Series tiempos de gloria

Inicio > Series - DISFRUTA LO QUE HACES
DISFRUTA LO QUE HACES

DISFRUTA LO QUE HACES

Pastor Alfonso Bocache

Últimamente Dios me ha estado hablando del honor y del pacto y creo que ha estado impactando nuestras vidas. Si algún pacto realmente impacto mi vida fue el de la cruz del calvario por el cual hoy somos libres del pecado. A veces hay pruebas y dificultades, pero Dios quiere verte sonreír y disfrutar. Cuando haces un pacto vives a través del pacto. Jesus fue a la cruz del calvario por nosotros; y no solo quiere vernos sanos, bendecidos, prosperando cada día mas; sino quiere vernos felices.

Dice la palabra que el gozo del Señor es nuestra fortaleza. Hay días en los cuales habrá circunstancias difíciles, pero su gozo es nuestra fortaleza; así que en medio de las circunstancias difíciles puedes gozarte.Aquellos que llevan una vida de pacto son agradecidos y disfrutan lo que hacen; tu debes disfrutar todo aquello que haces en tu vida.

Una de las primeras cosas que no nos permiten disfrutar lo que hacemos es la comparación; siempre he dicho: “Feos pero únicos”. Deja de compararte porque el estar comparando, cuando eres único, es algo inútil. No hay otro como tu. Admiramos a muchas personas y aprendemos de ellas pero somos únicos. No te frustres a veces diciendo que quisieras tener lo que aquel tiene; tu eres único, eres especial; tus huellas digitales no las tiene nadie. Las personas que tienes a tu alrededor son especiales, son creadas por Dios; no vinieron del mono, vinieron de Dios.

Muchas veces no disfrutamos porque no hay agradecimiento en nuestras vidas. El que agradece disfruta cada día de su vida y cada momento. Como vas a pasar al nivel B si no agradeces por el A; debemos de ser agradecidos para poder disfrutar. Nuestro Señor Jesucristo no fue a pasear a la cruz del calvario; fue a traernos libertad, gozo, alegría y bendición.

Que nuestra característica sea que disfrutamos lo que hacemos; que un día puedan preguntarte ¿Por qué disfrutas tanto tu trabajo? Y digas porque Dios un día transformo y cambio mi vida y ahora disfruto cada día de mi vida.

A veces se nos olvida lo que Dios ha hecho en nosotros y dejamos de disfrutar lo que hacemos. Si eres líder y te has llevado encuentros ¿Lo disfrutas tanto como el primer encuentro que te llevaste? ¿Disfrutas tanto los lanzamientos como el primer lanzamiento al que fuiste? A veces dejamos de disfrutar lo que hacemos porque se nos olvida agradecerle a Dios lo bueno que ha sido con nosotros. Es fácil engañarnos y creer que muchas veces estamos felices cuando no lo estamos. La felicidad la puedes medir cada día en tu vida; no por lo que vives, sino por lo que crees; el que vive agradecido disfruta. Tu debes de agradecerle a Dios por tu familia, por tu trabajo, por tus vecinos, por tu esposa, por tus hijos, por tu pastor; debes de ser agradecido.

Antes estábamos dispuestos a morir por predicar la palabra, hoy no estas dispuesto ni a venir alas once de la mañana que empieza el servicio, tal vez dabas la vida al principio por predicar la palabra, pero se va olvidando esa gratitud y empieza a decaer en nuestras vidas. Algo que me gusto que escuche dice que nuestras peticiones nosotros las tallamos en mármol, pero nuestro agradecimiento lo escribimos en la orilla del mar que a la primera ola se borra. Si queremos mantener ese pacto con Dios debe de haber agradecimiento en nuestra vida; no sólo cuando tenemos problemas, sino cuando nos va bien.

Seamos agradecidos y recordemos que Dios ha sido bueno cada segundo y cada minuto de nuestra vida. Debemos de agradecer todos los días, ni digas “Otro día mas” sino “Gracias a Dios porque nos da otro día mas para poder disfrutar”.

¿Estas disfrutando tu trabajo? ¿estas disfrutando verdaderamente lo que haces en tu vida? Vamos a probarlo, leamos el libro de Eclesiastés 2:23:

“23 Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad.”

¿Usted sabe que la palabra vanidad viene de vano? No es lo que muchas veces piensas “Que vanidoso que carro el que usa” eso no es vanidad. Vanidad es cuando tienes las cosas en vano y les das un lugar que no debería de tener en tu vida.

Vanidad tiene que ver con tener las cosas en vano en nuestra vida. Debemos disfrutar cada momento y cada segundo de lo que Dios nos da. A veces compras un carro y solo lo usas los fines de semana, porque según tu, es muy lujoso; pero déjame decirte que tu eres mas lujoso que ese auto; tu vales la sangre de Cristo; no hay nada mas lujoso que tu, el que se debería de sentir halagado es ese carro que va a llevar a un hijo lavado con la sangre de Cristo. No le des a las cosas materiales el valor que no tienen; tu eres lo mas preciado que existe en esta tierra. ¡Tu eres lo mejor!

Dice el versículo anterior: “Sus trabajos son molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad.” Has dejado de disfrutar lo que estas haciendo, aun de noche no reposas. Yo disfruto el pastorado, porque si tu no disfrutas lo que haces lo mejor es dejarlo; porque no es honorable delante de Dios.

Sigamos leyendo Eclesiastés 2:24:

“24 No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios.”

!Disfruta y agradece tu trabajo! Disfruta lo que emprendas. Si ya no puedes ni dormir en las noches, es porque ya no estas disfrutando. Dios hoy te va a dar el don de poder disfrutar lo que tienes en tu vida; vas a disfrutar lo que haces. Queremos gente agradecida a la cual le sea un honor el servirle a Dios. ¿Te toco un jefe muy difícil? Tu bendícelo, Dios te va honrar, pero disfruta lo que haces.

Hay que sonreír y vivir cada día, no solo los domingos, sino todos los días. Dios nos quiere ver sonriendo y alegres disfrutando cada paso.

Los momentos difíciles duran poco, son momentáneos dice la palabra; quienes la alargan somos nosotros por la mala actitud. Muchas veces nos quejamos ¡Es que mi trabajo! ¿Y no antes quizás ni trabajo tenias? Pastor quiero una novia y yo he clamado y pedido y me he derramado delante de Dios y viene la novia! Que dolor! Se ha convertido en un dolor que ya no duermes, ¿Y para que querías la novia entonces? Pastor vieras mi esposa, la mujer que Dios me dio y yo les digo momento; tu la escogiste. Yo a mi esposa yo la escogí, no vayas a creer que yo estaba buscando una pastora. Yo estaba buscando alguien que me agradara y que me gustara.

Hay quienes se enamoran de los dones, jamás haga eso; lo he enseñado que nunca te enamores de los dones de alguien “Hay que lindo canta el de la alabanza” no, te tiene que gustar, si no en tu casa el pobre solo cantando se la va a pasar.

A veces dices: “Es que la empresa!”, pero si antes ni empresa tenias.

Aun y esos momentos difíciles debemos de aprovecharlos porque Dios dará nuevas ideas. Dice que El es fiel y no cambia; El esta en su trono rodeado de luz.

Leamos Eclesiastés 3:22

“22 Así, pues, he visto que no hay cosa mejor para el hombre que alegrarse en su trabajo, porque esta es su parte; porque ¿quién lo llevará para que vea lo que ha de ser después de él?”

La carga mas pesada es la mala actitud; por eso, es que tu trabajo a veces te pesa tanto porque hay mala actitud. El disfrutar lo que uno gana no tiene que ver con el monto que ganes, tiene que ver con actitud.

Leamos Eclesiastés 3:9-12:

“9 ¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?

10 Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él.

11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

12 Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida;”

Cuando tu trabajas y recuerdas que Dios ha puesto eternidad en tu corazón sabes que aun las cosas que estas viviendo son momentáneas; no te afanas, ten paz en tu corazón y no te cansas de hacer el bien. Dice que El hizo las cosas hermosas en su tiempo, cada día que Dios ha hecho es hermoso ¡Disfrútalo! El ser feliz es una decisión y cada día Dios lo ha hecho hermoso; cada oportunidad Dios la ha hecho hermosa, aprovéchala.

El que vive alegre lo hace bien, el que vive frustrado todo lo hace mal. Vive alegre y veras como vas hacer de bien las cosas. Dios te quiere ver alegre no frustrado o amargado. Con poco hoy, pero alegre; prepárate porque ya viene tu recompensa. Por mas trabajo que uno vea muchas veces uno sabe que hay una eternidad esperando por uno.

Sigamos leyendo en Eclesiastés 3:13:

“13 y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor.”

Los lunes ahora te vas a gozar de todo tu labor. Si eres ama de casa te bendigo porque es uno de los trabajo mas difíciles que hay; algunas mujeres les da pena, pero debe de ser un honor ya que estas formando a las futuras generaciones.

Ahora leamos Eclesiastés 8:15:

“15 Por tanto, alabé yo la alegría; que no tiene el hombre bien debajo del sol, sino que coma y beba y se alegre; y que esto le quede de su trabajo los días de su vida que Dios le concede debajo del sol.”

Los días que Dios nos conceda disfrutémoslo, no pierdas ni un solo día; si hay que pedir perdón para seguir adelante hay que hacerlo, pero hay que continuar adelante y que nadie robe tu alegría el gozo y la felicidad que Dios quiere darte cada día. Dios creo el día para que lo disfrutaras; El lo creo para ti. no nos creo a nosotros para el día; El creo el día para nosotros. Ese sol que ves es dedicado a ti.

Veamos que dice Eclesiastés 9:9

“9 Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol.”

Hay unos que aman a su pareja, pero nunca disfrutan a su pareja. Si no la puedes disfrutar es porque algo malo hay. Hay quienes si aman, pero no disfrutan por la falta de perdón en sus vidas, así que perdona.

Mira lo que enseña Eclesiastés 6:2:

“2 El del hombre a quien Dios da riquezas y bienes y honra, y nada le falta de todo lo que su alma desea; pero Dios no le da facultad de disfrutar de ello, sino que lo disfrutan los extraños. Esto es vanidad, y mal doloroso.”

Eso es vanidad que tu no lo disfrutes y lo disfrute alguien mas. Que a tus hijos se los disfrute mas la trabajadora de la casa que tu, eso es vanidad; los tienes en vano; disfrútatelos tu. Tal vez tienes que trabajar todo el día ,pero cuando llegues en la noche disfrútate a tus hijos.

En el versículo que leímos de Eclesiastés 6:2, quiere decir que Dios le daba cada día mas, le dio todo menos el don de disfrutar de ello o será que por el afán que tenia y la falta de gratitud perdió el don de poder disfrutar lo que tiene. Este hombre quería tanto en su vida, pero nada disfrutaba y Dios no le da el don de poder disfrutarlo. Tu dirás que bromas es esta; que Dios te de todo, menos la facultad de disfrutarlo; que te de un circo y que los enanos crezcan, eso es no tener el don.

¿En que momento empiezo a tener mas en mi vida y a disfrutar menos? Que pena ver que vas al mejor restaurante de la ciudad y lo triste es que antes te disfrutabas mas un shuco, en cambio ahora serio y amargado, renegando tu trabajo: “que el de la oficina”, “ya no lo tolero”, mejor dónalo todo y ve a comerte tu shuco en paz, si eso es lo que te ha quitado la paz. Que pena que no puedas disfrutar todo lo que Dios te ha dado. Tal vez dirás “Cuando tenga, yo si voy a disfrutar” nunca vas a disfrutar porque si no disfrutas lo que hoy tienes, difícilmente disfrutaras lo que viene para tu

Facultad es dominar sobre algo, el problema es cuando ese todo domina sobre ti; se va el don de disfrutar. Que Dios te de la facultad de dominar es porque ninguna cosa material va a dominar sobre tu vida, tu vas a dominar sobre ellas. Las riquezas te sirven a ti, tu no le sirves a las riquezas, cuando tengas estos principios lo vas a disfrutar. Te chocan un caro y Santo Dios! Es un carro nada mas.

Miremos que nos dice Eclesiastés 6:3

“3 Aunque el hombre engendrare cien hijos, y viviere muchos años, y los días de su edad fueren numerosos; si su alma no se sació del bien, y también careció de sepultura, yo digo que un abortivo es mejor que él.”

Alguien que no ha nacido es mejor que tu le dice. Haber vivido con todo lo que querías casas, carros. Le dio cien hijos imaginen el pago de colegio de cien hijos pero la comparación que hace de lo que ese hombre tenia, porque tener cien hijos, imagine comprarles ropa o el desayuno, estaba hablando de alguien muy prospero.

Jesús con treinta y tres años pero sano de su corazón y dijo: “Perdónalos porque no saben lo que hacen”. Aun sabia a lo que venia que por el íbamos a ser salvos nosotros. El éxito no se mide por años sino que se mide por logros en tu vida. Alguien que viva larga vida, cien hijos y que no tenga el don de disfrutar, es mejor un abortivo que el; no permitas que eso te suceda en tu vida.

Si ya no tienes tiempo de salir con tu familia por tanto trabajo, prefiero tener menos, pero disfrutarme a mi familia.

Leamos el libro de Eclesiastés 5:18:

“18 He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte.”

¿Tu disfrutas verdaderamente del fruto de tu trabajo? No se trata de cuanto fruto tengas de tu trabajo, sino de cuanto gozas del fruto de tu trabajo.

El pianista de la alabanza tiene que disfrutar cuando toca ese teclado ¿Cuántos tienen la oportunidad de tocar ese teclado? Pero menos todavía ¿cuántos tiene la oportunidad de adorar a Dios? Disfruta estar en la iglesia. Disfruta lo que haces cuando predicas en un grupo, cuando la gente te pida consejería; que honor que alguien quiera del fruto de lo que Dios ha puesto en tu vida; eso es un honor, no una carga.

Entre mas nos acerquemos al Señor vamos a ser mas agradecidos y vamos a disfrutar todo en nuestra vida.

Leamos lo que sigue en el versículo de Eclesiastés 5:19:

“19 Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.”

Tu tienes tu parte, o sea que no todo lo que recibes es tuyo. El diezmo es de El ¿Quieres la bendición de Dios y el don de Dios para poder disfrutar lo que tienes? Toma tu parte. Cuando quieras tomar la parte de Dios recuerda que no es tuyo. Hay gente tan pobre que solo dinero tiene; tu eres un bendito de Dios lo que tu tienes esta bendecido.

Tal vez ya no disfrutas su presencia, la que te consuela, te levanta y te bendice; debes de disfrutarla otra vez. Disfruta tus pruebas en ellas podrás ver la gloria de Dios.

Habla con Dios; tal vez has dejado de disfrutar cosas. No debemos de ser de aquellas personas que cada vez tiene mas y menos disfrutan. Sè agradecido con Dios y no olvides lo que Dios ha hecho en tu vida; estoy seguro que tienes mucho que agradecerle al Señor. Deja la mala actitud y levántate con una actitud diferente; hoy Dios te dará el don de disfrutar las bendiciones.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238