Series tiempos de gloria

Inicio > Series - CUIDANDO NUESTRA TIERRA
CUIDANDO NUESTRA TIERRA

CUIDANDO NUESTRA TIERRA

LA SIEMBRA Y LA COSECHA

Para cosechar debemos recordar que primero es necesario sembrar. Dios te ha dado una herencia, esa herencia es una buena tierra para que tu siembres.

Deuteronomio 8:7-10

Al pueblo de Israel, Dios les dio la tierra prometida. Pasaron por el desierto pero el fin era que llegaran a esa tierra. La tierra que Dios da es para sembrarla y trabajarla.

Todos los días que tu sales de tu casa, sales con tu canasto con semilla para sembrar. Las palabras que dices son semillas, las obras que haces y tus actos son semillas.

El hombre es el que debe sembrar para que Dios traiga la cosecha. Conforme tu semilla así será tu fruto.

Tu futuro depende de lo que siembres hoy, si quieres un futuro diferente empieza a sembrar hoy de manera diferente. A base de las palabras que hoy hablas, así estas haciendo tu futuro.

Cada vez que asistes a la Iglesia tu recibes la Palabra que Dios tiene para ti. La Palabra es semilla y debes de cuidarla.

Proverbios 18:20-21 “Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; Se saciará del producto de sus labios. La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos”.

Si tu siembras amor, vas a cosecharlo a Él. Recuerda que lo que tu digas es lo que vas a vivir. Lo que tu declaras debe de ser bendición, prosperidad, bien y vida.

1 Reyes 17:8-9 Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.

La viuda le responde en el versículo 12: Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.

1 Reyes 17:14-17 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías. Después de estas cosas aconteció que cayó enfermo el hijo del ama de la casa; y la enfermedad fue tan grave que no quedó en él aliento.

Dios dio una semilla de vida y la mujer dio una semilla de muerte cuando ella habló. Es por eso que debes declarar palabras de vida y no palabras de muerte. Declara y habla palabras de vida, siempre que digas algo que sea de bendición para ti y para otros.

Todo lo que siembras debes aprender a cuidarlo. Sino tu semilla o tu fruto puede ser afectado o puesto en peligro.

Uno de esos peligros es la langosta, es una plaga que se come toda la plantación. La langosta representa el pecado, lo que tu sembraste con el pecado puede caer a tu vida.

El segundo peligro de la siembra es la sequía. Por falta de agua muere la semilla.

Levítico 26:3-4 “Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto”.

La lluvia que Dios ha prometido es para regar todo lo que siembres en acciones, el en amor, en palabras, en lo económico.

Así como será la siembra, así será la cosecha. La lluvia la da Dios, la siembra la pones tú.

Gálatas 6:10 “No nos cansemos, pues, de hacer el bien por que a su tiempo segaremos, si no desmayamos”

Aunque sea difícil y hayas sembrado en alguien o algo y aún no ves el fruto, así como dice el apóstol Pablo, NO te canses nunca de hacer el bien a los demás, Dios pondrá oportunidades delante de ti para para sembrar y hacer bien.

La semilla que siembras; que es una, da un árbol con muchos frutos; esto es multiplicación. No olvides que Dios multiplica lo que tu siembras.

Empieza a sembrar y prepárate para cosechar.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238