Series tiempos de gloria

Inicio > Series - FUEGO EN EL CORAZÓN DE UN VALIENTE
FUEGO EN EL CORAZÓN DE UN VALIENTE

FUEGO EN EL CORAZÓN DE UN VALIENTE

Pastor Alfonso Bocache.

Isaías 14:24 (TLA)

24 El Dios todopoderoso ha hecho este juramento:

«¡Mis planes no fallarán!

Tal como lo dije, todo se cumplirá.

Tus planes pueden fallar, pero los planes de Dios no fallan. Dios siempre sorprende con sus planes.

José era un hombre muy valiente que sabía de los planes de Dios; aún las circunstancias que él pasó, siempre fue él quien hacía la diferencia .

Cuando empieza de gobernador, empieza el hambre en Egipto y Canaán. Sus hermanos y su padre a Canaàn.

Génesis 47:4-6

4Dijeron además a Faraón: Para morar en esta tierra hemos venido; porque no hay pasto para las ovejas de tus siervos, pues el hambre es grave en la tierra de Canaán; por tanto, te rogamos ahora que permitas que habiten tus siervos en la tierra de Gosen.

5 Entonces Faraón habló a José, diciendo: Tu padre y tus hermanos han venido a ti.

6La tierra de Egipto delante de ti está; en lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; habiten en la tierra de Gosen; y si entiendes que hay entre ellos hombres capaces, ponlos por mayorales del ganado mío.

Cuando empezaban las plagas en Egipto, no llegaban a Gosen, porque era parte del plan de Dios.

Para aquellos que tienen fe y son valientes, aunque a veces no veas salida por ningún lado, Dios tiene preparado un Gosen en tu vida. Hay algo Grande preparado para nuestras vidas

Génesis 47:13-15

13No había pan en toda la tierra, y el hambre era muy grave, por lo que desfalleció de hambre la tierra de Egipto y la tierra de Canaán.

14Y recogió José todo el dinero que había en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán, por los alimentos que de él compraban; y metió José el dinero en casa de Faraón.

15Acabado el dinero de la tierra de Egipto y de la tierra de Canaán, vino todo Egipto a José, diciendo: Danos pan; ¿por qué moriremos delante de ti, por haberse acabado el dinero?

La tierra prometida era Canaán, pero en Canaán se había acabado el Dinero; porque José había salido de la tierra prometida. La provisión que José acumuló por tanto tiempo, Faraón la tenía en Gosen.

Tu puedes estar en el lugar que Dios te prometió y hacerlo estéril.

Muchas veces has creído que Dios no ha cumplido la palabra y has estado en la tierra de las promesas, pero la has vuelto estéril; pero es tiempo de levantarnos y creer.

Malaquías 3:10

10Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

En la versión en inglés, la palabra alfolí dice: “store-house”. Cada vez que tú diezmas y lo colocas en el alfolí; tú lo estás depositando en el almacén. No te preocupes porque puede escasear en Egipto, en la tierra prometida , pero Dios tiene planes para los que han depositado en el almacén; vendrá un Gosen para tu vida. Cada vez que tú pasas al alfolí es una bodega; puedes clamar, puedes pedir, porque está almacenado todo lo que has dado.

Cuando lo des, pasa con un corazón lleno de fe y alegría. Porque la iglesia te lo puede recibir, pero eso no te asegura que en los cielos sea recibido.

Recuerda Daniel lo profetizó; “en los últimos tiempos el espíritu del anticristo será contra las ofrendas”.

Génesis 45:26-28

26 Y le dieron las nuevas, diciendo: José vive aún; y él es señor en toda la tierra de Egipto. Y el corazón de Jacob se afligió, porque no los creía.

27 Y ellos le contaron todas las palabras de José, que él les había hablado; y viendo Jacob los carros que José enviaba para llevarlo, su espíritu revivió.

28Entonces dijo Israel: Basta; José mi hijo vive todavía; iré, y le veré antes que yo muera.

Para que exista un Gosen, tiene que levantarse un José.

Gosen fue creado para José; y cuando había hambre en la tierra prometida, estaba su padre Jacob, pero quedó con tal tristeza desde que dejó de ver a su hijo porque creyó que estaba muerto. Su espíritu estaba apagado; cuando confías en Dios y vuelves a creer, tu espíritu se enciende.

Aunque las noticias sean malas y las situaciones difíciles; aunque tus enemigos se levanten, los planes de Dios siguen adelante.

A Jacob Dios le dio una promesa: ¨tus hijos tocaran a las puertas de Egipto, tus hijos reinaran en Egipto”.

En tu corazón entra aflicción cuando no crees. Quítale espacio a la depresión, a la tristeza y deja que entre fe a tu vida.

Jacob era un Soñador y José hijo de un soñador.

Tu tienes que aprender a ver quienes son soñadores, quienes tiene la unción, quienes tienen la palabra. Tù no eres cualquiera; tus palabras no deben ser cualquiera, deben de ser palabras de fe y valentía.

Cuando David llegó frente a Saúl, a David lo habían ungido,pero no era rey, el rey era Saúl y estaban intimidados por Goliat. Cuando Saúl da la oferta que el que mate a Goliat le darà a su hija, darà grandes riquezas y eximirá de tributos a casa de su padre, David respondió cuando nadie lo hizo; porque quien hablaba era un rey. Esas palabras necesitaban caer no en el corazón de cualquiera, sino en el corazón de otro rey.

Háblale de ofrendas y diezmos a quienes entienden de Honor.

Dios le dio la promesa a Jacob que José cerraría sus ojos. Nuestros hijos cerraran nuestros ojos con bendiciones y verán que existe un Dios de generaciones. Estas palabras estaban cargadas de un código de Fe.

Si tú has almacenado, prepárate que los carros a Gosen vienen por ti; que no habrá enemigo que se levante.

Jeremías 20:7-9 (TLA)

7Jeremías le dijo a Dios:

«Dios mío,

con lindas palabras me llamaste,

y yo acepté tu invitación.

Eres más fuerte que yo,

y por eso me convenciste.

»A toda hora

la gente se burla de mí.

8Cada vez que abro la boca,

tengo que gritar:

“¡Ya viene el desastre!

¡Ha llegado la destrucción!”

No hay día que no me ofendan

por predicar tu mensaje.

9»Hay días en que quisiera

no acordarme más de ti

ni anunciar más tus mensajes;

pero tus palabras

arden dentro de mí;

¡son un fuego

que me quema hasta los huesos!

He tratado de no hablar,

¡pero no me puedo quedar callado!

Seguiremos predicando hasta que nuestros hijos cierren nuestros ojos, porque hay algo que arde dentro de nosotros, no daremos marcha atrás.

Que digan lo que digan, esta nación será para Cristo.

Que seas tú una persona que sea valiente, Y que arda en el espíritu.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238