Series tiempos de gloria

Inicio > Series - EL PODER DE TUS DEBILIDADES
EL PODER DE TUS DEBILIDADES

EL PODER DE TUS DEBILIDADES

Pastor Alfonso

El domingo anterior estuvimos aprendiendo del poder de lo segundo. En esta iglesia, yo soy el segundo porque el primero es Dios, en tu casa debes de ser el segundo por que el primero es Dios.

Necesitamos el poder de Dios y sus fuerzas para levantarnos. Hoy vas a experimentar el poder de Dios en tu vida.

2 Corintios 12:1-5 “Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor. Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar. De tal hombre me gloriaré; pero de mí mismo en nada me gloriaré, sino en mis debilidades”.

Hay poder en tus debilidades. Es allí donde Dios se glorifica.

2 Corintios 12:6-9 “Sin embargo, si quisiera gloriarme, no sería insensato, porque diría la verdad; pero lo dejo, para que nadie piense de mí más de lo que en mí ve, u oye de mí. Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”.

Dios le respondió a Pablo, no lo que él quería sino que le bastara Su gracia porque en su debilidad Su poder iba a reposar en su vida. Debes de esperar que este año sea milagroso. Va a haber resistencia y controversia pero Dios quiere que reposes en tus debilidades para que Él muestre Su poder en tu vida.

Debes confiar en es su poder y su amor, así como David. A él no lo querían todos, su papá ni se recordaba de Él hasta que el profeta dice: “no, ninguno de estos de tus hijos es, es otro” y es allí cuando lo llama su padre y es ungido.

Cuando apareció Goliat, débil como todos lo veían, fue cuando el poder de Dios fue reflejado y fue formado en todo momento para poder declarar en plena guerra: “en paz me acostaré y así mismo dormiré por que sólo tu Jehová me haces vivir confiado”

2 Samuel 24:9-10 “Y Joab dio el censo del pueblo al rey; y fueron los de Israel ochocientos mil hombres fuertes que sacaban espada, y los de Judá quinientos mil hombres. Después que David hubo censado al pueblo, le pesó en su corazón; y dijo David a Jehová: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto; mas ahora, oh Jehová, te ruego que quites el pecado de tu siervo, porque yo he hecho muy neciamente”.

David comenzó a contar con lo que nunca había contado en su vida; tenía 800mil hombres a su mando, su corazón empieza a cambiar poniendo su confianza en las fuerzas de los hombres y no en Dios.

Yo no se si has empezado a contar cosas que no son lo que te han mantenido y has dejado de contar que ha sido Dios quien te ha levantado.

El primer ejército que tuvo David dice que estaban amargados, eran perseguidos, estaban escondidos en una cueva. Ya había olvidado que empezó con un ejercito de 400 hombres y fue Dios quien los formó y los llevó a ser el mejor ejército de ese tiempo.

David, al darse cuenta le pide perdón a Dios porque había dejado de contar con Él y no lo había puesto en primer lugar.

No debes creer que es por tus fuerzas sino que es porque Dios así lo ha querido para tu vida. Hay matrimonios que ahora cuentan con más cosas que hace quince años porque han contado con Dios para salir adelante.

Tienes que comenzar a contar con Dios nuevamente. Recuerda que tú y Dios son mayoría.

A David se le olvidó que con cinco piedras fue suficiente para que lo coronaran rey, por que Su Dios estaba con él. Ahora con esos 800 mil hombres no estaba la fuerza de Dios. Debes recordar que no importa cuanto tengas, lo importante es que la fuerza de Dios esté contigo.

Saúl le dio su armadura a David porque pensó que sería derrotado y luego él podría huir sin ningún cuidado. Pero debes recordar que las batallas de fe no las puedes pelear con la armadura de otro, debes de pelearlas tú.

David tuvo que recordar que su fe fue suficiente para matar al gigante y que con 5 piedras libró a su pueblo.

Dios le pregunta a David cómo quería que fuera corregido luego de su pecado. Pero David confió en el castigo de Dios más que el de los hombres. No olvides que el hombre te destruye, Dios te corrige y te levanta.

2 Samuel 24:19-25 “Subió David, conforme al dicho de Gad, según había mandado Jehová; y Arauna miró, y vio al rey y a sus siervos que venían hacia él. Saliendo entonces Arauna, se inclinó delante del rey, rostro a tierra. Y Arauna dijo: ¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo? Y David respondió: Para comprar de ti la era, a fin de edificar un altar a Jehová, para que cese la mortandad del pueblo. Y Arauna dijo a David: Tome y ofrezca mi señor el rey lo que bien le pareciere; he aquí bueyes para el holocausto, y los trillos y los yugos de los bueyes para leña. Todo esto, oh rey, Arauna lo da al rey. Luego dijo Arauna al rey: Jehová tu Dios te sea propicio. Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata. Y edificó allí David un altar a Jehová, y sacrificó holocaustos y ofrendas de paz; y Jehová oyó las súplicas de la tierra, y cesó la plaga en Israel”.

David ya había cambiado su corazón, y dice: no voy a darle algo a Dios que no me cueste. Dios escuchó las súplicas de David y fue allí donde recordó en quien debía de confiar para ver manifestado el poder de Dios. David recordó que en los momentos difíciles cuando era tan débil era cuando Dios se manifestaba.

Yo me imagino a Dios hablando con David diciéndole: ¿Cuándo te perdí David? ¿Cuando te di tantos hombres para tu ejército? ¿Cuándo dejaste de contar conmigo?

Yo le decía a Dios que yo espero nunca dejar de ponerlo a Él primero, nunca dejar de contar con Él porque desde el primer día en que empezamos la Iglesia siempre hemos visto el poder de Dios con nosotros.

Tal vez te perdiste en un momento en que Dios te ha dado tanto pero es momento para que hoy regreses a donde empezaste, y que así como David, recuerdes que ha sido el poder de Dios el que te hizo llegar a donde estás hoy.

No dejes de contar con Dios, así como cuando iniciaste en sus caminos y lo que querías era servirlo. Allí contabas con Él. No dejes nunca de contar con Dios.

Jacob, es otro gran hombre que quería en su fuerza contar con lo que Dios le había prometido, pero hay un día en que Jacob reconoce que es por el poder de Dios. Luchó con sus fuerzas hasta el momento en que pelea con el ángel.

Génesis 32:22-28 “Y se levantó aquella noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas, y sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc. Los tomó, pues, e hizo pasar el arroyo a ellos y a todo lo que tenía. Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido”.

Un día, por más débil que estés le pides a Dios que te bendiga y es cuando reconoces quien es Él. Entonces te responde: Hoy has vencido. Si no has podido con tus fuerzas, con la confianza en Dios lo vas a lograr y vas a vencer. Deja con lo que estás contando ahora y empieza a contar con Dios para que puedas ver Sus bendiciones en tu vida.

Sabes que cuando Jacob está muriendo y sus hijos están con Él ya no podía ponerse de pie y solo le quedaban fuerzas para adorar a Dios. Yo no se que vas a hacer tú el último día de tu vida, pero si sabes que tienes algo de fuerzas, úsalas para adorar a Dios.

Si has dejado de contar con Dios hoy es el día para que vuelvas a ponerlo en primer lugar. ¿Sabes porqué estás vivo el día de hoy? Es porque Dios ha contado contigo a pesar que tú no has contado con Él.

¿Cómo queremos ver milagros en nuestra vida si hemos dejado de contar con el Dios de los milagros?

Hoy venimos Señor a decirte que no salimos de este lugar si no contamos contigo. Tú eres indispensable en esta Iglesia, en nuestras vidas, en nuestros matrimonios, nuestras familias, nuestras empresas y si con alguien vamos a contar es contigo Dios.

Hoy volvemos a recoger esas piedras que representan los tiempos de debilidad para reconocer que necesitamos reposar en Dios para que Su poder se manifieste en nuestras debilidades.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238