Series tiempos de gloria

Inicio > Series - DISEÑADOS PARA DISFRUTAR

DISEÑADOS PARA DISFRUTAR

Esta predica es una enseñanza de principios, porque Dios quiere bendecirnos y que disfrutemos, aunque no todas las personas pueden tener este don, venimos diseñados para poder disfrutar.  Esto no quiere decir que todas las cosas nos van a salir bien o de acuerdo a nuestros planes, pero si vamos a poder disfrutar en medio de las pruebas que estemos teniendo en nuestra vida porque Él tiene una salida para nuestra vida y nos da un gozo sobrenatural.

Efesios 4:17-29 dice así:

“Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.”

 

La palabra “vanidad” quiere decir: algo que carece de fuerza, de verdad, éxito y resultados. La palabra vanidad la hemos utilizado de una manera incorrecta en la actualidad, esta palabra en la Biblia significa tener algo que poseemos en vano. Andamos con la mente entenebrecida y no disfrutamos de la vida que Dios nos da, no tenemos la facultad de disfrutar. El tener la facultad significa que podemos dominar sobre algo.

¿Cómo el mundo mide el éxito y como Dios mide los éxitos?

El mundo premia o define de exitoso a la persona que tiene bastantes logros, propiedades y dinero. Para Dios una persona exitosa es alguien que tiene logros y recursos pero tiene una vida bendecida, y que a pesar de la provisión que hay en su vida no ha servido para perdición de él y su familia sino para bendición de los suyos y los que le rodean; y además utilice esos recursos para glorificar a Dios. Dios ve lo que has producido con lo que Él te ha proveído en tu vida.

 

Todo lo que carece de fuerza o resultados en nuestra vida es vanidad, hay quienes antes no tenían nada y llegan a alcanzar riquezas pero pierden sus valores. Dios quiere darte la facultad de disfrutar, quiere bendecirte en todas las áreas de tu vida. Tenemos derecho a disfrutar todo lo que Él ha preparado en el mundo para nosotros, a lo que no tenemos derecho es a pecar, y debemos de tener mucho cuidado con esto, porque la paga del pecado siempre será muerte.

Aun cuando pasemos por situaciones difíciles en nuestra vida vamos a aprender a disfrutarlas pues aun así estamos dentro de los planes de Dios, pues no hay despropósito alguno. Muchas veces lo que Dios hace con estas situaciones difíciles es formar nuestro carácter.

Eclesiastés 5:10 dice así:

“El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad.”

 

El pecado no es tener dinero, sino amarlo; pues esto no puede saciarte. El dinero no fue diseñado para darte gozo o bendición pues es efímero.  El único que puede saciarnos es Dios, por eso su palabra dice, buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas serán añadidas. La raíz de todos los males es el amor al dinero, incluso lo llama como otro señor, pero viene diseñado como sirviente no como un amo. Existe mucha gente que se encuentra frustrada porque no ha alcanzado su meta económica, y esto no quiere decir que no creamos por más, pero que sea la fe y no el afán.

Incluso la parábola de los talentos se puede ver reflejado este principio. La persona que se le dieron 5 talentos produjo otros 5 talentos, era una persona talentosa en lo que hacía.

Mateo 25:23 dice así:

“Su señor le dijo: «Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor».”

 

Dios premia la fidelidad, y le dice al siervo que no solamente va a producir sino que va a disfrutar y encima le va a ser añadido, ya que lo pondrá sobre mucho. Aun el talento que se le había entregado al siervo que no le fue fiel, le fue entregado a este de los 5 talentos, pues él ha prometido provisión abundante a los que le amen y le sirvan fielmente.

Note que no le dice al siervo que pondrá mucho sobre él, porque las riquezas han sido diseñadas para servirnos y no al revés. Pero hay muchas personas que aman el mucho tener pero no aman a Dios, pero cuando amamos a Dios sobre todas las cosas Él nos va a sorprender.

 

Eclesiastés 5: 11-20 dice así:

“Cuando aumentan los bienes, también aumentan los que los consumen. ¿Qué bien, pues, tendrá su dueño, sino verlos con sus ojos? Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia. Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal;  las cuales se pierden en malas ocupaciones, y a los hijos que engendraron, nada les queda en la mano. Como salió del vientre de su madre, desnudo, así vuelve, yéndose tal como vino; y nada tiene de su trabajo para llevar en su mano. Éste también es un gran mal, que como vino, así haya de volver. ¿Y de qué le aprovechó trabajar en vano? Además de esto, todos los días de su vida comerá en tinieblas, con mucho afán y dolor y miseria. He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque ésta es su parte. Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios. Porque no se acordará mucho de los días de su vida; pues Dios le llenará de alegría el corazón”.

 

Eclesiastés 2:18-21 dice así:

“Asimismo aborrecí todo mi trabajo que había hecho debajo del sol, el cual tendré que dejar a otro que vendrá después de mí. Y ¿quién sabe si será sabio o necio el que se enseñoreará de todo mi trabajo en que yo me afané y en que ocupé debajo del sol mi sabiduría? Esto también es vanidad. Volvió, por tanto, a desesperanzarse mi corazón acerca de todo el trabajo en que me afané, y en que había ocupado debajo del sol mi sabiduría. ¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande”.

 

Muchas veces nos afanamos en la herencia que no preparamos a los herederos, debemos de poner nuestra mirada no en la herencia, sino en el Dios que nos ha dado la provisión. Porque Él nos dará aun gozo en medio de nuestras muchas o pocas posesiones. No dejemos que por llegar a alcanzar las muchas riquezas fatiguemos nuestro corazón que no tendrá alegría y  que vivirá afanado. 

 

Eclesiastés 2:22-26 dice así:

“Porque ¿qué tiene el hombre de todo su trabajo, y de la fatiga de su corazón, con que se afana debajo del sol? Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad. No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios. Porque ¿quién comerá, y quién se cuidará, mejor que yo? Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; más al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu”.

 

Si hemos dejado de disfrutar nuestro trabajo debemos de pedir perdón a Nuestro Padre, deberíamos de estar agradecidos por todo lo que Él nos ha dado. No nos asombremos que alguien amontone dinero, sino que tengo el don de disfrutar, que en vez de usar su dinero para bien, lo utiliza para pecar.

¿Estas tu realmente disfrutando todas las áreas de tu vida?

Hoy es un buen día para que puedas reflexionar en esto, y que a partir de hoy puedas disfrutar todo lo que Dios ha preparado para ti.

 

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238