Series tiempos de gloria

Inicio > Series - HIJOS QUE PROVOCAN
HIJOS QUE PROVOCAN

HIJOS QUE PROVOCAN

Pastor Alfonso Bocache Como hijos de Dios, hay principios claves en nuestra vida; y hoy quiero enseñarte uno de ellos. Di conmigo: -“Los hijos de Dios no sólo pedimos; también provocamos.” Provocamos para que Dios nos bendiga; con una oración pedimos, pero con nuestras acciones provocamos que Dios nos Bendiga. En la Biblia vemos la vida de hombres que no pidieron, pero con sus acciones provocaron el favor y la gracia sobre sus vidas. Yo declaro que el día de hoy provocarás a Dios para que te Bendiga. 1 Reyes 3:6 (RV60) 6 Y Salomón dijo: Tú hiciste gran misericordia a tu siervo David mi padre, porque él anduvo delante de ti en verdad, en justicia, y con rectitud de corazón para contigo; y tú le has reservado esta tu gran misericordia, en que le diste hijo que se sentase en su trono, como sucede en este día. 7 Ahora pues, Jehová Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre; y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir. 8 Y tu siervo está en medio de tu pueblo al cual tú escogiste; un pueblo grande, que no se puede contar ni numerar por su multitud. 9 Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande? 10 Y agradó delante del Señor que Salomón pidiese esto. 11 Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oír juicio, 1 Reyes 3:10 (Version al Día) 10. El señor miró con agrado esta petición y se alegró que Salomón pidiera sabiduría, por esto respondió: POR CUANTO HAS PEDIDO SABIDURIA PARA GOBERNAR a mi pueblo y no has pedido una larga vida, ni riqueza para ti, ni has pedido derrotar a tus enemigos, yo te daré lo que has pedido, te daré una sabiduría como nadie ha tenido antes y nadie tendrá después y también te daré lo que no has pedido, riqueza y honor nadie en el mundo sera tan rico y famoso como lo serás tu por el resto de tu vida y te daré una larga vida si sigues mis pasos y mis leyes como lo hizo David, Tu Padre. Hay cosas que se piden y otras que se provocan; ¿pidió riqueza?¿pidió Honor? ¿pidió Gloria? ninguna, pero Dios se las otorgó. Genesis 6:22 22 Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mandó. A Dios lo provocan los Obedientes. Mira esto, hay cien años entre un versículo y otro; tu recibes una promesa el lunes y a los dos días quieres que Dios te lo conceda; imagìnate a Noe esperando tanto tiempo. Noe jamás le pidió a Dios que lo salvara del diluvio, sólo obedeció. Genesis 7:1 1 Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación. Cuando la Obediencia a Dios está en tu vida, lo provocas a que te Bendiga. Hay cosas que se piden y otras que las Provocas con tus acciones de Fe. Las escrituras nos enseñan la vida de Jacob de cómo era un hombre muy talentoso, pero llega un momento en que se rinde y pelea con el Àngel hasta el amanecer. Cuando él se rinde, entonces es cuando provoca a Dios cambiarle el nombre. Su nombre no fue más Jacob, sino Israel. A Dios le agrada esa gente de Fe que dice: "yo no me voy sin mi Bendición, hasta no ver la mano de Dios y ver cumplido el propósito de Dios para mi vida". Cuando nos rendimos delante de Él, provocamos a Dios. Jacob provocó que Dios le diera un nuevo nombre. Pedro estando en la barca, decide caminar sobre las aguas; se lanza y comienza a dar sus primeros pasos de Fe y comienza a hundirse. Es inevitable que cuando das tus primeros pasos de Fe muchas veces no te hundas, pero también es inevitable que Jesús no llegue a tiempo por ti; Jesus siempre llega a tiempo por Tí! Los ojos de Jesús estaban en Pedro; Pedro provoco que la mirada de Jesus estuvieran en él y no en la barca. La mujer de Flujo de sangre que lo había gastado todo en médicos, ya no había más que hacer , no había un centavo mas, y oye que el maestro iba a pasar en la ciudad. Esta mujer decía: – "Si tocare tan solamente su manto, seré salva." Esta mujer provocó que ocurriera un milagro a causa de su fe. Esa mujer lo había probado todo, ya no había opción; bendito Dios cuando ya no hay opciones en tu vida, y Jesucristo es la única opción, porque estás a punto de provocar a Dios para que haga un milagro. Pides prosperidad económica, pero quizás tus acciones no son de orden; entonces no provocas para que Dios te bendiga. Lucas 17:11 11 Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. 12 Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos 13 y alzaron la voz, diciendo: !!Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! 14 Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados. 15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, 16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? 18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? 19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado. Los diez leprosos pidieron ser sanos, pero sólo uno fue salvo. El leproso pidió ser sano, pero al regresar y ser agradecido provocó a Dios ser salvo. Cuando somos agradecidos con Dios, lo provocamos para que Èl nos dé lo que no hemos pedido No sabes que es lo que estás provocando con tus acciones a que Dios haga en tu vida. Dios quiere sorprenderte. Filipenses 2:5 5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Jesús obedeció por amor, sin imaginar lo que el Padre le tenía preparado; fue exaltado hasta lo sumo. No pidió, sólo provocó al Padre con sus acciones de amor. Hoy es nombre sobre todo nombre y es exaltado hasta lo sumo. Es Tiempo de Provocar a Dios con nuestra obediencia.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238