Series tiempos de gloria

Inicio > Series - CONFIANDO EN SU JUSTICIA
CONFIANDO EN SU JUSTICIA

CONFIANDO EN SU JUSTICIA

Pastor Alfonso

29 de mayo de 2011

A Dios lo rodea el bien y la misericordia. Y es su justicia la que nos recompensa. Si hemos recibido misericordia, es justo que demos misericordia. La misericordia de Dios está en nuestras vidas pero si no caminamos en la justicia de Dios no podemos avanzar por que lo que siembras, cosechas.

Yo declaro que tu vas a actuar en justicia, te va a ir bien y vas a recoger una buena cosecha. Hay quienes creen más en su propia justicia que en la justicia de Dios.

Mateo 20:1-16 “ Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. El les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo. Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros. Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario. Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día. El, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario? Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.

Este hombre salió e hizo un convenio con los primeros obreros que encontró de pagarles un denario al día. Después contrató a otros obreros. A los últimos que contrató los llamó a la hora undécima. Sin preguntarle fueron a trabajar acordando que su señor que les pagaría lo que les era justo según él. Cuando les paga, les paga lo mismo a los que trabajaron una hora que a los que trabajaron todo el día. Ambos fueron probados, unos en que confiaran en lo que fuera justo según su señor, los otros según lo que habían convenido según lo que ellos habían pedido.

Muchas personas le firman contratos a Dios: te sirvo si… A Dios se le firma un contrato en blanco. Debemos de aprender a confiar en la justicia de Dios y depender de ella para que nos vaya bien. El que confía en la justicia de Dios, le va bien. Cuando se le sirve a Dios hay que confiar en el contratista no en ningún contrato.

Dios me dijo que hay muchos que han confiado en su justicia pero a partir de hoy vas a empezar a confiar en la justicia de Dios para ver como los frutos empiezan darse en tu vida. Si confían en mi justicia, viene el segundo día en donde Dios restituirá y dará los doce denarios a tu vida. Hay muchos que no han prosperado mas por que han confiado en su justicia y no en la justicia de Dios.

Marcos 10:28-31 “Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna. Pero muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros”.

Nosotros estamos dentro de ese grupo de los que Dios dice: de los que hayan dejado todo por seguirlo y recibirán cien veces más de lo que dejaron. Los discípulos recibieron cien veces más pero con persecución, cuando eran más estaban bendecidos.

A nosotros, en el pastorado, nos ha tocado recibir calumnias y persecución cuando más recibimos de la justicia de Dios pero sabemos que la decisión que tomamos con mi familia ha valido la pena. Cuando se trata de agradar y honrar a nuestro Dios, nada nos detendrá.

Mateo 5:10-13 “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros”.

Cuando ven que la justicia de Dios está en alguien más, empieza la murmuración y la persecución. No es de que tu hagas tu propia justicia sino que Dios sea quien haga justicia en tu vida.

De cual quieres ser tu, ¿de los primeros de la viña? o de los últimos que confiaron en Dios. Cualquier convenio que tengas hecho, hoy es el día para que lo rompas y que la justicia de Dios se manifieste en tu vida. Vamos a creer en Él, en Su justicia y en Su Palabra.

Confía en Su justicia. Háblale hoy y dile: yo te firmo en blanco, cuenta conmigo Dios.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238