Series tiempos de gloria

Inicio > Series - CELEBRA TU LIBERTAD
CELEBRA TU LIBERTAD

CELEBRA TU LIBERTAD

Pastor Alfonso Bocache

16 de septiembre, 2012

Esta secuencia ha sido extraordinaria, el mensaje de hoy es celebra tu libertad. Hoy, la palabra va encajar en nuestros corazones. Dios quiere vernos celebrar en Libertad.

Te voy a dar un breve resumen; vimos la oración de Jabes (1 Crónicas 4:9-10) y aprendimos que Jabes era un hombre ilustre y que esto significaba, hombre de Peso, Honorable ante Dios.

También vimos, 2 Corintios 4:16-18; 16 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; El no vivía por las circunstancias; en medio de las circunstancia tuvo la Fe para creer que podía acontecer algo diferente para su vida.

No sé si tu piensas que Dios tiene algo diferente para tu vida, pero la tribulación es la mejor oportunidad para producir peso en tu Vida. Expliqué que si se te están alargando es por que no son leves ni momentáneas; lo que necesitas es Fe y buena actitud. Porque cuando tu ganas peso en esas tribulaciones, grandes cosas vienen para tu vida.

¿Estás listo para ganar peso? Hay un peso que debemos de trabajar; ese carácter, ese peso que Dios quiere darnos en nuestras vida para que un mayor peso de gloria venga sobre nosotros. No naciste para que en medio de esas pruebas des lastima. Jabes nació para ver la gloria de Dios en su vida, no para dar lastima.

La semana pasada puse el ejemplo de un gimnasio. Vamos al gimnasio para ganar peso en músculo y perder peso en grasa.

“Resistid al Diablo y huirá de vosotros”… cuando resistes, él va a huir de ti; sólo gente con peso logra esto. Esto sucede para que cuando salgas de esas pruebas, salgas mas fuerte y no mas débil. Di el ejemplo, ¿le sirves más a Dios que antes que tuvieras una prueba, o le sirves menos? Esto dictará si estas ganando peso o estas perdiendo peso en tu vida.

Hebreos 12:1; “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, ”

Tenemos que ganar mucho peso en nuestra vida, pero debemos poner mucho ojo, que hay peso que llevas en tu vida que no es el de gloria de Dios; lo que llevas, son cargas. Muchos creen que deben de tener un milagro; que deben de salir de esto, por todo lo que has estado viviendo, por todos los momentos difíciles, pero no es así; no por todos esos momentos que has estado viviendo vas a salir de esto. Vas a recibir tu milagro por la actitud y la fe que tienes en esos momentos difíciles. Hasta que no se vaya esa mala actitud que has tenido durante todos esos años de escasez; no veras tu milagro.

Dios te quiere celebrando tu libertad y no lleno de cargas; con un peso mayor de gloria en tu vida; pero, vivimos con tantas cargas en nuestra vida que no nos permite salir adelante y ganar ese peso de la gloria de Dios en tu vida.

Te voy a leer esta versión Hebreos 12 (TLA) “¡Todas esas personas están a nuestro alrededor como testigos! Por eso debemos dejar de lado el pecado que es un estorbo, pues la vida es una carrera que exige resistencia.”

Muchas personas llevan mucho peso y reclaman a Dios cuándo será el día en que van a salir de esos problemas. El día que salgas de ellos, será el día que decidas entregárselas a Dios.

No son las cargas de los problemas las que te dan el derecho a la victoria, si no tu Fe en medio de esas circunstancias contrarias .

Tu no viniste a Cristo para vivir con cargas; viniste a Cristo para saber a quien le debes de entregar esas cargas y así ganar el peso en Dios que el quiere para tu vida.

La vida en Cristo lo que necesita es resistencia; no es una carrera de 100 metros. La vida del cristiano es una vida de resistencia, como una maratón de 21 kms . Esta carrera es para los que perseveran; y vamos a perseverar hasta que nuestro Señor Jesucristo venga.

Hay que juntarse con personas que no llaman una carga el servirle a Dios; que no llaman una carga al diario vivir, sino que dicen: Esta es la mejor oportunidad que tengo para ganar el peso de la gloria de Dios en mi vida. Todos vamos a llevar cargas, pero el pecado te vuelve lento.

El diablo te convence de pecar y después te acusa; te hace pedazos. Tu podrías decir: Yo no vivo en fornicación; no vivo en adulterio, pero tal vez llevas mucho malos pensamientos que son pecaminosos, de murmuración, etc. Eso te vuelve lento.

Peso debes de llevar en tu vida, pero cargas no. Mira la falta de perdón, ¿a cuántos los han ofendido? ¿Cuántos han ofendido? Es cierto te ofendieron, pero a quien le hace más daño eso es a ti. Se nota cuando hablas, esa falta de perdón, no te deja vivir, perdónalo, bendícelo; pero, no remates con tu hijos; con los que tienes cerca. Mejor dedícale ese tiempo al Señor, a tu familia, quítate esas cargas. Esa persona no merece un minuto mas de tu tiempo; ni que te quite el sueño.

El fracaso es otra carga, ¿cuántos hemos tenido fracaso? Di: Ya pasó.

Hay gente que no puede levantarse de los fracasos. Es como los jugadores de fútbol, tal vez tuvieron un mal día, pero por eso no los ponen en la banca. Tu sigue adelante sirviéndole con pasión, tienes un director técnico que no te quiere en la banca. Nuevas son sus misericordias cada día; ya pasó, si te equivocaste, sigue.

Ahora tiene que estar todo listo en la casa para casarte, televisión en cada cuarto, estufa, etc. No esta mal el querer anhelar tenerlo todo desde el principio, pero si de eso depende tu relación con tu pareja, ten cuidado; porque ¿qué pasará cuando no tengas algo en tu matrimonio? Hasta ahí llegó tu relación.

Dios no te prohíbe que vivas con un sobrepeso en tu vida; eres tú el que escoge vivir con ese sobre peso en tu vida. Debes celebrar tu libertad; lo que Jesús hizo por nosotros. Dios te quiere ver sonriendo. Elimina todas esas cargas; ¿fracasaste?, no te preocupes, hoy es un nuevo día. Levántate en el área en la que hayas fracasado; Dios te da una nueva oportunidad.

La carga de la Soledad es terrible, es como el hambre; es como ir al súper mercado con hambre. Igual es la soledad; escoges lo primero que se te pone enfrente.

La envidia, todos somos tentados, pero debes echar eso fuera de tu vida. Que no te pase como los hermanos de José que al final fue levantado para proveerle a sus hermanos. Ten cuidado no sea que esa persona sea la que Dios escogió para bendecirte y proveerte a ti. Cuando alguien prospere, tú bendícelo; no debes llenarte de cargas por la prosperidad de alguien mas.

Mateo 11:28 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.”

El no dice que quita las cargas; eres tú el que decide entregárselas; Èl es un caballero que no te obliga.

En otra versión dice Mateo 11:28 “Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mí, y yo los haré descansar.”

Preocupado es ocuparte y cargarte antes de tiempo. Un consejo para no estar preocupado, ocúpate de los problemas. El problema es que no le dedicas tiempo a los problemas y solucionas lo que puedes solucionar.

Debes ver cuales puedes resolver y los que no puedas, se los entregas a Dios y estarás enfocado en producir.

El que esta desenfocado sólo piensa en los problemas y por eso no se puede poner a producir.

El problema es que no le dedicas tiempo a tus problemas. Si no puedes perdonar ve delante de Dios; estas cargado, ve delante de Dios. Es tiempo de ir delante de El.

No le echas la culpa a la iglesia, a Dios; la iglesia no es el problema; es lo que llevas dentro.

¿Quieres seguir viviendo cargado, quieres seguir con mala actitud? Dios no va a llegar a quitarte tu carga. Vendrán preocupaciones, ocúpate de ellas, y las que no, entrégaselas a Dios. Cuando estas cargado no puedes disfrutar nada, ni a las personas que Dios te ha puesto.

Jesús dice ustedes viven siempre cargados y angustiados, El dice; ¿por que vives así? venid a mi los que están cargados y angustiados. Quiero pedirte que hoy vayas a El, cierra tus ojos y dile hoy vengo a ti, en ti confío. Te pido perdón por mis pecados y te recibo en mi corazón como mi único Dios y mi único salvador, ven a mi Jesús. Amén.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238