Series tiempos de gloria

Inicio > Series - DE LA RENDICION A LA OBEDIENCIA
DE LA RENDICION A LA OBEDIENCIA

DE LA RENDICION A LA OBEDIENCIA

Pastor Alfonso Bocache

Tu próxima decisión tiene que ser 180º a la decisión que tomaste anteriormente.

Muchas veces cuando nos rendimos, en vez de tomar la decisión de la obediencia, tomamos la decisión de la desobediencia y volvemos a entrar en necedad.

Dice su Palabra que Él mismo es la esencia de la Palabra, pero muchas veces queremos recibir al señor Jesús por que estamos en problemas, pero no queremos recibir su palabra.

La palabra esta cerca, en tu boca y en tu corazón.

Cuando invitamos a Jesús a nuestro corazón es como abrirle las puertas de nuestra casa, pero muchas veces queremos que se quede en la entrada, no queremos que entre en nuestras habitaciones; pero si le abrimos las puertas de nuestro corazón, dejemos que entre a toda área de nuestra vida.

Nos deben de gustar las bendiciones, debemos esperarlas, debemos tener fe para alcanzarlas, pero no debemos llegar al punto de amarlas, tampoco menospreciarlas; al único que debemos de amar es a Él.

La primera razón por la cual deberíamos buscar obedecer su palabra es por agradarlo a él. Debemos ser radicales, que si nos hemos rendido delante de él es para que su voluntad se lleve a cabo en nuestras vidas.

Marcos 4:17 (TLA)

17 Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

Todo va bien hasta que un día te maltratan por obedecerle a Dios. Cuando comienzan a maltratarte por obedecerle a Dios, aquí es donde se prueba si realmente estas teniendo un cambio de 180º en tu vida.

Mira el caso de José, cuando José estaba en casa de Potifar, su mujer le ofrece dormir con él, usted sabe que la interpretación de eso es que no quería dormir, porque el pecado siempre te lo disfrazan.

Usted recordara que cuando uno pecaba siempre buscaba compañía, nunca ha visto a alguien tomando solo, siempre se quiere compañía. Si usted no tenia dinero, mire el diablo le mandaba de su provisión, llama a su amigo y él inmediatamente te invita, para eso le invitan todos; pase un momento difícil, no tenga supermercado haber si se aparecen esos mismos. Siempre queremos pecar en compañía, involucramos a otros; por eso, entre nosotros debemos guardarnos y debemos animarnos, porque perfectos no somos.

Y cuando José, la mujer de Potifar le ofrece el pecado, le dice: duerme conmigo y él le contesta que todas las cosas le han sido dadas en esa casa menos ella.

Si le dice que sí a la esposa de Potifar le va mal, y si le dice que no le va mal.

Yo imagino cuando él le dijo que no y le asió de su ropa y huyó, la mujer de Potifar comienza a maltratarlo y difamarlo, es preferible que te maltraten por obedecer a Dios que por obedecer al mundo.

No hay nada como honrar a Dios; Dios honra a quienes le honran.

Cuando dices no al pecado, obedeces a Dios , lo honras; sabes que mas allá de la maltratada, el final es sorpresa.

Tratabas mal a tu esposa, no le dabas provisión , no la sacabas ni al patio, oíste la Palabra que debes honrarla, debes proveerla en su vida, que debes tratarla como una princesa; no tardara la llamada tu mama un día; “no será que te estas yendo de boca, mijo, ni todo el amor ni todo el dinero, cuidado.” Te va ir mal por lo hacer lo bueno, o por hacer lo malo.

Lo bueno es obedecer a Dios, porque Dios siempre te sorprenderá y te dará un hogar maravilloso.

Hay personas que necesitan entender para obedecer; los hijos de Dios obedecemos por que creemos en su Palabra.

La obediencia tiene que ver con fe y con confianza que aunque no lo entiendas muchas veces tienes que estar seguro que Dios tiene tiene un buen final, que te esta formando, que Dios te sorprenderá.

Pablo y Silas, no prediquen más del evangelio, y más predicaban por quien les había dado la orden era Dios. El poder de Dios sigue a los obedientes.

Muchas veces tu obediencia es probada.

Génesis 22:1- 13

1Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.

2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.

4 Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos.

5 Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros.

6 Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos.

7 Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto?

8 Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos.

9 Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña.

10 Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo.

11 Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí.

12 Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.

13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.

Dios probó a Abraham. Abraham era un hombre de altar, era un hombre que hacía sacrificio a Dios, que sabia ofrendar delante de Dios. Antes de esto hay 4 altares, este es el quinto altar.

Me llama mucho la atención que Dios probó la obediencia de Abraham , porque las veces anteriores Abraham era obediente, cuando había que ofrendar Abraham agarraba de lo que tenia y ofrendaba eso, esta vez era diferente porque Dios lo quería llevar a su límite.

Dios prueba tu fidelidad y obediencia, más cuando hay algo que tanto te gusta o amas.

Dios pide no de lo que te sobra, Él pide lo único, lo que más amas.

Dios le pidió lo único a Abraham, lo más amado, para probar su obediencia, su fidelidad; para ver si Dios estaba por encima de lo único, de lo que mas amaba .

La obediencia es inmediata, lo tienes que hacer en el momento, si no vuelves a la necedad.

Ahora entiendo cuando le dice Abraham, mi amigo; amigo es el que llega y te dice estás mal, necesitas cambiar.

Mira la fe de Abraham que sabía que iban a volver, no sustituyendo lo que Dios había ordenado, pero había fe en Él.

Cuando Dios te da una orden lo primero que debes hacer es obedecerla y edificar un altar en tu vida, empezar a adorar a Dios, que le digas que esta siendo probado, pero que le obedecerás y que sabes que hay un final de sorpresa. Jamás Dios te va a defraudar.

Yo creo que le llama su amigo, porque seguramente nuestro mismo Dios sentía lo mismo que Abraham sentía, porque él sabía que después Él entregaría a su único hijo. Que no sea tu hijo, sea el mío.

Hay bendiciones en tu vida que han estado atoradas en tus espaldas por la falta de obediencia y no se destraban hasta que Dios te ve confiar en Él y obedecerle por completo en tu vida. Como condicionamos a Dios, te obedezco si me das esto, si me das lo otro.

Sabes que Abraham no esperaba nada, esperaba agradar a Dios.

Me gusta como mi esposa cocina, pero yo amo a mi esposa. Me gustan las bendiciones de Dios, pero amo al que me bendice.

Necesitas tomar la decisión un giro de 180º y obedecerle al 100%.

Que le obedezcas siempre no cuando tu quieres, que seas frio o caliente, no tibio.

Cuando ves a esos equipo para entrar a jugar, ves que calientan. ¿Cómo puedes mantenerte caliente?, es estar en movimiento. Tu sólo dejas de servirle a Dios y te vas enfriando.

Es imposible amar a Dios y no servirle. Por eso es que te han lesionado tanto en la vida, porque no has calentado.

El mas obediente de todos, nuestro señor Jesús, le podía ir bien con los fariseos, pero mal con el Padre. Aparentemente por obedecer a Dios le fue mal, pero la sorpresa estaba que al tercer día ÉL resucitaría, no hubo piedra que lo detuvieras, la mayor sorpresa que Dios le tenia es que hoy esta sentado a la diestra del Padre.

Gracias a su obediencia hoy tenemos vida eterna.

Espero que hoy puedas decir, Señor me rindo a ti, pero tomaré la decisión correcta, obedecerte y creer en un final de sorpresa.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238