Series tiempos de gloria

Inicio > Series - ENSANCHA TU CORAZÓN PARA CREER
ENSANCHA TU CORAZÓN PARA CREER

ENSANCHA TU CORAZÓN PARA CREER

Pastor Alfonso Bocache

La fe te da el derecho a obtener muchas cosas, hoy estas aquí por fe creyendo que somos salvos por fe, que somos hijos de Dios por fe y por fe hemos venido creyendo que Dios hará algo en nuestras vidas.

Leamos en Salmos 126:

“Entonces nuestra boca se llenará de risa,

Y nuestra lengua de alabanza;

Entonces dirán entre las naciones:

Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.”

Yo espero que este año mucha gente va a decir de esta iglesia: “Grandes cosas ha hecho Jehová con estos” grandes cosas va hacer el Señor este año en nuestras vidas.

Deben existir esos testimonios de fe en donde muchísimas personas van a decir que ha sido Dios; El que ha hecho grandes cosas con nosotros, cosas tan grandes que las mismas cosas que te rodean tienen que decir: “Solo Dios lo ha podido hacerlo en tu vida”. Hoy tiene que ensancharse nuestra capacidad de recibir de parte de Dios; por más que Dios quiere dar a nuestras vidas, si no recibes lo que Dios quiere darte, no llegara a tus manos; por eso dice la palabra: “Obteniendo el final de tu fe” por más que Dios quiera bendecirte si no tienes la capacidad de recibir; tener claro que somos hijos de El; no somos cualquier cosa.

Leamos en la palabra Génesis 24:34:

“Entonces dijo: Yo soy criado de Abraham.

35 Y Jehová ha bendecido mucho a mi amo, y él se ha engrandecido; y le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos.”

Hemos estado en toda esta serie y estoy seguro que hoy vas a poder seguirle dando continuación a esta palabra que ya habíamos estudiado, pero hay algo que impacta muchísimo en nuestras vidas y dice en el versículo que Dios le ha dado. Si algo quiere Dios es darte, pero si algo necesita es que tu tengas la capacidad de recibir para lo que el quiere darte.

Debemos de esforzarnos, debemos de trabajar duro, pero debemos de saber que nuestra capacidad de recibir de parte de Dios es única; que por mas que trabajes y te esfuerces, tiene que estar el factor divino en tu vida. Por más que te hayas esforzado, jamás hubieras podido llegar a donde Dios quiere llevarte, tienes que tener el factor divino en tu vida.

Abraham tenía la capacidad de recibir lo que Dios quería darle, pero no siempre fue así y quiero que vayamos al Libro de Génesis 15:1:

“Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande.”

¿Le dijo grande o de sobremanera grande? A veces creemos que Dios es exagerado, pero no lo es. Nuestro Dios cumple de sobremanera grande, pero siempre cuando hace esas promesas te saca del confort de comodidad y te invita a que creas por más y que sea ensanchada tu capacidad de recibir porque este año Dios te va a bendecir en sobremanera.

“2 Y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer?

3 Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa.”

Tenemos que tener cuidado con esas respuestas que damos, porque esas respuestas hablan de nuestra fe. Las respuestas que les damos a esas personas que llevan una palabra de fe son escuchadas por nuestro Dios; mira como Abraham, en ese momento, no había sido ensanchada su capacidad de recibir y muchas veces pedimos con fe, pero no tenemos la fe para recibir aquello que Dios tiene para nuestra vida.

Dios le da una palabra tan grande e inmediatamente el corazón de Abram se va hacia su necesidad. Dios le dice que lo iba a bendecir de sobremanera, pero es inmediato y el corazón de El se va hacia su presente. Dios lo quiere llevar a un mejor futuro, pero su corazón insiste en su presente. Mira la promesa que le da Dios y Abram no puede sintonizar el canal de la fe, la estación de la fe.

¿Cuántas promesas que Dios da a tu vida, cuánta palabra que Dios tiene para tu vida es de sobremanera grande? A Dios no le agradan las cosas pequeñas, a Dios le agradan las cosas grandes. Dios te dice que te va a bendecir con un nuevo trabajo, te va a sacar adelante, te va bendecir en sobremanera y a veces le contestas: “Señor no tengo ni para el almuerzo de hoy” porque tu corazón se va a la necesidad que hoy estas viviendo.

¿Serás capas de vivir por encima del presente y vivir por su palabra y extenderte y que tu corazón sea ensanchado para que puedas recibir lo que Dios tiene para tu vida?

Ve tu futuro, por la fe de lo que esta a punto de llegar a tu vida, que ensanches tu corazón, que pueda venir esa capacidad de poder recibir lo que Dios quiere hacer en tu vida. Mira lo que Dios le contesta:

“4 Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará.”

No puedes cancelar las dádivas de Dios por cuanto no lo has recibido o por el presente que estas viviendo.

Dios va bendecir tu matrimonio en una sobremanera muy grande “Señor pero si ya ni nos hablamos” pero ¿podrías creerle a la palabra de Dios? Que Dios va hacer la obra, pero si tu corazón se sigue desviando no hacia la fe, no hacia esas promesas va a seguir en el presente; pero debe de ensancharse para poder recibir lo que Dios tiene para nuestra vida.

Mira lo que continua en el versículo 5:

“5 Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia.

6 Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.”

¿Como puedes saber que tu capacidad de recibir se ha ensanchado? Por lo que ocurre en el versículo cinco y seis. Dios llevó afuera a Abram; porque cuando Dios te da una palabra grande en sobremanera y la recibes y la crees con fe, te es tomado por justicia, porque tus acciones presentes comienzan a cambiar, y creen por lo que Dios va hacer en sus vidas, pero ¿cuántas veces has recibido palabra que es de sobremanera grande en tu vida y sigues hablando de tu presente? Cuando deberías de hablar de tu futuro y de lo que Dios va hacer en tu vida.

Cuando tu presente cambia prepárate porque las bendiciones de Dios y lo que ha prometido llegara a tu vida.

¿Cuántas veces recibimos palabra el domingo y nuestro presente el lunes es lo contrario? Es tu mejor oportunidad para que sea ensanchada tu capacidad de recibir. El presente para ti sigue siendo igual porque no recibiste la palabra, fue un momento de emoción, pero aquel que recibe esa palabra dentro de el, su actitud cambia referente a ese presente; tu actitud ya no es la misma, tienes una actitud de fe y de compromiso, de seguir adelante creyendo que Dios es fiel para cumplir lo que El ha prometido.

En la cruz del Calvario ahí quedaron todas las enfermedades, toda la pobreza, toda tristeza y toda aflicción, pero tienes que tener la capacidad de recibir que todo aquello que venció en la cruz del calvario ensancha tu corazón, prepárate porque vas a recibirlo.

Yo hoy puedo darte palabra, pero tú eres el que decide si la va a recibir y la vas a creer el día de mañana y va seguir hacia adelante creyendo. Quizás a muchos les han dado una palabra de Dios directa; y quizás es el peor momento de tu vida que hasta el perro te mordió ese día.

El Padre nuestro es un modelo de oración, tiene la capacidad de ensanchar tu capacidad de recibir. Dice “Y el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy” el pan del lunes, del martes, del miércoles, del jueves, del sábado y del domingo dámelo hoy. No hay que repetirlo sino hay que creerlo. La provisión que tienes para los próximos años dámelo este año, te reta; si crees que hay un buen Padre te reta en esa paternidad ¿me vas a creer por mas? Que lo que tengo preparado para tu vida va a llegar hoy a tu vida, ¿tendrás esa capacidad de ensanchar lo que quiero darte, de recibir lo que Dios tiene para ti?

Hay gente que tiene la fe de ver el final de las cosas, ¿Se acuerdan del paralitico que lo metieron por el techo? Yo me imagino que los que lo llevaban le decían: “Hoy vas a ser sano y vas a recibir tu milagro” y cuando llega era tan grande la multitud que no había como entrar a la casa, amigos así necesita uno “de que aquí te metemos, te metemos” “de que hoy eres sano, eres sano” yo veo el final este va a ser sano hoy ¿y si lo metemos al techo? Y abren un hoyo en ese techo, eso es tener amigos con fe. No los detuvo una multitud, no los detuvo un techo, abrieron un hoyo y Jesús al ver la fe de ellos, a este hombre le fueron perdonados sus pecados y fue sano.

El Señor al ver tu fe, vas a ser sano, tu familia, tu empresa donde quiera que tu vayas, el final de tu fe será ese. La Mujer que tenia a su hija endemoniada, los mismos discípulos le dijeron que no, esa mujer miraba el final de su fe y tenia una capacidad para recibir, no recibía un no; los discípulos de Jesús decían que la despidiera. Para lo que no debes de tener capacidad de recibir es para los no, esos no se pueden recibir, solo para los si de Dios.

Leía algo que me gusto y decía: “El amor de Dios es tan grande y es constante”. Aunque nuestro amor por El no siempre sea constante El de El si es constante para con nosotros, siempre tiene cosas preparadas para nosotros, siempre.

Acompáñame a leer Lucas 11:9:

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.”

Cuando vives por la revelación de la palabra sabes que tu futuro no será el mismo, a pesar de lo que hoy puedas estar viviendo, tienes la capacidad de recibir la palabra de Dios y tu corazón no voltea a ver inmediatamente hacia la situación que estas viviendo, sino a la palabra de Dios, quizás vuelves a las circunstancias que estas viviendo pero tu actitud ya no es la misma porque sabes que Dios cumplirá su palabra, pero si no ensanchas tu capacidad de recibir esa palabra tu presente lo seguirás viviendo igual como lo has estado viviendo, pero si crees te es tomado por justicia y tu presente cambia, por malas que sean las circunstancias.

Empieza a determinar lo que Dios ya tiene preparado para ti, abre tu corazón y recibe.

“13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”

¿No será que es tiempo que salgas como Abraham lo hizo? Sal de esa incredulidad y de tu presente y mira a donde Dios te va a llevar.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238