Series tiempos de gloria

Inicio > Series - DE LO FALSO A LO VERDADERO
DE LO FALSO A LO VERDADERO

DE LO FALSO A LO VERDADERO

Pastor Alfonso Bocache

Falso significa: “engañoso, fingido, contrario a la verdad; que no es real, no es auténtico.” Falso también significa “mentira”. Hoy vamos a meditar también sobre las llamadas “mentiras blancas”. No existen las “mentiras blancas”. ¡O es falso o es verdadero! No hay verdades a medias.

¿A cuántos de ustedes les han ofrecido cosas falsas, que no son auténticas? Por ejemplo: llegas a un semáforo y te ofrecen una película pirata. Eso no es algo auténtico. Y tal vez tu dices: “Pastor, es que las películas originales son muy caras”. Es por lo mismo; los que te ofrecen los discos originales pagaron por tener derechos originales para poder venderlo legítimamente; tienen una patente. Y hoy quiero decirte que tú eres auténtico porque nuestro Señor Jesús pagó por ti en la cruz del calvario y tiene el derecho sobre nuestras vidas. Eres auténtico, no eres falso. Tú eres una creación de Dios maravillosa.

Mira esto: Yo prefiero tener uno de esos relojes que salen en las cajas de los cereales, a tener una réplica de un reloj que no puedo comprar. Porque si llevo una réplica, ando aparentando algo que no soy, que no refleja mi economía, entonces paro siendo: Falso. Debemos de ser auténticos en todo lo que hacemos.

¿Alguna vez has visto que un reloj tenga un número por ejemplo, 275 / 500 “Special Edition”? Eso significa que es una Edición Especial, y que fabricaron nada más 500, y tú tienes el número 275 de esa producción especial. Escucha esto: Tú eres una creación especial de tu Creador. Eres único (no hay otro igual a ti), eres especial y eres verdadero. Dios nos hizo seres únicos.

Y que triste que Dios habiéndonos creado únicos y especiales, vea que nuestras actitudes no sean verdaderas y genuinas; sino que salga mentira de nuestra boca y que sean falsas. Debemos de meditar en esto, para que todo lo que salga de nuestra boca deje de ser falso y que empiece a ser verdadero.

¿Tú sabes que los ganaderos marcan su ganado, para saber a qué finca o granja pertenece el ganado? Dice la Biblia que nosotros estamos marcados con El Espíritu Santo, nosotros pertenecemos al Reino de los Cielos.

Hay gente que cuando compra ropa, busca la prenda que más grande tenga el emblema de la marca que compró. Desde lejos puedes ver qué marca es la ropa que usan, por el gran emblema que portan. Las tiendas de ropa se ponen felices, porque esa gente es la que les hace publicidad a su marca. Y yo espero que así nosotros mostremos la marca de nuestro Señor Jesucristo en nuestras vidas, con una vida auténtica y verdadera; que desde donde te vean, la gente reconozca que eres un verdadero y auténtico hijo de Dios, una pieza única creada por Dios, lavado con la sangre de nuestro Señor Jesucristo.

Proverbios 19.5 (TLA):

“No hay testigo falso que salga bien librado; todo mentiroso recibe su castigo”.

No salimos bien librados cuando mentimos. Creemos que salimos bien librados, pero no es así. La Verdad siempre sale a luz. De Dios nadie puede esconderse.

La sensación cuando utilizas un metro subterráneo no es tan agradable. Tienes que ir hacia abajo, meterte en lo subterráneo, se te quedan viendo raro adentro del metro, y ya no hayas la hora de llegar a tu parada, y salir a la luz. No fuiste llamado para vivir en lo falso, en lo subterráneo, en tinieblas; fuiste llamado a vivir en la luz y claridad de nuestro Señor Jesucristo. Mi hija de 10 años me dijo algo que ella aprendió que me impactó: “Papá, la mentira corre; pero la verdad siempre la alcanza”. Por más que queramos, siempre al final, todo sale a luz. Crees que pudiste huir, pero la verdad siempre te alcanzará. Debemos de ser como un libro abierto en nuestra vida.

Debemos de renunciar a tener dos personalidades en nuestra vida. Las máscaras se utilizaban antes para imitar a otras personas. A veces quieres ser lo que no eres. Eres una persona en casa y otra en la calle. Caminas por la vida llevando una máscara. Con los amigos eres mal hablado, pero aquí en la iglesia eres otra cosa. Seamos auténticos, nacimos para vivir en libertad, no en cautiverio.

Incluso a veces yo he ministrado gente y me doy cuenta que no están siendo auténticos. Hasta para pecar se necesita hombría; para quitarse la máscara y reconocer ante Dios que nos equivocamos, pero si nos presentamos con una máscara delante de Dios, no podremos ser sanados, ni restaurados y siempre llevaremos una vida de mentira, una doble vida. Pero Dios nos quiere transparentes delante de Él, sin máscaras. Dios quiere ver gente transparente en su Reino, no perfecta, pero sí sin máscaras. Esta Iglesia es de imperfectos, empezando por el Pastor, porque TODOS tenemos defectos. Aquí no habemos perfectos, pero sí imperfectos creyéndole a Dios, mejorando y amando la verdad, para cada día ser mejores.

La Biblia dice que el padre de la mentira es Satanás, pero cada vez que mentimos y lo falso llega a nuestras vidas, ¿hijos de quién parecemos? De Satanás. Renunciamos hoy a eso, porque hemos sido llamados a ver la luz de Jesús en nuestras vidas. Jesús dijo: “Yo soy El camino, la verdad y la vida”.

Qué triste que nos oigan hablar en lenguas, adorar y alabar; y que mintamos en el trabajo. Tenemos que dar testimonio. ¿Sabes cómo se va la mentira de nuestra vida? Si hablamos verdad, porque escrito está: Y la verdad os hará libres. Fuimos llamados a ver la verdad de Jesucristo reflejada en nuestra vida.

No creas que por hablar la verdad siempre te va ir bien en el momento, pero de todo saldrás bien.

Salmos 40.5 (TLA) dice:

“Dios bendice a los que en Él confían, a los que rechazan a los orgullosos que adoran dioses falsos”.

El orgulloso siempre hablará testimonios falsos, porque el orgullo no le permite reconocer en su vida que se ha equivocado. El orgullo no te permite rendirte, te hace auto justificarte porque te hace guardar una apariencia. Debemos de aprender a hablar con verdad y reconocer cuando nos equivocamos, porque Dios aprecia eso en nuestra vida. El orgullo va de la mano con la mentira y lo falso, porque quiere guardar una apariencia, y provoca mentir con tal de hacerlo.

Por decir la verdad pueden venir problemas. ¿Te recuerdas de Sadrac, Mesac y Abed-nego? Nabucodonosor los cuestionó para ver si era verdad que no querían adorar a su dios. Y ellos respondieron que era verdad. Tuvieron problemas por decir la verdad, porque los metieron en el horno de fuego, pero al final se paseaban dentro de él; porque al final siempre saldrás bien librado. Pasas momentos incómodos y difíciles, pero al final tu momento será glorioso, de honor y de honra para tu vida.

Proverbios 14.22 (RV) dice:

“¿No yerran los que piensan el mal? Pero misericordia y verdad alcanzarán los que piensan el bien”.

Yerran es equivocarse o errar. Hay tiempos en tu vida en que tú has planificado buenas cosas y le has creído a Dios con todo tu corazón; pero hay unos que se levantan a hablar mentira en tu contra, y dan falso testimonio de los planes que tú tienes, porque detrás de planes de trabajo, familias, empresas, hay un corazón y hay un plan.

No importa cuanta gente se levante en tu contra para hablar mentira; no te preocupes, sigue firme, hablando verdad, con un corazón sano porque pronto te alcanzará la verdad y vendrá la honra a tu vida; y todos se darán cuenta que lo que se hablaba de ti, era falso testimonio, y la Gloria de Dios se derramará sobre tu vida, porque Él saldrá a tu socorro.

De Jesús decían que blasfemaba. Él fue difamado, llamado mentiroso, pero la misericordia y la verdad lo alcanzó, y hoy está a la diestra del Padre y tenemos salvación. Por más que lo difamaron y mintieron de Él, siempre fue íntegro y verdadero. ¿Se metió en líos por afirmar que era el Rey de los judíos? Si; incluso le costó su vida hablar la verdad. Pero a los justos que hablan la verdad; la misericordia y la verdad los andan persiguiendo. Y al tercer día resucitó en Gloria y en Poder. El hablar la verdad traerá sanidad a tu vida y renovará tus pensamientos.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238