Series tiempos de gloria

Inicio > Series - ¿CUAL ES TU MENSAJE?
¿CUAL ES TU MENSAJE?

¿CUAL ES TU MENSAJE?

Pastora Sofía

Durante la historia el hombre ha luchado por tener las mejores comunicaciones. Antes utilizaba el telégrafo, las cartas. Esto ha quedado casi obsoleto por el Facebook el BBM, etc.

No solo existen los mensajes aquí en la tierra entre los hombres. El cielo también nos envía mensajes. Dios envía mensajes y nosotros también enviamos mensajes al cielo. Lo importantes no es solo enviar mensajes, sino enviar buenos mensajes al cielo. ¿cuál es tu mensaje? ¿Que mensaje envías tu a diario al cielo?

Dios nos envía mensajes a diario.

Una de las leyes que existe establecidas por Dios es la ley de la siembra y la cosecha. Yo cuando veo esa ley veo dos mundos paralelos. Tu haces y Dios hace. La justicia de Dios viene a través de esa ley. Tú quieres ver la justicia de Dios en tu vida, tienes que sembrar primero.

Si meditáramos y leyéramos un poco más la Palabra, nosotros podríamos provocar más a Dios a hacer más cosas.

Hoy vamos a provocar a Dios.

Existen tres tipos de mensajes

1 El mensaje que tu y yo recibimos de parte de Dios.

Cuando Jesús vino a la Tierra cuando dio sus primeras enseñanzas El subió al monte y enseñaba las bienaventuranzas. “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.” Ese era el mensaje que Jesús traía del Cielo.

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.”

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.”

Toda la Biblia está llena de mensajes de parte del cielo.

Cada vez que tu ves el sol naciendo cada nuevo día, en cada amanecer, hay un mensaje. Dios te envía un nuevo mensaje. “Sus misericordias son nuevas cada mañana.” Yo a esto le he llamado el periódico de Dios. Cada vez que tu y yo abrimos nuestros ojos a un nuevo día y vemos ese sol, Dios nos está diciendo: “mi misericordia es nueva para ti. Hoy tienes una nueva oportunidad. Puedes empezar de cero. Mi gracia, mi bondad y mi amor están sobre ti.” Esos son los mensajes que a diario nos envía el Señor.

Cada vez que tenemos un plato de comida en nuestra mesa, damos por sentado que nos lo merecemos. Y Dios nos está mandando un mensaje: “Tengo cuidado de ti” “Si le doy de comer a tantas especies de aves alrededor del mundo a diario, ¿cómo no te voy a dar de comer a ti?”

El mensaje de Dios es:

“Estoy pendiente de ti”

Había una vez un hombre que le decía a Dios:

-“Señor, yo no he sentido tu presencia”

y llegó a un lugar y dijo:

– “Señor, por favor yo quiero un mensaje en donde yo sepa que tú estás conmigo”

Y el Señor le dijo:

-“Voltea a ver detrás”

Y volteó a ver y allí se encontraba parado un niñito como de unos tres años, y el niñito le sonrió.

Y Dios le dijo:

-“Yo te estoy mandando eso. Yo estoy atrás tuyo”

Dios puede mandarnos mensajes a través de diferentes medios. Los niños, o personas, que te envían mensajes de parte de Dios. ¿Has recibido un mensaje así?

Dios es muy cuidadoso en enviarnos “buenos” mensajes. Dios puede usarnos a nosotros para enviar mensajes a otras personas y debemos de transmitir bien ese mensaje.

Incluso cuando pasamos por momentos difíciles en nuestra vida, Dios te está enviando un mensaje. “No te preocupes. Me interesas tanto, que deseo transformar y cambiar tu vida. Y esto es necesario para cambiarte” A veces le reclamamos a Dios, porque no entendemos el mensaje que nos está mandando.

Cuando un padre corrige a su hijo, a veces el hijo entiende mal el mensaje y dice: “tú no me quieres”. Pero es al contrario. El mensaje real del padre es: “Te corrijo por que te amo.

2. El mensaje que nosotros damos a otros

¿Cuál es el mensaje que tú transmites a los tuyos, en tu familia, en tu trabajo?

Isaías 3:10

Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos.

La ley de la siembra y la cosecha tiene que ver con la justicia de Dios.

Cuando eres justo y transmites un buen mensaje, te va a ir bien. Así está escrito.

Si tú como cabeza y sacerdote de familia, te esfuerzas, trabajas y cuidas a tu familia, el mensaje que le transmites a los tuyos es “me importas” Si Dios te da una familia, ¿no crees que es justo que la cuides? Por eso es que al justo le irá bien. Si provees a los tuyos, estás haciendo justicia. La Palabra dice: “el que no trabaje, que no coma”

En los mundos paralelos que yo veo si tú haces, Dios hace.

Los jóvenes cuando sacan buenas notas, envían un mensaje a sus padres de agradecimiento por darles la oportunidad de estudiar. Si Dios provee para que estudies, es justo que saques buenas notas. Si eres justo con tus papás, te va a ir bien,

Las mujeres cuando el esposo llega cansado y abatido a casa, después de trabajar, ¿cual debe ser nuestro mensaje?

Lo primero es ser buenas administradoras. Porque con eso damos gracias por lo que nuestros esposos hacen por nosotras. Por eso administraremos bien el dinero. Seremos “justas”.

Aún cuando nosotros damos mensajes a otros, el cielo reacciona. Por ejemplo:

Proverbios 11:24

Quienes son generosos, reciben en abundancia.

La Palabra es tan clara, sencilla y práctica. Cuando tu eres generoso y das a los demás, el cielo responde y te da en abundancia.

Dios trabaja conforme a lo que tú y yo trabajamos.

Hay otro proverbio que dice: “Al que es bondadoso, Dios le muestra su bondad.”

A Dios no se le puede engañar. Hay gente que cree que haciendo las cosas mal, va a recibir la justicia de Dios.

A Dios no se le va una!! Creemos que podemos tomarle el pelo. Pero no es así.

Por ejemplo: Si nos atravesamos la calle y viniera un carro. ¿Qué crees que va a pasar? No podemos pretender atravesar la calle y creer que Dios nos tiene que salvar y que nada nos va a pasar. Así no es!!

Mateo 7:7

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Muchos ya han leído este versículo y hasta se lo saben

Mateo 7:11-12

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

Esto es la ley:

“Tu puedes pedir y llamar y yo te voy a dar dice el Señor, pero todo lo que tu quieras que los hombres hagan contigo tú debes hacerlo con ellos primero

¿Será que tiene que ver el trato que yo tenga con los demás para recibir lo que he pedido?

Dios es justo y va a reaccionar, si ve que estás dando un buen mensaje a los demás.

Cuando las personas reciben la justicia de Dios en su vida, es cuando surge la envidia en los demás. De esto predicó el Pastor el domingo pasado. Pero quienes sienten esta envidia no saben por el trato que tuvo que pasar esta persona para recibir esa justicia, ni lo que ella ha sembrado. Por eso no se debe juzgar, ni tener envidia.

La envidia es un muy mal mensaje al cielo. Estás mandando un mensaje que dice: ¡“Estoy inconforme y no me parece tu justicia!”

3. El mensaje que enviamos a Dios:

¿Cuál es el mensaje que enviamos al Cielo?

Cada vez que tu lees su Palabra o la escuchas, Dios deposita una semilla dentro de ti. Y espera que tu guardes esa semilla dentro de ti, la cuides y la pongas por obra.

Con esto tú le estás mandando un mensaje a Dios que dice: “Te amo”. Su Palabra dice: “el que me ama, mi Palabra guardará.”

Necesitamos dar un verdadero menaje con nuestro estilo de vida.

La Palabra dice “Dios honra a los que le honran” (2 Samuel 2:30)

Muchos quieren recibir honra, pero no quieren honrar. Eso no funciona.

No funciona porque si fuera así Dios dejaría de ser justo y Dios no puede negarse a sí mismo.

Cuando tu ofrendas le están enviando un mensaje a Dios. Le estás diciendo “Dios yo vengo a honrarte. El fruto de mi trabajo yo lo pongo a tus pies. Yo te honro.”

Después Dios te honra.

Los que sirven a Dios le transmiten un mensaje a Dios de agradecimiento. Le dicen a Dios. “Dios estoy agradecido contigo, por eso lo mínimo que yo puedo hacer, es servirte. “

Tu vida misma transmite un mensaje al cielo. ¿Cómo está ese mensaje?

Éxodo 20:9-11

Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

Es séptimo día tiene dueño Es de Dios. ¿Honras a Dios el séptimo día.?

El venir el domingo a la iglesia no es una opción, es mandato, pero debería de ser un deleite.

Si llega alguien a visitarte ese día, tú lo invitas a que te acompañe a la iglesia, porque ese es el Día en que tu honras a Dios.

Éxodo 20:12

Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Si el séptimo día es de Dios, debes buscarlo a El.

Dios dejó ese día específico para bendecirnos.

En otra versión dice que Jehová declaró el séptimo día como un “Día Especial”

¿Que es para ti un día especial.? Es un día que sale de lo común, un día diferente!

Por ejemplo: Tu cumpleaños es un día especial!!

¿Que haces en ese día?

Lo celebras.!!

Quizás prepararas un desayuno o un almuerzo e invitas a las personas que más quieres para que compartan contigo. Y te esmeras en preparar lo mejor. Un banquete!!

No te vistes en pants o en pijamas. Te vistes con lo mejor, porque quieres verte bien.

Tienes todo preparado y a quienes tu invitaste no llegan. ¿Cómo te sientes? Ellos te están enviando un mensaje: “Tuve algo más importante que hacer”

Cómo creer que se siente Dios cuando el Día que El creó, como algo especial y apartó para compartir y estar contigo, tú decides ir y hacer otras cosas.

El también se prepara para estar contigo. Yo te aseguro que Jesús está vestido de Gala porque no es cualquier día. Y muchos vienen a la iglesia vestidos como si fueran al estadio.

Cuando tu ves a un estadounidense un día domingo bien vestido y elegante, tú sabes de donde viene. Viene de la Iglesia.

En las fiestas de quince años de hace algunos años, ¿cómo se identificaban los colados? Por cómo vestían ¿Porqué? Porque al colado que le importa quien es la quinceañera. Ni siquiera la conoce y no le interesa. El colado lo que quiere es ir a comer y bailar nada más.

Pero si el invitado conoce a la quinceañera se pone su mejor traje para celebrar junto con ella ese día especial.

A veces vienes con mala cara o cargado de problemas a la Iglesia. O a veces piensas que le haces un favor a Dios con venir. Y no!! Dios es Dios. El puede existir por sí mismo, pero tu y yo dependemos de El. Tu y yo lo necesitamos!!!

Cuando tu y yo no venimos a la Iglesia le estamos mandando un mensaje al cielo que dice: “Yo no te necesito” “Estoy bien” “Puedo solo o sola” “Tengo algo más importante que estar contigo”

Empieza a enviar buenos mensajes!!!

Los tres mensajes que te acabo de mencionar se resumen en la cruz. La línea vertical habla de un menaje hacia tu vida. La parte inferior es más larga. Esa es la siembra de Dios. Su Hijo que el dio por amor para la salvación de la humanidad. Pero Dios espera un mensaje de regreso. Y la parte lateral es el mensaje que tú transmites a los que te rodean.

Dios bendijo el 7º día. Cuando tu apartas ese día y le enseñas a tu familia a hacerlo. Este día es de Dios. Dios va primero. En ese 7º día tu labor y trabajo son bendecidos. Dios te multiplica, prospera, renueva tus fuerzas, te sana, te liberta EL 7º DÍA!!

Este es el día en el que Dios más te bendice!! Porque Dios quiere pasar ese tiempo contigo, sanar tus dolencias ya sean físicas o espirituales, transformarte a través de su Presencia, multiplicarte prosperarte como nunca antes. Porque el Día que Dios ha apartado para que sus Hijos estén con El en un día especial El pasar con Dios el 7º día nunca debe ser una opción para tu vida. Deléitate en este día especial con tu Padre para ser grandemente bendecido!!

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238