Series tiempos de gloria

Inicio > Series - CUIDADOS POR SU ESPIRITU
CUIDADOS POR SU ESPIRITU

CUIDADOS POR SU ESPIRITU

Pastor Alfonso Bocache

Cuando tenemos la identidad de hijos podemos disfrutar de su paternidad. Lo importante no sólo es saber que somos hijos, sino vivir como hijos. Todo lo que este mundo te ofrece, jamás te podrá dar la identidad de hijo.

Romanos 8:14

"Porque los que se dejan conducir por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. No debemos actuar como esclavos serviles y cobardes, sino como verdaderos hijos de Dios, como miembros adoptivos de su familia que pueden llamarlo: "Padre, Padre". Porque el Espíritu Santo nos habla a lo más profundo y nos asegura que somos hijos de Dios."

Aprendimos, la semana pasada, que cuando Satanás le ofrece todos los reinos del mundo a Jesús en el desierto, le ofrece la gloria de ellos; lo mejor de este mundo, pero Jesús fue guiado por el Espíritu Santo. Hay momentos en tu vida que o te guía el todo de este mundo o te guía el Espíritu Santo. El hijo pródigo, juntándolo todo, se fue lejos; lo que lo guió fue el todo y no fue guiado por el Espíritu Santo. A ti te debe de guiar el Espíritu Santo, no el todo que el mundo pueda ofrecerte. El Espíritu Santo te llevará a los planes que Dios tiene para tu vida.

Fuimos adoptados por Èl. Las escrituras dicen que a los suyos vino y los suyos no le recibieron. Fueron velados los ojos para que nosotros pudiésemos obtener la salvación. ¿No sé cuántos fueron colados? pero los colados son los que mejor se la pasan, no gasta en el traje, se comen todo, no lo critican, no conoce a nadie y se la pasa mejor que aún a los invitados.

David, por ejemplo, fue el colado. Las escrituras enseñan que fue concebido en pecado, pero Dios tenía grandes propósitos para él.

No nacimos para vivir en esclavitud; hoy tenemos vida gracias a Èl. Eres hijo con libertad. No sé si has visto alguna película o conoces la historia de cómo antes pagaban por esclavos. Hoy, muchos pagan por ser esclavos. Gente que paga por seguir atado al alcohol; pagas por una caja de cigarros que te mantiene esclavo.

Tù escoges si vives en libertad o pagas por ser esclavo. Un hijo de Dios no puede vivir así. No te conformes sólo con saber que eres hijo, sino vive como un hijo. Jesús ya pagó por tu libertad; aprécialo. Te urge que el Espíritu Santo te guie en tu caminar. Vivir en santidad es fácil; vivir en pecado es más difícil.

En 1 Corintios 2:9 nos enseña: "Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios."

Amar a Dios es rendir toda mi vida; aquellas personas que dicen "amo a Dios", pero siguen en vicios; no digas que amas a Dios. El que ama a Dios, verdaderamente, obedece su Palabra. Es un tiempo para que las personas amen a Dios, no se enamoren de Èl, que no se conformen con sólo venir a la iglesia, sino vivir como hijos.

Dios te dice "no seas cobarde". Tenemos a un Dios valiente, que lo dio todo para darte libertad y vida eterna. Aprécialo, sé valiente y rinde tu vida.

En 1 Corintios 2:11 dice: "Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios."

Mantener tu posición de hijo se pelea a diario; porque a diario tendrás tentaciones, pero es necesario vencerlas.

Sólo el Espíritu Santo sabe lo que debes de pedir, ni aún tú sabes; necesitas oír al Espíritu. Ningún simple mortal sabe lo que Dios tiene para nuestras vidas. Por eso, no es casualidad que tengamos dos oídos y una boca; deberíamos oír más al Espíritu Santo y hablar menos. En lugar de reclamar en tu cuarto de oración, escucha al Espíritu Santo; Èl te guía. Èl pedirá conforme a su voluntad y conforme a lo que conviene.

¿A cuántos les gusta recibir bendiciones? A todos. ¿A cuántos les gusta los sueños?

José tuvo la Bendición de recibir un sueño y creer por ese sueño; pero a pesar de todas las situaciones difíciles que pasó, vivió como verdadero hijo de Dios. Cuando fue vendido, aún siguió como hijo. Cuando la esposa de Potifar quiso dormir con él, aún ahí fue guiado por el Espíritu Santo y vivió como hijo. Como resultado de esa obediencia y estilo de vida como hijo, recibió sus bendiciones.

Deja que el Espíritu Santo guíe tu vida, Èl sabe lo que te conviene.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238