Series tiempos de gloria

Inicio > Series - CELEBRA TU IDENTIDAD
CELEBRA TU IDENTIDAD

CELEBRA TU IDENTIDAD

Pastor Alfonso Bocache
19 de agosto del 2,012

La predica de la semana pasada fue de gran bendición.

Yo me dije: “Señor somos hijos”. Lo más grande que ha pasado en mi vida no es ser Pastor, es ser hijo de Dios. Lo mas grande que va a pasar en tu vida no es ser mujer, hombre o empresario. Es ser hijo de Dios. Eso es lo que tu haces. Ser hijo, es lo que eres. No importa lo que pase somos hijos. Debemos celebrar nuestra identidad. Somos hijos y tenemos vida eterna. Dios está con nosotros.

Me impresionó el versículo:

Más a todos lo que le recibieron les dio potestad de ser hechos hijos.

Potestad significa: apoderarse, tomar algo. Una cosa es lo que Dios hizo por nosotros, pero otra es lo que nosotros vamos a hacer por lo que Él hizo. Esa ya es tu decisión. Vamos a tomar lo que Él nos ha dado.

Fue crucificado en la cruz del calvario. Se levantó entre los muertos. Está a la diestra del Padre. Dice que a Él se le ha dado toda potestad en los cielos y en la tierra. Por eso es que cuando el diablo le ofrece a Jesús en el desierto: “si postrado me adorases te daré todos los reinos del mundo” no acepta. Jesús sabía su identidad con el Padre. El sabía que el Padre ya se las había entregado y que estaba a punto de dárselas.

Para nuestro Dios no hay nada imposible. Llevó nuestras enfermedades. Están tus sanidades. Está tu bendición. Dice que se hizo pobre no que era pobre. Se hizo. El no era pobre. El era el dueño del oro y de la plata. El dice yo puedo prosperarte, bendecirte, yo puedo sanarte, yo puedo restaurarte, pero no lo tomas.

A mis hijas les digo que no tienen derecho de llevarse algo del super, hasta que yo no lo haya pagado. El ya lo pagó todo con su sangre.
¿Qué estamos esperando para tomarlo?

Cristianos hay un montón, pero hijos con identidad, hay pocos.

Había todo un ejercito de Israel ante un gigante, pero ninguno tenía identidad. Eran grandes guerreros y diestros en lo que hacían. Algunos son diestros en levantar sus manos y decir aleluya y amen, pero no tienen identidad.

Pero llegó David a Saúl con identidad de Hijo. Y David decía: lo que Dios ha hecho en privado conmigo, lo haré en público. Si me llevan una ovejita yo salgo tras ese oso y león y Dios me los entrega en mis manos. Él sabía quien era Dios en su vida. Le decían: pero eres un muchacho. Pero no eres un guerrero. David debió pensar: que digan lo que quieran, pero Dios está conmigo y soy un Hijo de Dios y Dios respalda a sus hijos. ¿En dónde está ese gigante? Pónganme ese gigante.

Cuando tú tienes identidad con Dios no te sientes de menos. Ni su papa quería a David. Ni se recordó de él. Pero aun así no era recha. Los que tienen identidad no son recha. A usted aquí puede no saludarlo nadie, pero usted es un hijo bendito de Dios.

En el trabajo te pueden hacer a un lado pero cuando tienes identidad firme delante de Dios tú sabes quien eres. Tu celebras!! Si no te celebran tu cumpleaños, tu te lo celebras!!

“Porque soy un hijo de Dios no tengo esos complejos”

Yo no quiero una vida normal. Lo declaro hoy. Yo quiero una vida anormal. Normal es que el 75% se divorcien y el otro 10% no se soporta. Eso es una vida normal hoy en día. Hoy con tanta enfermedad, lo normal es vivir enfermo. Pero yo quiero una vida anormal. Yo no nací para llevar una vida normal porque yo creo que donde no hay, va a haber. Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios. Yo no quiero una iglesia normal. Yo quiero una iglesia anormal para una ciudad normal. Yo no quiero lo que el mundo me ofrece. El mundo va a anhelar lo que nosotros tenemos. No queremos ser normales!!!

Jesús no era normal. Hizo lodo para sanar a un ciego. Escupió a otro. Sanaba en el día de reposo. No era lo normal. Es que Dios te sorprende.

¿No te han dicho que eres raro?? “Vas a la iglesia y llevas biblia. Vos que te está pasando, te estas fanatizando” ¿No le han dicho así?

Somos una bola de anormales. Hombres de fe que aunque no vemos nada, lo creemos. Vemos la salida viendo a los cielos. Dios va a multiplicar y va a hacer algo. Estos son los hijos con identidad y no con timidez. No te avergüences del evangelio. Cuenta que estas yendo a la iglesia y que Dios está transformando tu vida y que sabes lo que es ser Hijo de Dios.

Romanos 8:17
Y si hijos también herederos. Herederos de Dios y coherederos con Cristo. Si es que padecemos juntamente con el para que juntamente con el seamos glorificados.

Mira esta versión

Y como somos hijos tenemos derecho a todo lo bueno que el ha preparado para nosotros.

Una vez recuerdo que fuimos a un gran templo en Dallas. Era algo enorme. Y recuerdo que estábamos con mas pastores y al ver ese gran templo uno de ellos me dijo: “yo después de ver esto de una vez me bajo” No, le dije. A mi me inspira. Si lo hizo con Él, lo hace conmigo. ¿Y no soy hijo yo también? Lo va a hacer conmigo también. A veces somos tan acomplejados.

Cuando tú tienes fe y crees mejores cosas recibirás porque tenemos derecho a todo lo bueno que Dios ha hecho y el quiere bendecirnos. Dios tiene buenas cosas.

Nuestro estado de ánimo puede cambiar a veces. Pero el de Dios no cambia. Nuestros pensamientos pueden cambiar, pero los de Dios no cambian. Que lindo ser hijo de un Padre así. A veces nosotros como papás cambiamos. Le ofrecemos comprarle algo a nuestro hijo, pero al tiempo ya no, porque estamos de mal humor. Cambiamos!! Dios no te dice hoy si y mañana no. Dios cumple su Palabra. Sus misericordias son nuevas cada mañana. ¿Te imaginas si Dios amaneciera de mal humor? No estaríamos hoy ninguno aquí!!

Todo lo bueno lo hizo para nosotros, pero ¿lo vamos a tomar o no? Tenemos que tomarlo!!

David era un hombre con identidad. Dice: el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida. Así habla un Hijo. El que tiene identidad dice: esta semana me va a seguir el bien y la misericordia y no habrá día que no me sigan. Habrán problemas pero el bien y la misericordia van conmigo y yo le paso encima a los problemas

Dios te sigue a ti. ¿Puedes creerlo??

Todos los días!!

Moisés llevaba 40 años en el desierto y voltea a ver sus hombros y la zarza ardiendo lo venía siguiendo. Era la misma Presencia de Dios siguiéndolo. Aún en un momento de dificultad. No importan las veces que te hayas equivocado. Dios te sigue.

Jonás, un fugitivo. Malas decisiones a veces tomamos. Pero aun en esas malas decisiones Dios te sigue. Las consecuencias son a veces graves, pero esas son tuyas. El Señor no tiene ningún problema de quedarse 40 años en un desierto, al final Él no vive allí. Eres tú. ¿Quieres vivir un infierno en tu casa? Eres tu y tu decides.

Jonás desobedeció, iba en el barco y una tormenta lo venía siguiendo. Era el Señor siguiéndolo. El Señor lo estaba siguiendo. Él te sigue a donde quiera que tu vayas. Los discípulos de Jesús estaban en la barca. Tremendos hombres de Dios que en una lluvia y gritaban asustados por la tormenta. Y cuando ven sobre sus hombros, Jesús venía siguiéndolos. Jesús te sigue aún en tus peores momentos. Cuando tú crees que no das más, Jesús viene caminando. Jesús te está siguiendo y te seguirá todos los días de tu vida.. Por mas fuertes que sean las tormentas, te va a sorprender, porque el te va a seguir.

La mujer samaritana. Esa mujer venía triste, porque cinco maridos había tenido y el que tenía, no era su marido. Esa mujer no tenía identidad estaba buscando la identidad de Dios en un hombre.

La identidad que tal vez nunca recibiste, Dios puede dártela.

Aunque todos un día te dejen Dios no te va a dejar. Aunque te equivoques no solo no te deja, te sigue. Tal ves un día todos se apartan cuando estas en tormenta, pero el Señor te va a seguir a donde sea que vayas.

Yo me imagino a esta mujer samaritana volteando a ver sobre sus hombros. Y quien estaba allí. Alguien que le dice: Yo tengo ríos de agua viva para ti. Le estaba diciendo: Lo que esos hombres no han podido dar a tu vida, yo lo tengo. Lo que has estado buscando por tanto tiempo, yo lo tengo. La siguió hasta su soledad. No importa que tan solo tu te puedas sentir, levanta tus manos, trae identidad a tu vida. La soledad no es ausencia de rostros. La soledad es la ausencia de Dios en la vida. Esta mujer estaba tan sola, pero Jesús la siguió hasta su soledad. Esa mujer jamás fue la misma.

Te demostraré que terminó con identidad.

Esta mujer fue una evangelista. Fue a hablarle a toda la ciudad de Jesús. El que tiene identidad habla de Cristo sin ningún complejo. Lo acababa de conocer y ya estaba predicando de El!

Ten identidad de quien eres y quien es tu Señor, tu Dios y de lo que ahora has decidido para tu vida.

La mujer samaritana llevó a toda la ciudad a los pies de Jesús. Los hijos que tienen identidad, cambian naciones. Si somos hijos con identidad vamos a cambiar este país.

Lázaro: un cristiano que había estado con Jesús en su casa. Se murió. Tres días muerto. Tenía una piedra y hedía. Yo me imagino cuando Jesús dice: Lázaro levántate, él vio sobre sus hombros y vio a Jesús. Jesús lo había seguido hasta la muerte.

Si hoy todos nosotros tuviéramos que partir, Jesús nos va a seguir. Vamos a estar con Él en su Presencia. No te va a dejar ni un solo día. Ni el día que nos toque partir porque va a llegar por ti. No te va a dejar jamás!!!

Celebra que eres hijo!!!

Pedro: Negó a Jesús tres veces. Una vez ya era terrible, pero tres veces…..!! Sabes que Pedro se sintió muy mal, lloró y partió. Y él sabía que Jesús iba a resucitar, pero se fue a pescar. Dos años había estado sin pescar y vuelve a hacer lo que antes hacía, porque había fallado. Y es el peor engaño que el diablo puede hacer en tu vida de Hijo. Empezó a hacer lo que ya no hacía, a pescar nuevamente y me imagino a Pedro cuando ve sobre sus hombros. Jesús había resucitado y le estaba preparando el desayuno. Jesús te sigue en tus fracasos.

Que lindo es ser hijos!!!

Aún en tus fracasos Él te sigue, te levanta si te equivocas, te da ánimo y te dice que es tiempo de levantarte. Nuevas son sus misericordias cada mañana. Pedro fue un hombre que con la sombra hacía milagros y Jesús sabía que él se iba a levantar. Había fracasado, pero era tiempo de levantarse. Los hijos nos equivocamos pero nos volvemos a levantar porque tenemos identidad.

Levántate, porque él te sigue aun en tus fracasos. El está aquí hoy y te ha seguido hasta el día de hoy.

La última cena: Jesús era tan detallista. Reservó el gran aposento alto. Lo más alto.

Hay uno de los discípulos que no tenía la identidad en Jesús y ya no se quedó a la última cena. Fue Judas. Después de haber probado el bocado Satanás entró en él y Jesús le dijo: Lo que tengas que hacer, hazlo ya.

¿Quién es el que manda? ¿Quien dio la orden?

O sea que el Diablo le hace los mandados….

“Aquí hay un plan que cumplir. Tú me sirves a mi para este plan, vas y lo que tengas que hacer, lo haces.!”

Yo me imagino a Judas. Se sienta. Ve esa mesa y prueba el primer bocado. Le dice Jesús: te levantas y haces lo que tienes que hacer. Pero la mesa es para los Hijos.

David decía: Aderezas mesa delante de mi en presencia de mis angustiadores.

“De esta mesa te me vas, pero si quiero que veas como están mis hijos en la mesa. Que por más que los hagas tropezar siguen siendo hijos. Por mas que se hayan equivocado siguen siendo mis hijos. El va a aderezar mesa delante de ti en presencia de tus angustiadores.”

El diablo no podrá ser hijo nunca. No podrá ser hijo como tú. Tú te sientas a la mesa y un día Dios te honra, te prospera, te bendice, frente aquellos que te han querido hacer daño. Así de bueno es Dios.

En esta casa siempre habrá un lugar para ti. Por más que te equivoques esta es tu casa. Aquí estamos para levantarte. Si tropezaste, eres un hijo de Dios y aquí nos reunimos Hijos de Dios y te puedes sentar a la mesa y gustar de su Palabra y su Presencia.

Lucas 15:14

14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.
15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.
16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.
17 Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!
18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.
20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.
21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.
22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.
23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;
24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.

Dice volviendo en sí. Cuando te conviertes al Señor y tomas tu identidad de Hijo, vuelves en ti.

¿Cuántas cosas hemos hecho por las cuales hemos pensado que no somos dignos de ser hijos de Dios.?

Vino el hijo pródigo y cuando el padre le ve de lejos. lo primero que hace es correr hacia él y le besa el cuello. Eso hace el Señor en nuestras vidas. Cuando tu piensas que ya no eres digno de ser su hijo, el Señor te abraza. El padre no lo regañó. Las consecuencias de sus malas decisiones estaban a la vista. Dios no te va a decir algo. Fue tu decisión. Pero Él te dice que está para abrazarte, para levantarte y que jamás serás un jornalero. Un jornalero recibe sueldo, los hijos de Dios son hijos a pesar de lo que hagan!!

El hijo pródigo se levantó, creyó y fue a la casa del Padre.

Quien como nuestro Padre!!

El hijo pródigo perdió su herencia. Yo no sé que has perdido. Quizás cosas que tus padres terrenales te han dado y no podrán ellos reponértelo. Pero tu Dios si es capaz de devolvértelo a dar, porque dice que todo lo que el diablo te quitó Él te lo va a devolver siete veces. Dios te vuelve a levantar!!!

Soy un hijo y me vuelvo a levantar!!

25 Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas;

Había música. Todas las luces y música que hay aquí en la iglesia están porque hacemos fiesta cada domingo. Porque estábamos muertos y nos ha dado vida. No crea que estamos haciendo un show o que somos discoteca. No. Si antes ibas a la Disco a celebrar tu muerte, ¿como no vas a venir ahora aquí a celebrar que estas vivo, que eres un hijo de Dios y que has nacido de nuevo?

Lucas 15:26

26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
27 Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano.
28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase.
29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.
30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.
31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.

Mira que triste. Un hijo estaba lejos de casa y lejos del padre. Pero el que estaba en la casa estaba tan lejos como el hijo pródigo. Porque no tenía identidad de hijo. El Padre le dice: “Todo lo que tengo es tuyo. El becerro gordo lo hubieras podido tomar”. Lo que pasa es que no se sentía hijo en casa.

Nuestro padre es así. Tú le pides perdón y te arrepientes y el te da una nueva identidad, te levanta no importa lo que hayas hecho. Le moleste a quien le moleste, así es Dios y te va a levantar. Te pondrá anillo y te dará vestidos nuevos.

32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

Es necesario que hagamos fiesta. Cada domingo celebramos. Y cada día de tu vida debes andar de fiesta. Porque estabas muerto y ahora tienes una nueva vida!! Así que hagamos fiesta porque aquí hay hijos con identidad que creen. HOY HAY FIESTA!!

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238