Series tiempos de gloria

Inicio > Series - DIOS PREMIA TU FE
DIOS PREMIA TU FE

DIOS PREMIA TU FE

Pastora Sofia de Bocache

A veces queremos disfrazar nuestra incredulidad con preguntas, pero el Señor nos regresa con otra pregunta. A veces queremos tirarle la chibolita al Señor y el Señor nos regresa con otra pregunta, como diciendo: “El problema no es conmigo, el problema es contigo, si tu puedes creer por cosas mayores”.

El estorbo para que Dios haga somos nosotros mismos, pero no vamos a ponerle limites, no vamos a estorbar lo que Dios quiere hacer en nuestra vida; no limites a Dios. Vamos a estar aprendiendo un poco acerca de la fe y quiero que me acompañen al libro de Juan 16:24:

“Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.”

Hay un gozo que se cumple cuando tu y yo recibimos lo que hemos pedido a Dios. Vamos a hacer un ejercicio, quiero que pienses si el Señor hoy te concede lo que le has estado pidiendo, ponte a pensar; el gozo es automático ya que la expresión de tu cara cambió. Por eso dice que al que cree todo le es posible.

La fe es un cheque en blanco, y el Señor te dice ¿qué quieres? Pídeme, por eso dice: “Pedid y se os dará”. Muchos de ustedes ni siquiera se atreven a pedir, pero el Señor dice: Pídeme ¿sabes por qué? Porque el Señor Jesús murió en la cruz del calvario por cualquier cosa que tu y yo deseemos; Èl firmó ese cheque y lo firmo con su sangre.

Hay un derecho que tenemos como hijos de Dios; es recibir lo que pedimos en el nombre de Jesús. Te hago otra pregunta ¿qué escribirías tu en ese cheque en blanco? Algunos creo que ya le pusieron hasta monto.

Muchas veces pedimos, pero no se tiene la fe suficiente para sostener lo que has pedido. No sólo se trata de pedir, se trata de esperar mientras recibes lo que Dios te ha dicho que te va a dar.

Yo espero que este día Dios revolucione tu forma de pensar y que tu fe pueda ensancharse como nunca; No basta solo con pedir.

¿Qué debes hacer mientras llega la respuesta, mientras llega ese milagro que estás pidiendo? Te voy a dar tres cosas básicas, sencillas y muy practicas de las cuales tenemos que hacer mientras llega ese milagro y esta es la primera, acompáñame a Lucas 8:49:

“Estaba hablando aún, cuando vino uno de casa del principal de la sinagoga a decirle: Tu hija ha muerto; no molestes más al Maestro.”

En esta historia estaba Jairo y el tenía una sola hija que tenia doce años, y esta hija estaba muy enferma y dice que estaba a punto de morirse. Jairo llego a los pies de Jesús a rogarle que viniese y pusiese las manos en su hija y que la sanase.

“50 Oyéndolo Jesús, le respondió: No temas; cree solamente, y será salva.
51 Entrando en la casa, no dejó entrar a nadie consigo, sino a Pedro, a Jacobo, a Juan, y al padre y a la madre de la niña.”

1. Guarda tu fe: La primer cosa que tu tienes que hacer es guardar tu fe. Tu y yo venimos a escribir nuestra petición en ese cheque en blanco a través de la fe, pero mientras eso llega, lo primero que tienes que hacer es guardar tu fe. Mira como Jesús guardò su fe; Èl no la expuso con gente que no creía, por eso es que dice que entrando en la casa no dejó entrar a nadie consigo. Sigamos leyendo en el versículo 52:
“Y lloraban todos y hacían lamentación por ella. Pero él dijo: No lloréis; no está muerta, sino que duerme.
53 Y se burlaban de él, sabiendo que estaba muerta.”
La gente se burlaba, pero automáticamente lo que Jesús hizo fue sacarlos. Hay gente que se va a burlar de tus sueños, gente que se va a burlar de tus peticiones, pero tu no debes exponer a cualquiera lo que crees y lo que esperas.
Jesús guardò su fe ¿porque sacó a todos y sólo dejó a unos cuantos? No dejó a todos los discípulos, sino a los padres y algunos discípulos.
Hay veces que nosotros debemos de guardar esa fe y no exponerla para que la gente no se burle porque lo más valioso que tú tienes no es en si tu sueño, es la fe que tienes en el. Tienes que guardar tu fe.
El Pastor David Rivera decía: “La incredulidad no es una debilidad humana, la incredulidad es pecado”. Cuando nosotros no le creemos a Dios estamos pecando. Hay un versículo que me gusta mucho y esta en Hebreos 3:12:
“Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo;”

Quiere decir que la gente que tiene incredulidad tiene un corazón malo y por ende peca. Aquí no le esta hablando a gente que no conoce al Señor, le esta hablando a cristianos, por eso dice: Hermanos, corazón malo de incredulidad, para apartarse del Dios vivo. Yo le dije Señor: ¿Por qué es pecado la incredulidad? Yo le pregunto mucho al Señor ¿usted sabe que el dicho más sabio de un sabio es “no se”? Hasta el mismo Salomón le dijo en una ocasión a Dios ¿Señor no se qué hacer con toda esta gente?. No temas a preguntarle al Señor. Entonces Dios me respondió: “Porque la incredulidad es negar lo que yo soy”. Por eso es pecado.

Con la duda le estamos diciendo a Dios “no yo no creo que tu puedas hacer eso”, “Dios yo creo que tu no eres Todopoderoso para hacerlo”. Por eso es que ofendemos a Dios cuando nosotros tenemos incredulidad; es una ofensa para con Dios, es dudar de su poderío, es dudar de su deidad, es dudar de su esencia.
Por eso es que yo declaro que en el nombre de Jesús hoy se va toda incredulidad de nuestras vidas. Entonces no vamos a pecar si no le vamos a decir: “Señor te creemos” si tu lo dices así es, porque el es Dios. Lo primero es guardar tu fe.

Lo segundo que debes hacer mientras llega ese milagro; acompáñame a Mateo 8:5:

“Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,
6 y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.
7 Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.
8 Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.”

Lo Segundo que es importante es “Confesar tu fe”, no sólo se trata de guardar la fe, sino de confesarla. Mira como este centurión confiesa lo que el cree, de una vez le estaba dando el resultado: “Y mi siervo sanara”, te hago una pregunta: ¿Has escrito ese cheque?, pero ¿has confesado lo que crees? O confiesas o vives confesando día con día totalmente lo contrario a lo que has pedido ¿que sale de tu boca?
Hemos aprendido que la fe viene por el oír, pero sale por la boca ¿qué hablas? ¿qué dices? ¿qué confiesas? ¿qué declaras? Tiene que ir conectado con nuestro corazón y nuestra mente. Le creemos al Señor con nuestro corazón, pero cuando nuestra boca habla, habla totalmente lo opuesto, entonces lo segundo es: “Confiesa tu fe”.
Y sigue en el versículo 10:
“10 Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.”

¿Usted sabe que Jesús no sólo ve la fe, sino oye fe? Yo siempre he dicho que nosotros enviamos a diario mensajes al cielo y al infierno también, con nuestras confesiones. Cuando tu le crees a Dios tu envías un mensaje y el Señor escucha; el Señor escucha lo que tu hablas, ¿qué es lo que tu dices en momentos difíciles de tu vida? ¿qué es lo que sale de tu boca? ¿salen palabras violentas como dice Malaquías? ¿o salen palabras de fe? Y el infierno recibe también el mensaje.

Cuando tu dices: “Es que yo no creo que va a poder salir” “es que esto definitivamente no se puede” el mismo infierno esta recibiendo un mensaje y dice: “Ya vi su debilidad, este hombre que no cree, es una presa fácil para que caiga”; entonces todos los días estamos enviando un mensaje al cielo y al infierno. Nunca le muestres a Satanás tu debilidad. Mejor porque no le expresamos a Dios nuestra fe, confesando, guardando esa fe.

Continuemos leyendo el versículo 10: “10 Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.”

El maravilloso se maravilló, para que Dios se maraville de algo es porque de verdad tiene valor. Dice que el Señor lo oyó, la fe se oye. Si hay algo que Dios está buscando en nosotros es fe.

La fe se ve a través de tus acciones, pero también se oye a través de tus confesiones ¿Cuántos desearían que el Señor se maravillara? Que dijera: “De cierto os digo que en toda Guatemala no he hallado tanta fe como en Tiempos de Gloria”? te gustaría que el Señor dijera eso. Yo anhelo con todo mi corazón que Dios encuentre aquí gente que le crea de verdad, no que le crea hoy y mañana ya este dudando; que le crea, que guarde esa fe, que confiese no importando las circunstancias, ni lo que le rodea.

3. Perseverar. Y vamos ir a Mateo 15:22:

“Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: !!Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.
23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.
Hay veces que Dios te tiene que sacar de ciertos ambientes para llevarte a un nivel diferente de fe. Esta mujer estaba guardando su fe y estaba confesándola porque declaraba, pero mira lo que continua en el versículo 24:
“24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.”

Como costó que Jesús le respondiera y la primera palabra que sale de su boca es un “no”, ese “no” no es de cualquiera; ese no viene de Jesús. ¿ Cómo hubieras reaccionado? Quizás un tu familiar te dice: “No, eso no es posible” , pero un “no” de Jesús, eso es diferente. Yo me imagino a esta mujer diciendo: “Ese “no”, no es lo que estaba esperando, no es lo que yo creo” esa mujer no se quedo con el no, sino que siguió, entonces dice: Entonces ella vino y se postro ante El diciendo:

“25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: !!Señor, socórreme!”

La fe te hace hacer cosas que nunca has hecho. Yo no sé si a ustedes les ha pasado, pero yo a veces digo: “Señor hace quince años jamás hubiera hecho esto”. La fe te desafía, te lleva a otro nivel. ? como hubieras reaccionado? Sabes la fe te hace seguir adelante? Cuántos están listos para salir adelante? la fe te hace perseverar; la confianza en Dios te hace seguir. Mira lo que Jesús le contesta:

“Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.
27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.
Cuando tu tienes la certeza de quien es Jesús, y como el actúa, y como el piensa; tu no te das por vencido así de fácil, dices no, yo conozco a Dios.
28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.”

¿Qué es grande para el Grande? Si Èl dijo que era grande es porque así lo es; vean la expresión de Jesús. Esta mujer no sólo declaró y guardò su fe, sino perseveró.
¿cuantos están listos para perseverar?
Quiere finalizar con este versículo, esto fue lo que me revoluciono; acompáñenme a Hebreos 11:6:
“6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.”

Dice que Dios da galardones y premios cuando lo buscas; cuando tù te acercas a Dios después de pedir con fe, tu estas seguro que Èl tiene todo lo que tu deseas; estás seguro que en Èl está TODO lo que necesito y anhelo. Si yo me acerco al Señor, de antemano yo sé que Èl me va a dar porque sé que Èl tiene la capacidad, pero yo lo busco a el primero.

Dios quiere llevarnos a una total confianza en El; dice que El Señor llama las cosas que no son como que si fuesen. ¿qué color es la camisa que llevas puesta? Imagina que el Señor te dice que esa camisa que llevas puesta es de otro color, y se torna en ese color. Así es Dios, El quiere que lleguemos a tal confianza en El que lo que Èl ha dicho, así será. Tu la puedes ver blanca, pero si Dios dice que es azul, es azul, pero si tu le crees a Dios que es azul, siendo morada le crees ¿por qué? Porque tu confianza no está en la camisa, ni en el color, sino en quien lo está diciendo.

Lo grandioso no esta en el milagro, està en quien lo hace.

El Señor me dijo: “estoy a punto de empezar a repartir esos galardones por cuanto me han creído, por cuanto han perseverado, por cuanto han guardado la fe, por cuanto me han confesado y me han creído por sobre todas las cosas; estoy a punto de entregar esos galardones”.

Vamos a estallar en fe, vamos a creerle a Dios por sobre todas las cosas ¿estas listo apara creerle a Dios? Dios necesita gente que le crea a El, es tiempo que le creas a Dios y empezarás a recibir galardones y premios que Dios tiene para ti.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238