Series tiempos de gloria

Inicio > Series - PRINCIPIOS DE DIOS PARA DISFRUTAR

PRINCIPIOS DE DIOS PARA DISFRUTAR

Hemos estado hablando del diseño Original y de tener la capacidad de disfrutar. Meditando en la palabra de la semana anterior me doy cuenta que tenemos la facultad de disfrutar de lo que Él ha creado para nosotros, siempre y cuando le demos el lugar a su presencia y a su palabra para que pueda renovar nuestros pensamientos todos los días de nuestras vidas.

 

Efesios 4:17 – 18

“Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón”

 

Debes renunciar a tener dureza de corazón, pero cuando el entendimiento se ha entenebrecido y no puedes ver lo que Dios tiene para tu vida, entonces andarás en la vanidad de tu mente. Dios no te da la mente en vano, es para que la palabra de Dios renueve tus pensamientos siempre. Vanidad del griego original significa “Renovar” y necesitamos que nuestros pensamientos sean renovados. Y aprendimos que el que ama el mucho tener no cosecha fruto y eso no es más que vanidad. La enseñanza de la semana anterior que el que fiel en lo poco se le pondrá sobre mucho y jamás “lo mucho” estará sobre tu vida cuando tienes verdadera relación con Dios para que Él te de la autoridad sobre las cosas y te dejara entrar en el gozo de tu Señor.

 

Génesis 39:1-12

Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá. Más Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano. Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía. Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo. Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia. Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios? Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí. Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió.”

 

Jose era un esclavo en Egipto, pero tenía buena actitud y Dios estaba con él, porque no importa qué  situación estés pasando debes tener la seguridad de que Dios va contigo a todas partes para sacarte adelante. Jose estaba siendo vendido como esclavo pero tenía buena actitud, por eso fue que Potifar lo seleccionó entre todos los esclavos, porque veía algo diferente en Jose, siendo Potifar un hombre influyente y capaz de pagar al mejor esclavo, escogió al que tenía algo diferente era la gracia y el favor de Dios. En Jose, su amo vio que Dios prosperaba todo lo que estaba bajo su cargo; y viene un tiempo en que todas las personas del mundo van a notar a esas personas que tienen la mano de Dios sobre su vida y que todo se multiplica y prospera a causa de las personas que tienen la gracia y favor de Dios en su vida. Hay personas que aunque sean excelentes en las iglesias, sus actos no reflejan lo que dicen, pues no son responsables ni diligentes. Pero en cambio hay otras personas que son tan diligentes y Dios va con ellos que todo lo que tocan prospera. Dios quiere que prosperemos. Prosperar viene del griego “empujar hacia adelante” y muchas versas se ha perdido el significado de prosperar y le adjudicamos un significado diferente confundiendo que prosperar es estar bien económicamente. Pero si los recursos que tienes te vuelven orgulloso, ególatra y pensar que el dinero te ha dado todo lo que tienes y se te olvida que Dios es quien te bendice entonces vas hacia atrás y no has prosperado y lo único que tendrás es mucho dinero pero de prospero no tienes nada. Nunca olvides que lo económico que tienes en tus manos no han hecho ir hacia adelante sino que ha sido Dios en tu vida y si no olvidas esto, entonces serás un hombre prospero. Prosperar lleva muchas cosas, porque hay quienes por alcanzar recursos pierden sus valores, lo que no te lleva hacia adelante. Dios quiere que vayas hacia adelante. Jose era un hombre verdaderamente un hombre prospero porque la bendición de Dios estaba en su vida y tenía la facultad de poder disfrutar y hallo gracia frente a los ojos de su amo.

¿Qué haces tú cuando hallas favor frente a los ojos de otras personas? Hay quienes cuando hallan gracia frente a los ojos de otros se vuelven más haraganes y es que piensan que la gracia y favor que han encontrado frente a los ojos de sus autoridades es motivo para trabajar menos, pero cuando Dios te abre nuevas puertas es para que demuestres lo que ha hecho en tu vida y darle gloria a Él haciendo las cosas correctamente, y siguiendo su ejemplo que no vino a servirse sino a ser servidor. Potifar puso todo en manos de Jose, recordando “Eclesiastés 2:26” Hay gente que sabe tanto, y tienen tanto pero viven amargados; otros tienen mucho, saben mucho y además tienen la capacidad de disfrutar lo que tienen. Potifar había acumulado mucho y todo lo puso en manos de Jose, porque Dios da a quien le agrada lo que el malo ha acumulado. Cuando Jose llego a la casa de Potifar algo aconteció, porque antes solo tenían dinero, pero desde la llegada de Jose también había bendición sobre todas las cosas de Potifar y es que donde está la bendición de Dios acontecen cosas nuevas, tienes que creer que algo está por acontecer en tu vida a causa de la bendición de Dios. Si tu familia no conoce a Cristo debes tú ser como Jose y llevar la bendición a todas partes donde vayas: tú casa, tu trabajo, tu universidad, etcétera; pero todo lugar a donde vayas será bendecido a causa de la gracia y el favor de Dios que esta sobre ti. Antes de la llegada de Jose a casa de Potifar la bendición de Dios no estaba sobre todo lo que tenia, sino que lo que Potifar tenía estaba sobre él. Cuando llega alguien que tiene el favor de Dios a la casa de alguien que tiene mucho puede cambiar el orden y poner la bendición de Dios sobre todo y entonces todo será prosperado. No importa cuánto tengas si sobre eso está la bendición de Dios entonces eres alguien prosperado. Para que la bendición de Dios venga a nuestras vidas existe una clave y es no tener mentalidad de dueño, sino de mayordomo. Porque el único dueño de todo es Dios, tú solo eres administrador y mayordomo. Así que si Dios te manda a hacer algo o a renunciar a algo entonces debes hacerlo. Todo pertenece a Dios, recuerda: “Cielo y Tierra pasaran, pero su palabra no pasara”. Cuando reconoces a Dios como dueño de todo entonces ya no serás de lo que piensen y digan a otros este tipo de frases: “Esta es mi casa”, “yo soy el dueño de todo”, “Cuidado y haces algo malo porque te puedo echar de la casa, porque yo la pague y es mía” ten cuidado porque Dios jamás ha hecho eso con nosotros.

Potifar antes de que Jose llegara a su casa vivía preocupado, y podemos tener momentos de preocupación, pero no podemos vivir preocupados, porque eso significaría que todo lo que tienes esta sobre tu vida. Tienes que ser como Jose, porque él sabía que la bendición de Dios estaba sobre su vida y era definido. Si tú puedes ser así, entonces no vivirás preocupado.

Y Potifar puso todo en manos de Jose, lo único que no puso en manos de Jose fue a su propia esposa, sin embargo ella se fijo en Jose y le dijo: “Duerme conmigo”, pues Jose era de hermoso semblante y bello parecer. Y la esposa de Potifar al verlo quiso algo mas con Jose. Seguramente el matrimonio de Potifar no era bendecido, aunque estuvieran en un palacio, rodeados de joyas y lujos eso no lo convertía en un matrimonio bendecido, porque cuando alguien está en un matrimonio bendecido no busca acostarse con otras personas, sino que honra, bendice y disfruta su matrimonio. La mujer de Potifar ya no tenía la capacidad de disfrutar de su marido. Ella debió de ser una mujer guapa, ya que era la esposa de un hombre influyente y con poder, que podía escoger a una de las mujeres más hermosas de Egipto. Además dice que ella asió de su ropa a Jose, ósea que Jose se quedo congelado cuando la vio, y no se movía mientras ella le quitaba la ropa, pero luego reacciono y evito el pecado. Aunque tuvo que salir sin ropa pero no pecó. Así de definido tienes que ser, para huir del pecado. Debes tener claro que fuiste diseñado para disfrutar, pero no para pecar; recordando que tu relación con Dios debe estar por encima del pecado y de tus deseos. Porque ya eres salvo, pero la falta de obediencia hace que el pecado tenga autoridad sobre tu vida, sin embargo cuando eres obediente tú tienes autoridad sobre el pecado y puedes decir “soy un bendecido por Dios y no le sirvo mas al pecado”. Jose, aunque estuvo frente a una mujer atractiva, sabía que la mujer de su amo no era parte de sus sueños para cumplir la voluntad de Dios y tenía claro que la bendición a su vida no llegaría a causa de acostarse con esa mujer, sino que vendría de lo alto, vendría de los cielos, vendría de Dios.

 

Deuteronomio 11:26 – 28

He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido.

 

¿Dios habla de la salvación en este versículo? No, la salvación es por gracia y no hay dinero que pueda comprar la salvación, ya tenemos la vida eterna. Estos versículos no hablan de la salvación sino de la obediencia. La facultad de disfrutar lo que Dios te ha dado viene de la obediencia, por eso ves tantos cristianos que ya son salvos pero son infelices en sus vidas porque la bendición de Dios no está en sus vidas la cual llega a través de la obediencia. Tu le abres tu corazón a Jesús para que te de la salvación y lo aceptas como tu Señor y Salvador, pero cuando obedeces a Jesús no le abres tu corazón, sino que le entregas tu corazón completo. Nuestra obediencia es la prueba de que nuestro corazón le pertenece a Jesús. Cuando una pareja de salvos se casan pero uno de ellos comete adulterio escogió la maldición en lugar de la bendición y pierde la facultad de disfrutar su matrimonio. Pero el que elige la bendición por sobre todo, podrá disfrutar su matrimonio plenamente y provocan que Dios bendiga ese matrimonio a causa de la obediencia. La salvación ya está dada pero la bendición en tu vida es a causa de la obediencia. Si aceptan obedecerlo entonces Dios los hará feliz.

A veces cuesta ser obediente, pero entrégale tu corazón a Dios y será más fácil ser obediente. Dios prueba tu vida para ver si eres obediente. Los planes de Dios producen vida nunca muerte.

 

Eclesiastés 6:1 – 3

Hay un mal que he visto debajo del cielo, y muy común entre los hombres: El del hombre a quien Dios da riquezas y bienes y honra, y nada le falta de todo lo que su alma desea; pero Dios no le da facultad de disfrutar de ello, sino que lo disfrutan los extraños. Esto es vanidad, y mal doloroso. Aunque el hombre engendrare cien hijos, y viviere muchos años, y los días de su edad fueren numerosos; si su alma no se sació del bien, y también careció de sepultura, yo digo que un abortivo es mejor que él

 

Hay a quienes Dios le da todo, pero no le da facultad de disfrutarlo. Facultad significa “dominar sobre”. Parece una broma de parte de Dios que tienes todo pero no lo disfrutas, y es que pusiste tu confianza en “el todo” y tu todo debe ser Dios. Cuando Dios es lo principal en tu vida entonces puedes disfrutar. Que tu vida no sea en vano, que tu paso por la Tierra no sea algo que no tuvo importancia. Anhela morir en una buena vejez y que tu vida no sea en vano, y que puedas vivir muchos años y lleno de hijos y nietos a los que puedas dar testimonio de que tu vida siempre fue bendecida.

 

Eclesiastés 5:18 – 19

“He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque ésta es su parte. Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.”

 

Si tú no eres capaz de disfrutar cada día que recibes de Dios, entonces algo está mal en tu vida, porque es Dios el que da cada día para que disfrutes todos los días de tu vida y reconociendo que hay propósito en tu vida. Debes disfrutar que eres un bendecido de Dios. Es un don de Dios disfrutar la parte que es tuya y que Dios te ha dado, porque Él añade a tu vida. Pero nunca olvides que hay una parte que le corresponde a Dios, no todo es tuyo. Aprende a ser bendecido con lo que es tuyo pero no tomes la parte que le corresponde a Dios y esa parte se llama Diezmo. Cuando escoges la bendición y eres obediente en tomar tu parte y disfrutarla entonces las bendiciones sobreabundaran en tu vida. Recuerda que tu vida es como esta iglesia que es Dios quien la provee a causa de la obediencia. Son los principios de Dios los que te hacen prosperar no tu capacidad ni tus habilidades. El diezmar es un signo de obediencia para bendición a nuestra vida que demuestra que tenemos un corazón de mayordomo y no de dueño, pues reconocemos que Dios es el dueño de todo.

Recuerda dar parte también a tus padres y a tus autoridades. Nunca te olvides de tus padres pues no está en ti juzgarlos ni desobedecerlo, hónralos siempre. Bendice a tus padres sin importar como ellos sean y aunque ellos tengan, tú no te limites y hónralos, ya sea con lo mucho o lo poco que tengas. Honra también a tu pareja, maridos honren a sus esposas y consiéntanlas, trátenlas bien y entonces Dios te prosperara en todo. Procura lo mejor para ella, no seas de esos maridos que lo mejor es únicamente para ellos y a la esposa le da solo pequeñas cosas. Cuando Dios ve que tu deseo es generoso y que quieres bendecir a tu esposa y a tus hijos, entonces Dios te va a prosperar como no te imaginas y te dará la facultad de disfrutar. Hay quienes son tan buenos con los de afuera, pero jamás con los de su casa. Bendice a los de tu casa y provee para todos. A Dios le desagradan los avaros e incluso los aleja. Pide Dios que nunca alguien avaro sea quien administre sus obras. Y disfruta todo momento; hay personas que no pueden disfrutar sin importar la situación que estén viviendo, así sea buena o mala jamás dejes de disfrutar lo que estas pasando y menos aun vas a dejar de disfrutar los días que Dios te ha dado.

 

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238