Series tiempos de gloria

Inicio > Series - DESINTOXICA TU MENTE
DESINTOXICA TU MENTE

DESINTOXICA TU MENTE

Yo espero que la palabra de Dios hoy renueve tus pensamientos. Muchas veces la mente se intoxica y hoy vamos a aprender a desintoxicarla.

Diariamente nuestro cuerpo se intoxica con lo que hacemos o comemos. Se puede intoxicar con grasas saturadas, colorantes y azúcares. Los síntomas de un cuerpo intoxicado son: cansancio, insomnio, manchas en la cara. El estrés y la ansiedad también generan toxinas. Por eso es necesario desintoxicarse cada cierto tiempo. Puedes desintoxicar tu cuerpo comiendo frutas, verduras, grandes cantidades de agua. Otra bebida que ayuda a desintoxicar el cuerpo es el té verde.

Así como desintoxicas tu cuerpo también es necesario desintoxicar tu mente. Para desintoxicar tu mente es necesario:

1) CUIDAR LO QUE OYES

Lo que escuchas entra a tus pensamientos. Ten cuidado con qué escuchas, evita escuchar cosas negativas y llena tus pensamientos de cosas positivas, cosas de bendición.

Tus pensamientos son lo que un día escuchaste y lo hiciste parte de ti. Debes cuidar todo lo que oyes. No recibas todo lo que oyes. Debemos oír la Palabra de Dios ya que ésta limpia nuestros pensamientos.

Debemos escuchar los pensamientos que Dios tiene para nosotros.

Un claro ejemplo fue cuando Adán estando en el huerto, luego de escuchar a la serpiente, le dice a Dios: “Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí”. Dios le dijo: “¿Quién te enseñó que estabas desnudo?” preguntándole ¿qué otra voz escuchaste que no era la mía?

Recuerda que la persona con quien más hablas todos los días es contigo mismo. Pasas en un diálogo contínuo todo el día. No escuches a esos pensamientos que no te van a ayudar ni beneficiar, escucha los pensamientos de Dios.

El oír es más poderoso que lo que tu ves. Quiero que lo leas conmigo en el siguiente versículo:

Números 13:26-33 “Y anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron el fruto de la tierra. Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán. Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos”.

Lo que diferenciaba a Josúe y Caleb de los otros diez espías era que ellos escuchaban y oían la voz de Dios. Lo que los otros diez dijeron al pueblo hizo que dudaran de la promesa que Dios ya les había dado y retrasó que llegaran a la tierra prometida.

Dios te muestra que está contigo, te ha bendecido y has visto su Gloria. Aún así, muchas veces le crees más a las voces negativas que escuchas que a todo lo que Dios te ha dado.

Si recuerdas, Goliat pasó atormentando al pueblo con voces negativas durante cuarenta días, 2 veces diarias. Las palabras que él decía e tenían atemorizado al pueblo. Estoy segura que si Goliat hubiera dejado de decir esto o lo hubiera dicho menos veces, el pueblo lo habría podido derrotar.

Lo que más atemoriza es lo que se oye a lo que se ve.

Pasa en las películas, si ves una película de suspenso sin música ya no causa el mismo efecto, por que es ese sonido lo que crea el miedo. Cuando escuches voces negativas, que te quieran infundir miedo y temor, debes hacerlas callar.

Números 14:36-37 “Y los varones que Moisés envió a reconocer la tierra, y que al volver habían hecho murmurar contra él a toda la congregación, desacreditando aquel país, aquellos varones que habían hablado mal de la tierra, murieron de plaga delante de Jehová”.

Debes hacer morir primero esas voces, sólo así vas a poder ver lo que Dios te ha prometido. Es por esto que la Palabra es “como espada de doble filo” ya que la debes de usar para matar todo pensamiento contrario a los pensamientos de Dios. Al escuchar esas voces negativas es cuando debes hacerlas callar declarando la Palabra.

Contrarresta TODA palabra negativa con lo que Dios ya te ha dicho.

Pensamientos negativos: Pensamientos de Dios:

* Estoy agotado, ya no puedo más… * “Diga el débil, fuerte soy”

Nadie me quiere, no me entienden… * “Nada me podrá separar del amor

de Dios, ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados,”

No voy a poder… * “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

* Vas a perder… * *Soy más que vencedor en Cristo Jesús”

DALE DESCANSO A TU MENTE

Para desintoxicar tu mente debes descansar y reposar. Debes hacerla descansar, sacándola de el día a día. Apártate de la rutina, desconéctate. Construye un oasis en donde puedas aislarte de lo que te impide relajarte.

Salmo 23:1-2 “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará”.

Cuando reposas tu mente es cuando puedes escuchar a Dios. Él nos mandó a vivir una vida plena, no quiere que vivas afanado ni turbado. Como hijos suyos, debemos demostrarle nuestra confianza disfrutando lo que Él nos da. Jesús hacía eso con sus discípulos cuando quería enseñarles algo. Los subía a una barca y se los llevaba mar abierto en donde los apartaba y les enseñaba la Palabra.

Cuando los niños salen a recreo se olvidan de todo lo que estaban haciendo. Se desconectan. Eso se vale, somos humanos, no somos máquinas. Deja que Dios tome el control en tu vida.

El reposo es una fusión de paz y gozo. El gozo de Dios que Él ya depositó en nosotros debes dejarlo salir, no cubrirlo con tantos problemas, afanes, etc. Debes de saber que es necesario dejar que ese gozo salga. El reino de Dios vive en ti. Déjalo salir!!

3) DRENA TU MENTE

Salmo 38:6-12 (Versión Lenguaje Actual) “Tan necio he sido, que hasta mis llagas apestan; ¡están llenas de pus! Me siento cansado, y totalmente deprimido; todo el día ando muy triste. Estoy ardiendo en fiebre; nada en mi cuerpo está sano. Estoy muy débil y adolorido, tengo la mente aturdida. ¡Por qué me quejo! Dios mío, pongo anti ti mis grandes deseos; ¡no te los puedo esconder! Mi corazón late con ansias, las fuerzas me abandonan, la vista se me nubla. Mis amigos más queridos se quedan lejos de mí por causa de mis males; mis parientes cercanos se mantienen a distancia. Los que quieren matarme me ponen trampas; los que buscan mi mal amenazan con destruirme, ¡no hay un solo momento en que no hagan planes contra mi!

Acá podemos leer como David estaba atravesando por un momento donde todo era contrario y malo, pero él sabía en quién confiar.

Salmo 38:13-15 (Versión Lenguaje Actual) “Pero yo cierro los oídos y hago como que no los oigo; me hago el mudo y no digo nada. Mi Señor y Dios, yo en ti confío;”

Drena tu mente demostrando tu confianza en Dios. No pienses tanto en el problema, piensa en la solución. Eso es drenar la mente.

Demuéstrale a Dios tu confianza descansando en Él. Cuando el problema se para delante de ti, no lo oigas, no permitas que te afecte y trastorne tu sistema. Drena tu mente. Dile: ”no estás tan grande problemita, te puedo vencer en el nombre de Jesús”.

Uno de los campos de batalla donde el enemigo te ataca es la mente. Desintoxícate para caminar una vida en los caminos de Dios.

2 Corintios 4:7-9 “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;”

Aquí vemos como los problemas en nuestra vida pueden ser internos o externos, dependiendo que tanto dejemos que nos afecten y trastornen.

EXTERNOS INTERNOS

Tribulación Angustia

Apuros Desesperado

Perseguido Desamparado

Derribado Destruido

No hagas de los problemas parte de tu sistema. Son “los” problemas y no “tus” problemas. El mismo Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción pero confiad. Yo he vencido al mundo.”

Hay un gran trecho en medio del problema y tú. Es allí en donde está Dios, pero de nada sirve, si tu no confías. Él es quien te guarda y no va a permitir que nada te pase. Deja que Dios sea el centro de tu vida. Cuando el diablo se levante, la clave es: confiar en Dios y Él te sostendrá.

Los científicos no se explican por que las personas de fe viven más y se disfrutan más la vida. La vida cristiana es más sencilla de lo que pensamos o creemos cuando realmente dependemos y confiamos en Él.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238