios en nuestra vida que son los perfectos para que la fe se manifieste en nuestra vida. No sé si estás viviendo el momento perfecto para que la fe se manifieste en tu vida.

Por ejemplo, Adán cuando es puesto en el huerto al principio ¿necesitaba fe para vivir? Lo tenia todo, no necesitaba esa fe; pero pecó y le dicen que ahora con el sudor de su frente va a trabajar y se va a tener que esforzar; entonces comienza una etapa diferente en la vida de Adán y por fe el cree que va a llover, que va a salir el sol. Por fe el comienza a creer cada día de su vida, porque ya no era el mismo ambiente donde antes estaba. Las circunstancias y los problemas de adversidades que llegan a tu vida son el momento perfecto para que tu fe se manifieste y la gloria de Dios se manifieste a tu vida.

Ten fe y obtén el derecho que te da la victoria en medio de aquellas circunstancias contrarias.

Hay gente que piensa que cuando te acercaste a Dios te vinieron problemas; no, encontraste a Dios en medio de los problemas.

Dios es fiel, ahí despertó tu fe para poder creer. La fe te da el derecho a ver tu sanidad; te da el derecho de obtener la victoria en cualquier circunstancia de tu vida.

La mujer del flujo de sangre lo había gastado todo, ya no había de donde agarrarse; ya no tenia mas, pero oyó que el maestro llegaba a la ciudad y dijo: “Si tan solo tocare el borde de su manto”. Ella puso toda su fe en Jesús. Hay días en nuestra vida que el ambiente es perfecto para que la fe desate un milagro en tu vida. Cuando tenemos de tantas cosas de donde tomarnos, no se manifiesta la fe como se debería de manifestar. Cuando no ves salidas en tu vida, es el momento perfecto para conocer a un Dios tan poderoso.

Cuando ya no hay salidas es el momento para que crezcas en fe y te de el derecho de obtener la victoria; porque ya no tienes hacia donde extender tu mano, pero si puedes extenderla hacia Jesús. El poder de Cristo se manifestó para hacer un milagro en la vida de esta mujer.

En tu matrimonio cuando ya has probado todo lo que estaba al tu alcance y ya no hay nada más, levanta tu mirada; extiende tu fe, porque la fe te da el derecho a la victoria.

La fe te da el derecho de ver la mano de Dios intervenir en tu vida.

Quiero que me acompañes al libro de Éxodo 14:3:

“Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado.”

Era el momento especifico para que la fe se manifestara, porque faraón pensaba que estado en el desierto se iban a sentir encerrados. Si alguna vez te has sentido así en tu vida, es el momento preciso para que tu fe se manifieste y te de el derecho para ver la victoria en tu vida. Por todos lados pudieran encerrarte las circunstancias, pero que jamás encierren tu fe, todos tus ojos naturales podrían verlo en cerrado, pero tu fe te da el derecho de obtener la victoria.

“6 Y unció su carro, y tomó consigo su pueblo;

7 y tomó seiscientos carros escogidos, y todos los carros de Egipto, y los capitanes sobre ellos.

8 Y endureció Jehová el corazón de Faraón rey de Egipto, y él siguió a los hijos de Israel; pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa. “

Faraón escogió los carros, vio las estrategias y las pensó para poder tener cautivo al pueblo de Israel, pero no importa cuantas estrategias del enemigo se levanten contra ti; y aunque escoja sus mejores armas, no hay arma forjada que pueda contra el poder de Dios, ni contra aquellos hijos que le creen. Tu tienes al Dios todopoderoso en tu vida.

Estuvieron cautivos durante 430 años, no habían llevado la libertad a sus vidas, no sabían pelear y estaban en medio del desierto y veamos lo que sucede en el versículo 10:

“10 Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron a Jehová.

11 Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto?

12 ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto.

13 Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis.

14 Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. “

Era el momento perfecto para que la fe les pudiera dar la victoria, pero llegó ese momento; y en lugar de tener fe, tenían duda en sus corazones. En esos momentos tan difíciles es cuando la duda nos visita muchas veces, pero ese es el mejor tiempo para decirle al Señor: “Tu nos darás la victoria”.

Cuando al pueblo le dan la noticia que van a tener libertad lo creen, pero cuando ven al ejercito persiguiéndolos con armas, toman la mala decisión y le reclaman a Moisés. Hay valientes que siempre se levantan y piensan: “No fui llamado para alguien ni para algo, yo fui llamado para ver la gloria de Dios en mi vida”.

La fe te da el derecho a ver la victoria, pero hay quienes quieren retroceder sin imaginar que es el momento propicio; el ambiente ideal para que tu fe te de el derecho de ver la victoria.

Iban dos millones de personas con Moisés, pero Dios le habla y le dice: “¿Quieres que los mate?” y Moisés dice que no. El sabía que la fe del pueblo les podía dar el derecho de ver la victoria, pero no había fe; había duda y la duda te lleva a la esclavitud y no te permite ver la gloria de Dios en tu vida. Tu naciste para ser libre, para creer por grandes cosas; no naciste para pedir algo, naciste para pedirlo todo y ver la gloria de Dios en tu vida.

A veces es tan fácil lo que Dios nos pide hacer que no lo creemos, pero es fácil. Por ejemplo, tocar el borde de su manto ¿es fácil o difícil? Darle siete vueltas al muro de Jericó y este caerá ¿es fácil o difícil? Pero es tan fácil que es difícil de creerlo. El Señor nos mando a imponer manos a los enfermos y estos sanaran, esto es fácil sólo hay que creerlo.

Moisés estaba frente al mar, habían sido esclavos 430 años en el desierto y ahora estaban frente al mar ¿sabían nadar? No creo. Dos opciones, o nadaban o peleaban sin espada que no eran guerreros tampoco y empieza Moisés a orar y el Señor le dice: “Extiende tu vara” “nombre en serio Señor, ¿cómo vas a creer?” entonces viene Moisés y extiende la vara y se abre el mar, o se ahogaban.

El pueblo de Israel no tenía salida; era el momento especifico para que hubiera un hombre y la fe le diera el derecho a ver la victoria. Aunque tu familia no crea y los de la oficina tampoco tu debes de ser el que cree.

Leamos lo que dice en Jeremías 32:27

“He aquí, yo soy el SEÑOR, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para mí?”

Hoy te hago esa pregunta ¿Habrá algo difícil para Dios? No hay nada difícil, nuestro Dios todo lo puede.

Para Dios no hay nada difícil, el es Jehová de los Ejércitos, dueño del oro y la plata. Los difíciles somos nosotros a veces.

Cuando desarrollas tus oídos espirituales no importa lo que veas, sabes que para el Señor no hay nada imposible.

Leamos Mateo 28:18:

“18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.”

Ya toda potestad le había sido dada, porque a través de la Fe de nuestro Señor Jesucristo, hoy somos salvos y toda potestad le ha sido dada.

¿Crees por un milagro? ¿crees que tu fe te da derecho a la victoria? La fe a nuestro Señor Jesús le dio derecho a ala victoria y a la misma muerte para que hoy nosotros creamos y tomemos lo que nos pertenece. Por más encerrado que un día puedas estar es el ambiente perfecto para que tu fe se manifieste y te de el derecho a la victoria.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238