Series tiempos de gloria

Inicio > Series - FACTORES QUE DERRIBAN LA FE II
FACTORES QUE DERRIBAN LA FE  II

FACTORES QUE DERRIBAN LA FE II

La semana pasada empezamos a hablar de los factores que trastornan tu fe. Hoy vamos a hablar de otros dos factores:

1. El entendimiento.

Mateo 16:5-9 Llegando sus discípulos al otro lado, se habían olvidado de traer pan.

Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos.

Ellos pensaban dentro de sí, diciendo: Esto dice porque no trajimos pan. Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tenéis pan?

¿No entendéis aún, ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuántas cestas recogisteis?

Jesús no se estaba refiriendo a si habían llevado los panes. Se estaba refiriendo a los milagros y a la fe. Ellos no habían comprendido lo que Jesús les quería dar a entender.

Hay días en que tu entendimiento va a topar y no vas a comprender que va a suceder un milagro, pero para Dios no hay imposibles. Cuando fue la multiplicación de los panes, los discípulos se pusieron a hacer cuentas para ver si les iba a alcanzar lo que tenían para alimentar a las cinco mil personas que allí se encontraban, y las cuentas no les salían. Ni el mejor matemático puede descifrar a Dios. Dios no es descifrable. No se pueden hacer cuentas con respecto a los que Dios va a hacer. Son ilimitados los recursos que Dios tiene.

La realidad de Dios es muy diferente a la nuestra. Nuestro entendimiento tiene límites, pero los recursos de Dios son ilimitados.

Debes creer que Dios va a hacer grandes cosas en tu vida. “Al que cree, todo le es posible”

Lo que necesitan algunas personas para arreglar sus matrimonios, es fe; para levantar su economía, es fe; para arreglar sus vidas, es fe; y creer que si se puede; que Dios está obrando y no darse por vencidos.

Algunas personas me dicen que quieren ir a una isla romántica para restaurar su matrimonio. Así no es. A una buena isla se lleva amor, no se va a buscar el amor. Se va enamorado. Pero si tú le crees a Dios que Él va a restaurar tu matrimonio, Él lo hace.

A veces buscas tantas soluciones y lo que necesitas es fe. A veces no vas a entender lo que Dios hace en tu vida, solo necesitas creerlo.

Hay muchas personas se apropian de lo malo. “Mi gripe, mi migraña, mi enfermedad. A todos nos ha sido dada una medida de fe. Porqué no nos adueñamos así de ella y decimos “mi fe”.

La palabra dice: “el justo por su fe vivirá.” Entonces, el que duda, morirá. La duda te mata espiritualmente y luego físicamente todo te empieza a doler.

Cuando tú declaras: “No he visto justo desamparado, ni su cimiente que mendigue pan. Por tus llagas he sido sanado” Entonces, ¡¡¡vuelves a la vida!!! Cada vez que dudas te sientes morir, pero cada vez que crees, sientes la vida dentro de ti. No podemos creer cosas con la mente, pero si con el corazón. Aunque no entiendas, Dios lo va a hacer. Para Dios todo es posible. No permitas que el entendimiento derribe tu fe

2. Los sentidos

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

El sentido de la vista derriba muchas veces la fe.. El hombre natural no percibe las cosas del espíritu. Naturalmente percibimos lo que vemos. Pero cuando crecemos en el espíritu, empezamos a ver que van a suceder cosas; que para Dios no hay nada imposible y se desarrolla en ti algo llamado “convicción”.

Convicción viene de la palabra hy-po’sta-sis que significa material sólido de construcción.

Convicción es tener bases sólidas.

Cuando Pedro ve a Jesús caminar sobre las aguas le dijo: “si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas”, y Jesús le dice: “ven”. Muchos creen que la tormenta surgió cuando el caminó sobre las aguas, pero la tormenta ya estaba allí. Cuando Pedro tuvo la convicción, caminó firme sobre las aguas. Vio algo sólido en las aguas. Cuando tú tienes la convicción que Dios va a cumplir lo que ha prometido hay una realidad sólida ante tus ojos.

Moisés se para frente al mar con todo al pueblo. El pueblo le decía que mejor se hubieran quedado. Cuanta gente quiera trastornar tu fe, si tu crees, Dios es capaz de abrir el mar. Y Moisés y el pueblo atravesaron en medio del mar, porque allí había algo sólido. Con uno que crea en tu casa, todos los demás van a pasar, porque has formado algo sólido, has creído.

Moisés no titubeó y estoy seguro que Dios lo estaba esperando del otro lado. Hay promesas de libertad y bendición que Dios tiene para tu vida y está esperando a que tú creas. Hay promesas que Dios tiene para tu vida pero Él está esperando que no derriben tu fe y que estés convencido de lo que Él te las va a dar. El ya las tiene preparadas para ti.

Pedro vio con el corazón, por eso no vio la tormenta. Jesús dijo: “aun cosas mayores que las que he hecho ustedes harán”. Pedro creyó en eso. Pedro vio con los ojos de Jesús.. Por eso cuando desvió su mirada a lo natural comenzó a hundirse. Pero tú hoy vas a empezar a ver con ojos espirituales.

Declarar palabras de Fe.

1a Reyes 18:41-45 Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una lluvia grande se oye. Acab subió a comer y a beber. Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces.

A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar. Y él dijo: Ve, y di a Acab: Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje. Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia. Y subiendo Acab, vino a Jezreel.

Los que tienen fe comienzan a oír que su bendición ya viene.

Elías sabía que algo importante iba a pasar.

Los sentidos engañaban al siervo de Elías. Pero Elías veía más allá. El había orado antes y sabía como Dios lo iba a hacer.

Y aconteció…

Aquellos que creen y que tienen convicción plena algo les acontece.

Moisés pudo haber dicho aquí terminó todo, pero el creyó. No importa si hay mucha gente a tu alrededor que no crea, con uno que crea y se levante Dios va a hacer. El siervo de Elías miraba con sus sentidos. Elías miraba con los ojos de la fe. Su fe no iba a ser derribada por los ojos físicos porque Elías sabía que la realidad de Dios viene del cielo.

Pedro no había pescado nada en toda la noche y Jesús, un carpintero, viene a decirle como pescar . He salido a pescar toda la noche y nada he conseguido. Boga mar adentro le dijo Jesús y salió nuevamente, y pescó en abundancia.

Aunque toda la economía mundial baje el te va a sobre abundar. No ha bajado la bolsa en los cielos. El es el dueño del oro y la plata. Si tus ojos son de fe, Dios va a cumplir su palabra.

En la Biblia no se menciona a grandes eruditos en la Palabra, ni doctores. Se habla de Bartimeo, porque gritó con fe. Porque su entendimiento no fue una limitante para ver la Gloria de Dios.

Cuando tu eres de aquellos que creen, algo te acontecerá. Siete veces fue el siervo de Elías a buscar la lluvia…..

Aquí solo hay si y solo amen. Le creemos a Dios con todo nuestro corazón nada va a derribar nuestra fe. La realidad de Dios se va a hacer en nuestras vidas, ya lo está haciendo.

En la historia de Caleb de doce espías regresan diez de ellos . Tenían promesas y sin embargo decían que habían visto moradores que tragan a sus habitantes. Nunca los vamos a vencer. Sus ojos eran naturales.

Pero llegan Caleb y José declarando palabras de victoria. Declarando que iban a vencer a esos gigantes y a tomar esa tierra.

Había gigantes, por supuesto. Esta era la realidad de los diez espías, pero no era la realidad de Josué y Caleb porque ellos creían en lo que Dios había dicho y en que lo iba a cumplir.

Aunque te caigas, tiene que ser para adelante, no para atrás.

A Jesús nunca pudieron derribarle su fe, ni aún en la cruz del calvario. Jesús, crucificado le decían sálvate tu mismo si eres hijo de Dios. Para muchos todo estaba terminado. Pero imagínate como estaban los cielos. La realidad de Dios era el comienzo. Tu crees que hay cosas en tu vida finalizadas pero para Dios es solo el principio.

Lo mejor estaba por comenzar cuando todos pensaban que con la muerte de Jesús todo se acababa.

Lo que padeció en la cruz era para llegar al padre. cuando tu crees que es el final, es que Dios te está acercando a Él. para los hombres todo ha terminado para ti, pero para Dios, no.

¿Sabes que miraba Jesús? “perdónalos porque no saben lo que hacen”. La realidad de El no era castigarlos. Jesús sabía lo que estaba haciendo. Jesús sabia la realidad del Padre y sabía a que había sido enviado.

Dios te va a sacar adelante, bendecir, transformar, y cambiar.

En la fiesta que se acabo el vino. Había agua y Jesús la volvió vino, el mejor vino. Jesús hace lo mejor y entonces le dicen: “tú eres diferente a todos.” Cuando Jesús ve que alguien esta en algo difícil, de la miseria lo pasa a la Gloria. Es algo que solo Dios hace.

Con lo que tienes Dios te va a sacar adelante. No necesitas más. Solo fe.

Dios hizo los cielos formidables, la tierra formidable y a ti, formidable. Eres formidable. Cuando crees que es el fin, Dios tiene lo mejor para tu vida.

El está contigo, te ama.

Fue un día triste cuando Jesús fue al calvario. Pero el domingo de resurrección fue Glorioso. Los discípulos el tercer día estaban tristes. Cuando iban dos de ellos camino a Emaus no lo reconocieron, porque la tristeza velaba sus ojos.

Sus ojos no eran ojos de fe y por eso no lo reconocieron.

No estaba todo terminado. Fue cuando mas poder vino sobre sus discípulos.

A veces estas triste en tu cuarto y no te das cuenta que Jesús esta allí contigo. Jesús quiere verte levantarte y creer. Cuando entras a un cuarto de oración no puedes salir igual. Porque su presencia te reanima y te da fortaleza.

Y todas las cosas ayudan a bien.

Si no todas las cosas te han salido bien, El sabe porqué. Tu realidad no es la de Dios.

Comienza a ver con ojos de fe y verás sanidad y verás la restauración de tu matrimonio. Activa tus fe y que el velo de tus ojos se caiga.

El Señor miraba vida eterna, miraba salvación, vida eterna en ti. Es una realidad. Vamos a vivir en la eternidad.

Tu a mi no me conocías. Pero yo a ustedes ya los había visto. Yo oraba por cada silla vacía que había en este lugar. Yo veía con ojos de fe. Y ahora aquí estas tú. Yo se que Dios me vio con ojos de Fe y se que tu creerás y va a cambiar tu vida.

Todos los domingos tengo una petición. Que todos en este lugar salgan bendecidos y que sonrías y te vayas con la convicción y con algo sólido. No importa las circunstancias, verás con ojos de fe. Que tu fe no sea derribada!!!!

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238