Series tiempos de gloria

Inicio > Series - EL REPOSO

EL REPOSO

¿Por qué Dios nos creó?

¿Por qué debemos dejarnos guiar por Él?

 

Génesis 2:1-3 dice así:

“Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.”

 

Hay quienes no pueden reposar porque no han terminado bien toda la obra de la semana, pero si hacemos bien nuestro trabajo debemos de reposar y confiar en Dios que todo está bajo control. El día de reposo debemos de respetarlo.

Diseñador es Dios y estamos hechos a su imagen y semejanza y si Él pudo reposar tras toda la creación, quienes somos nosotros para hacerlo. El poder del reposo sigue vigente.

 

Éxodo 20:1 -17 dice así:

“Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: «Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.  Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo[b] para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó. Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. No matarás. No cometerás adulterio. No hurtarás. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo»”.

 

Estamos en un tiempo de gracia, favor y misericordia; por su sangre hemos sido limpios del pecado y tenemos una nueva oportunidad.  Que estemos en gracia no quiere decir que no guardemos sus mandamientos o que hayan sido invalidados.

Ya nos fue dada la salvación porque solo la podemos obtener por gracia, pero esto no significa que podemos ser pecadores porque ya somos salvos. Los principios de Dios ya están establecidos, por eso todo pecado trae sus consecuencias.  Es la ley de la siembra y la cosecha.

Hay 3 tipos de leyes

•                Moral

•                Judicial

•                Ceremonial

Ésta es de tipo moral, que Dios nos la exige. Para eso nos dio el día de reposo, para disfrutarlo. Es un principio establecido al igual que no cometer adulterio o no matar, entre otros. Es para estar en la presencia, leer su palabra y disfrutar tu familia.

 

Éxodo 16:23-30 dice así:

“Y él les dijo: «Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado a Jehová; lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana. Y ellos lo guardaron hasta la mañana, según lo que Moisés había mandado, y no se agusanó, ni hedió. Y dijo Moisés: Comedlo hoy, porque hoy es día de reposo para Jehová; hoy no hallaréis en el campo. Seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es día de reposo; en él no se hallará. Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a recoger, y no hallaron. Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes? Mirad que Jehová os dio el día de reposo, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estese, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día. Así el pueblo reposó el séptimo día»”.

Ellos ponían la confianza en lo que recogían y no en Dios. El reposo significa confiar  pues Él está en control.

Las enfermedades que muchas veces padecemos son consecuencia del mal uso que le damos a nuestro cuerpo, porque Él nos ha dado un día de descanso. Seis días trabajados serán días bendecidos si guardamos el día de reposo y lo consagramos para Él. Te invito a que puedas ser de los que cumplen todos los mandamientos, sin excepción.

Salmos 23:1 dice así:

“Jehová es mi pastor; nada me faltará”.

Antes del reposo viene la confianza; Dios habla en el reposo más de lo que imaginamos.

Salmos 23:2 dice así:

“En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.”

Si no confiamos en Él, no podemos reposar ni Él puede pastorearnos. Y vendrán días que como el pueblo de Israel que confió en Dios y recogió al doble, así será en nuestras vidas.

Mateo 6:22 dice así:

“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las cosas serán añadidas.”

Marcos 2:23-28 dice así:

“Aconteció que al pasar él por los sembrados un día de reposo, sus discípulos, andando, comenzaron a arrancar espigas. Entonces los fariseos le dijeron: «Mira, ¿por qué hacen en el día de reposo lo que no es lícito?» Pero él les dijo: «¿Nunca leísteis lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y sintió hambre, él y los que con él estaban; cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes, y aun dio a los que con él estaban?» También les dijo: «El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo»”.

El dueño del día del reposo es Jesús. No fuimos creados para el día, nuestro papá lo creó para nosotros y para que lo disfrutemos.

Los discípulos estaban recogiendo el trigo no en forma de trabajo sino porque tenían hambre, ellos estaban disfrutando el día de reposo. Los principios de Dios no sólo traen riquezas sino traen paz y bendición.

Salmos 92:1-4 dice así:

“Bueno es alabarte, oh Jehová, Y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo; anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche, en el decacordio y en el salterio, en tono suave con el arpa. Por cuanto me has alegrado, oh Jehová, con tus obras; en las obras de tus manos me gozo.”

El día de reposo es alegre, estemos en éste sentir pues todo lo que no ha llegado a nuestra vida llegará.

En este día me gozo con las obras de Tus manos, porque hoy mis manos no pueden estar obrando. Y mientras nosotros reposamos, tus manos están obrando y son mejores tus obras que las mías.

Salmos 92:5-10 dice así:

“¡Cuán grandes son tus obras, oh Jehová! Muy profundos son tus pensamientos. El hombre necio no sabe, y el insensato no entiende esto. Cuando brotan los impíos como la hierba, y florecen todos los que hacen iniquidad, es para ser destruidos eternamente. Mas tú, Jehová, para siempre eres Altísimo. Porque he aquí tus enemigos, oh Jehová, porque he aquí, perecerán tus enemigos; serán esparcidos todos los que hacen maldad. Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; seré ungido con aceite fresco.”

El salmista decía que profundos eran sus pensamientos; cuando reposamos y confiamos, Dios nos habla de lo que piensa, trae revelación y soluciones a nuestra vida.

Muchas veces las diversas actividades en el día de reposo nos agotan y empezamos una semana con falta de fuerzas; esto sucede porque no hemos tomado el tiempo para estar en su presencia y meditar en Él. Venimos a su casa a refrescarnos en Él, pues es nuestro pastor.

Te invito a que puedas tomar un tiempo para estar con Él para empezar una semana llena de fuerzas.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238