Series tiempos de gloria

Inicio > Series - EL PODER DE LO SEGUNDO
EL PODER DE LO SEGUNDO

EL PODER DE LO SEGUNDO

Pastor Alfonso

Cuando tú veas a alguien más salir adelante debes de alegrarte porque no sabes si de esa persona podría venir una bendición para ti. Dios puede usar a otros para bendecirte a ti. Los hermanos de José cuando él les contó sus sueños y su padre le dio la túnica de colores, en vez de ver una oportunidad, vieron que él iba a tener una posición más alta, no las bendiciones que ellos iban a recibir de José más adelante.

Génesis 39:1-4 “Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá. Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano. Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía”.

José tenía la gracia y el favor de Dios y Potifar le dio todo lo que tenía. José no era el primero en esa casa, sino el segundo pero igual recibía las bendiciones de Dios. No busques una posición, sino la gracia y el favor de Dios en tu vida. No importa en que lugar estés busca que Dios te haga sobresalir, eso es lo más valioso.

Génesis 39:7-9 Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?

Cuando tú eres el segundo y Dios es el primero en tu vida vences al pecado, no importando cuantos obstáculos y quien se ponga enfrente, seguro lo pasas por el favor y la gracia de Dios en tu vida. Suceden milagros, cuando Él es el primero y reconoces que es Él quien obra de manera sobrenatural en lo que le pides.

Génesis 40:1-4 “Aconteció después de estas cosas, que el copero del rey de Egipto y el panadero delinquieron contra su señor el rey de Egipto. Y se enojó Faraón contra sus dos oficiales, contra el jefe de los coperos y contra el jefe de los panaderos, y los puso en prisión en la casa del capitán de la guardia, en la cárcel donde José estaba preso. Y el capitán de la guardia encargó de ellos a José, y él les servía; y estuvieron días en la prisión”.

José seguía siendo el segundo, en la cárcel igual servía sin buscar posición poniendo a Dios primero en su vida. Hay personas que buscan posiciones por sobresalir ellos y no por hacer que Dios sobresalga en su vida.

Génesis 41:37-43 “El asunto pareció bien a Faraón y a sus siervos, y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú. Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y lo puso en la mano de José, y lo hizo vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello; y lo hizo subir en su segundo carro, y pregonaron delante de él: ¡Doblad la rodilla!; y lo puso sobre toda la tierra de Egipto”.

No debes de buscar una posición sino que Dios tome el primer lugar. Cuando trabajas en equipo no busques una posición sino que la gloria de Dios se manifieste.

Abel presentó su ofrenda a luego que Caín presentara la suya, pero la que fue agradable a Dios fue la de Abel, que la presentó de segundo, porque para él lo primero era agradarlo a Él.

En el caso de David, él no era el primero para su familia, pero era el que tenía el corazón de rey. La mayoría de veces, los primeros dependen de sus talentos para salir adelante pero David dependía de Dios para ser el mejor rey.

Cuando confías en Dios no dependes de tus talentos, es allí donde Él se glorifica y te hace ser él mejor.

Si quieres una posición en tu empresa, debes de ser líder. Cuando la gracia y el favor de Dios está contigo sabes que Dios te va a llevar a tu máximo potencial siempre.

Cuando tienes un corazón sano no temes que alguien más ocupe tu lugar, sabes que una luz no opaca a otra luz sino al contrario, más luz emanan. Así es el liderazgo de la Iglesia, estamos para bendecir a muchos, hacemos un trabajo en equipo donde nuestro Señor es el primero y nosotros los segundos.

Yo bendigo tus talentos y los dones que tienes pero mi confianza está en que Dios te va a llevar a usarlos mejor.

David sabía que necesitaba más que talentos para vencer a Goliat, él tenía un gran corazón y su Dios ocupaba el primer lugar en su vida por eso sabía que vencerlo no iba a ser difícil, su confianza estaba en Él.

Hombres, si quieren ser buenas cabezas de su hogar, sean el segundo, para que Dios siempre sea el primero de su casa.

Los segundos confían en Dios y no en sus talentos. Dios es quien nos pone en determinado lugar y posición. Yo nunca pedí estar aquí pero siempre le dije a Dios que fuera el primero en mi vida y Él fue quien me puso acá porque yo siempre he reconocido que no soy el primero, soy el segundo.

Debemos entender que en nuestra vida, en nuestra empresa, en nuestra casa, Dios debe de ser el primero y de segundo nosotros.

Dios escogió al segundo, escogió a Jacob en vez de Esaú por que no dependía de sus talentos aún cuando los tenía.

David llevaba cinco piedras con él para pelear contra Goliat. Una para vencer a Goliat y las otras cuatro eran para pelear contra los cuatro hermanos de Goliat, por si estos le atacaban. David entendía que no era con sus talentos que vencería, sino porque Dios iba con él. Dios, David y cinco piedrecitas eran mayoría para vencer a un gran gigante.

No importa cuántos gigantes se paren ante ti, tu y Dios son mayoría.

Juan 1:11-12 “1:11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”

A su pueblo vino y los suyos no lo recibieron, nosotros no somos Su pueblo directamente pero por fe fuimos hechos su pueblo, aun siendo los segundos fuimos elegidos para dejar el pasado y recibir una nueva vida con Él.

Todos los días debemos recordar el sacrificio que Jesús hizo por nosotros para regalarnos la salvación. Lo humillaron, lastimaron, hirieron y se hizo segundo, el mismo hijo de Dios para que tu y yo tuviéramos una segunda oportunidad para ser libres, sanos y vivir una eternidad con Él. Jesús nos ha dado una nueva oportunidad, debemos de aprovecharla, ya es tiempo que Dios sea el primero en nuestras vidas porque camino a la cruz nosotros éramos su prioridad para vernos salvos, libres y transformados.

No busques una posición sino ponerlo a Él en el primer lugar siempre y darle lo mejor a Él, porque hay algo poderoso en ser el segundo.

¿Crees que puedes darle el primer lugar a Dios en tu vida? En todo lo que emprendas tu vas a pasar a segundo lugar y Él va a ser el primero por que tú vas a darle Su lugar

Pon a Dios por encima de ese problema y de esa adversidad que estás viviendo, ponlo por encima de esa enfermedad ya que Él quiere glorificarse en tu vida, permíteselo.

Señor te damos gracias por que nos escogiste como segundos y porque hemos visto que los segundos han visto tu gloria, tu presencia y milagros. Nuestra confianza está en ti que eres el primero en esta Iglesia, en nuestro hogar, nuestro trabajo, en nuestros grupos somos el segundo por que Tú eres primero.

Es tiempo que cuando el pecado llegue a tu vida, Dios sea el primero. Que cuando la enfermedad llegue a ti, le recuerdes que Él es lo primero y que por sus llagas fuiste sano.

Señor, tu eres lo primero en este lugar por eso te exaltamos y te adoramos, gracias Dios.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238