Series tiempos de gloria

Inicio > Series - EXPUESTOS POR DIOS

EXPUESTOS POR DIOS

Proverbios 28.13 dice así:

“El que oculta sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta de ellos alcanzará misericordia”.

 

¿Cuántos hemos pecado? Todos. Lo importante no solo es pedir perdón sino dejar de hacerlo. El pecado nos mete en problemas, pero lo importante es estar en las manos de Dios.

Estar en las manos de Dios es tener la misericordia de Dios en nuestras vidas, pero es dejar el pecado y emprender lo que Dios tiene para nuestra vida.

Génesis 3.8 dice así:

“Luego oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba por el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto”.

 

El pecado hace que te apartes de Dios. Muchas veces creemos que al estar en las manos de Dios, Él nos sanará, nos libertará, nos consolará y nos formará; pero debemos estar conscientes que también nos expondrá.

La presencia de Dios no es para escondernos sino para reconocer lo que tenemos que reconocer, para ser formados y para exponernos. Cuando estas escondido, estás lejos de la presencia de Dios porque Dios no te creo para esconderte sino para que Su Gloria sea reflejada en tu vida.

Adán y Eva se escondieron por el pecado. Dios no los había creado para esconderlos. Tú eres su creación más maravillosa, no te creó Dios para esconderte, sino para lucirte.

Hay quienes no quieren dejar la comodidad, porque cuando eres expuesto corres riesgos. No te acomodes porque Dios está contigo.

Ester 4.13-14 dice así:

“Y Mardoqueo dijo que le respondieran a Ester: «No pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier otro judío. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos, más tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?»”.

 

Dios utilizó un concurso de belleza para salvar a su pueblo. Dios hizo bonita a Ester para exponerla de esta forma; Mardoqueo era el primo de Ester que la instruye; y por aparte estaba Amán que deseaba destruir a los judíos.

Al final de la historia, Ester gana el concurso de belleza y se convierte en reina, y estando en esa posición se empieza a acomodar; ya estaba en el palacio, todo lo tenía al servicio de ella hasta que el tío envía a recordarle lo que acabamos de leer.

Llega un momento en que la reina Ester estaba acomodándose pero fue necesario que su tío le recordara que llegó con un propósito. Porque si ella no hacía nada, el mismo destino que el resto de judíos le esperaba. Si estás en las manos de Dios es porque Él te quiere exponer, porque para esta hora Dios te ha llamado.

Dios te llamó para llevar respiro y alivio a tu lugar de trabajo y a tu casa.

Ester sabía que si ella se exponía podía perder todo lo que había conseguido, hasta que empieza a recordar su llamado. Ella era una huérfana, y Dios la usó así. Dios expone a aquella gente que es capaz de creerle a Dios por encima de todo lo que han vivido. Debes de saber que estás en las manos de Dios, y que Él tiene el control de todo tu pasado.

Si tú te rehúsas a ser expuesto por Dios, Él levantará a alguien más. No evites ser expuesto por Dios porque para eso Él te ha llamado. El apóstol Pablo nunca tuvo miedo a ser expuesto delante de los judíos por causa del evangelio.

Mardoqueo pulía a Estar literalmente. Lo mismo sucede hoy con El Espíritu Santo quien te habla hoy a tu corazón para recordarte que te has acomodado.

Ester 5.9 dice así:

“Salió Amán aquel día contento y alegre de corazón; cuando vio a Mardoqueo a la puerta del palacio del rey, que no se levantaba ni se movía de su lugar, se llenó de ira contra Mardoqueo”.

 

Es tiempo que los Mardoqueos se empiecen a levantar hoy, porque le vas a borrar la sonrisa a Satanás y a sus planes. Este año tú le vas a robar la sonrisa al diablo porque fiel es en quien tú has creído.

Mardoqueo se rehúso a ser político con Amán, porque tú no puedes ser político con el diablo y el pecado. Mardoqueo no tuvo miedo a exponerse delante de Amán.

¿Cuántos no tienen miedo de exponerse en el Facebook, pero sí delante del mundo por las cosas de Dios?

¿Cuántos se avergüenzan de tener una Biblia en el carro para que no los molesten cuando se la vean? Hay gente que ha sido expulsada de grupos de amigos porque es tanta su pasión por hablar de Jesús, que la gente se molesta; pero Dios es fiel y nos recompensará por atrevernos a exponernos por Él y para Él. Que no te de miedo exponerte porque a su tiempo cosecharás.

Pedro no quiso que Jesús se expusiera, y trató de evitar que fuera a la cruz; pero Jesús sabía que debía de ser expuesto por amor al Padre y a nosotros. A Jesús no le importó que la gente pensara que era un ladrón por morir de esa forma tan humillante, clavado en una cruz.

Jesús no se avergonzó del Evangelio porque sabía que es poder de Dios. Si tú estás en las manos de Dios, prepárate porque serás expuesto por Él mismo. El primer Adán se escondió de Dios pero el postrer Adán, Cristo Jesús, se expuso delante de Dios. 

¿No crees que es tiempo que Dios quiere que te expongas? No te escondas porque Dios quiere exponerte. Ten presente que para este tiempo Dios te ha llamado.

¿Tú sabes que donde tú vayas hay una necesidad de Dios? La gente necesita de Jesús, por eso es tiempo que te expongas; Dios quiere usarte.

Qué nunca se te olvide a lo que Dios te ha llamado, porque en Él tienes un propósito que cumplir, así como lo tuvo la reina Ester.

Si sabes que has dejado de exponerte porque has cedido a las presiones de este mundo, hoy es día en que Dios te reconfortará y te dará fuerzas para que no tengas miedo a exponerte por Él.

Es tiempo de rendir lo que Dios te ha pedido que rindas. No permitas que el pecado te mantenga oculto de los planes de Dios.

Dios te ha dado dones únicos para que puedas llegar a lugares donde solo un grupo selecto de personas pueden estar y allí es donde Dios quiere que tú te expongas.

Renuncia hoy a acomodarte, porque hay más para ti. No tengas miedo a exponerte. Mardoqueo sabía que Dios estaba con él, y no tuvo miedo a exponerse y al final, al que llevaron a la horca fue a Amán; porque Dios respaldó a Mardoqueo porque Dios está contigo y no te avergonzará, pero es necesario que tú no te avergüences de Él.

Si has tenido miedo a exponerte, órale a Dios allí donde estás para que Él te lleve a lugares donde jamás te imaginaste estar para que al estar allí, te recuerdes que Dios fue quien con un propósito te abrió puertas y te permitió estar allí: para que tú te expongas, y pongas en alto el nombre de Dios.

 

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238