Series tiempos de gloria

Inicio > Series - CELEBRA QUE ERES HIJO
CELEBRA QUE ERES HIJO

CELEBRA QUE ERES HIJO

Pastora Sofía

12 de agosto del 2012

Hay veces que mientras mas conocimientos y más información queremos aplicar en nuestra vida. Hay veces que creemos que mientras más cosas hacemos, más felices vamos a ser.

Pero no es así!!

Hoy traigo un mensaje poderoso. Dios hablo a mi corazón y me ha estado hablando durante muchos días acerca de esto.

Es bueno hacer las cosas y que te pongas metas. Pero no es bueno afanarse.

Lo que debemos de hacer como hijos de Dios es disfrutar lo que tenemos y disfrutar quienes somos.

A veces nos complicamos la vida de muchas formas.

Jesús quiere que llevemos una vida sencilla. Jesús es sencillo, pero no simple.

Por ejemplo: nosotras las mujeres, tenemos nuestro día de la hormona. Ese día andamos raras no sabemos que ponernos. No hayamos que nada en el closet, nada nos gusta, estamos gordas, cutas, que el pelo, los zapatos no nos quedan bien, el cincho no combina con los zapatos, cambiamos la bolsa y luego tenemos que cambiar el maquillaje. Que complicado!!

Y Jesús quiere que llevemos una vida más sencilla.

Hemos estado presentando un Jesús que no es exactamente como la Biblia lo enseña

Por ejemplo: cuando Jesús convirtió el agua en vino; eso fue en las bodas de Caná. Para que a Jesús lo invitaran a esa boda, Él debe de haber sido una persona muy divertida. Nada que ver con aburrido. Jesús fue a esa boda, pero no a predicar, ni bendecir a los novios, ni a sanar. Ni siquiera fue a convertir el agua en vino, ese fue un favor que hizo mientras estaba allí.

A veces queremos espiritualizar tantas cosas. Jesús venía de haber estado 40 días en el desierto, pasar hambre, sed y fastidiado por el diablo. Y quizás dijo: “me caería ir a una boda, Allí hay comida, bebida y amigos con quienes platicar”

Jesús quiere que aprendamos a disfrutar la vida que Dios nos ha dado. El propósito de Jesús al ir a esa boda era divertirse. Él no quiere que nos complicamos la vida. Dios es tan práctico!!

Por ejemplo: los hombres tienen algo con los carros. No se pueden parquear mal. Hay que parquearlo de tal forma o de la otra. No lo quieren poner cerca de otro carro para que no se lo puerteen. Igual se los van a puertear cuando la esposa lo agarre.

A veces dejamos de disfrutar las cosas que Dios ha puesto delante de nosotros. Buscamos la perfección. La perfección nos roba el gozo. Lo que tenemos que buscar es la excelencia, dar lo mejor de nosotros. Pero no entrar en el afán de hacer las cosas perfectas y dejar de disfrutar lo que Dios nos ha dado.

En el antiguo testamento Dios había puesto una ley que ningún hombre podía cumplir. ¿Porqué hizo eso? Porque el hombre tenía que llegar al momento de entender que necesitaba un Salvador. Hay situaciones en tu vida que por más que tu quieras no logras nada y es allí en donde Dios dice: “quiero que reconozcas que me necesitas a mí para poder avanzar”.

Muchas veces el Señor nos da pita, y nosotros muy confiados seguimos tirando de ella, y Dios dándonos más pita. Cuando se acaba la pita, ¿para donde vas a agarrar? Ya topaste. Y allí es cuando Dios dice: allí es a donde quería llevarte; a que te des cuenta que sólo yo puedo hacerlo”.

Hay momentos en tu vida en donde tienes que hacer un alto. Hay cosas que son imposibles para nosotros, pero necesitamos a Dios para verlas realizadas. Lejos de Él no podemos hacer nada.

Juan 9:1

1 Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.

2 Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?

A veces somos muy espiritualoides. Los discípulos también estaban así, preguntando quien había pecado para que el ciego naciera así.

3 Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.

6 Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego,

Escupió en tierra!! Por eso es que Jesús no entraría a muchas iglesias el día de hoy.

Mira la preparación del colirio de Jesús.

¿Cuánta saliva habrá tenido que emplear Jesús para hacer Lodo?

¿Me pregunto como habrá sido?

Jesús se debe haber divertido haciendo su colirio. El ciego no salió corriendo porque no podía ver lo que Jesús estaba haciendo.

Y luego le dice al ciego que se fuera a lavar al estanque.

¿Cómo le habrá hecho el ciego para llegar con los ojos llenos de lodo?

El ciego no sólo no miraba, y con el peso del lodo en los ojos, menos. Cuando tú estas más cerca de tu milagro es cuando más negras se ponen las cosas. Cuando más pesado se siente todo, es cuando estás más próximo a recibir tu milagro.

Jesús hace las cosas totalmente diferentes a nuestra razón e intelecto .

Me impresiona como Jesús hacía los milagros. Solo Jesús podía hacer las coas así.

Había un sordo al que Jesús le tapó los oídos con los dedos y luego escupió y le tocó la lengua. No dice con qué se la tocó. Si tenía los dedos en los oídos del sordo, ¿con que le tocó la lengua? ¿Le escupiría directo en la lengua?

Y el sordomudo sanó.

El Señor no tiene métodos. El hace como el quiere.

Al ciego le dice que se vaya a lavar al estanque de Silóe. Cuando más negro se ve todo en tu vida Jesús te esta enviando a un estanque en donde están las respuestas. Solo te pide que seas esforzado y valiente para que puedas ver el milagro que quiere hacer en tu vida.

7 y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.

10 Y le dijeron: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos?

11 Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista.

12 Entonces le dijeron: ¿Dónde está él? El dijo: No sé.

Ni siquiera sabía en donde estaba Jesús.

13 Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego.

14 Y era día de reposo[a] cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos.

15 Volvieron, pues, a preguntarle también los fariseos cómo había recibido la vista. El les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo.

¿Que parte no entienden?

Ellos estaban más preocupados en la forma que ver el milagro. No podemos llegar al punto de estar más preocupados de cómo Dios va a hacer las cosas. No preguntes. Que importa cómo lo haga. Lo importante es que lo haga. Mejor dile: “Señor yo te creo. Yo voy a ver mi milagro”.

Estaban muy afectados porque el día de reposo no se podían hacer milagros. Esa es la mentalidad de los religiosos. Ellos en lugar de disfrutar el milagro, querían saber como había sido.

Nosotros somos raros.

En vez de disfrutar el día estamos pensando en todo lo que tenemos que hacer. En vez de disfrutar a nuestros hijos estamos más preocupados de que les depara el futuro. En vez de disfrutarnos a Dios estamos mas preocupados por el llamado que Él mismo nos hizo. Dios quiere llevarnos a disfrutar. No podemos saturar nuestra vida de preocupaciones a tal punto que dejemos de disfrutar lo que tenemos enfrente. Te preocupas r tanto por tu familia que ni siquiera te la disfrutas.

Recuerda que hoy estamos aquí y mañana quien sabe.

Está el ejemplo de Marta y María:

¿Cuánta gente no invitaría a Jesús a comer?

A Él lo seguían las multitudes. Y aceptó la invitación de Marta, María y Lázaro porque los amaba. Y Marta estaba más preocupada en querer agradar a Jesús que en disfrutarlo. A veces nos pasa así. No podemos preocuparnos más en agradar a Jesús que en disfrutarlo.

El Padre quería hijos y sembró uno Fuimos creados por su placer. Hasta que nuestra conciencia, alma y espíritu no entiendan eso, no vamos a poder disfrutar todas las bendiciones. Marta estaba afanada y María pensaba: “Marta que se haga un colocho, yo me voy a sentar a sus pies, voy a disfrutar a Jesús, a oírlo, a estar con Él. A veces estás aquí en la iglesia, esta la presencia de Dios y en vez de disfrutarlo estás pensando más en qué vas a comer y a darle de comer a tus hijos, y no de disfrutarlo a Él.

Mira la actitud del hijo pródigo:

Lucas 15:17

17 Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

Me levantaré e iré a mi Padre. No dijo: “En la casa de mi padre hay pan me levantaré e iré a la casa de mi papá”. Dijo: “me levantaré e iré a mi padre”. A pesar de haber pecado, el hijo pródigo tenía una identidad con el padre. El disfrutaba al padre. Lo que se había perdido el hijo prodigo no era tanto estar en la casa del padre, era estar con el padre.

No se cuánto tiempo tienes de conocer a Jesús. Tal vez no lo conozcas todavía. Hoy es tiempo que empieces a disfrutar a Jesús. ¿Cuándo vas a empezar a disfrutarlo?

La solución a tus problemas no está en la casa del Padre, están en Él.

El padre le preparó una fiesta y mataron al becerro más gordo. Y el hijo mayor estaba allí.

28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase.

29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.

Este hijo estaba más preocupado en obedecerle que disfrutar al padre. Está bien que te esfuerces en agradar a Dios. Pero este afán no debe ser más importante que disfrutarlo a Él y dejar que Él te disfrute a ti.

Estaba más preocupado en las bendiciones que en el Padre.

¿Sabes como Dios te ve?

Así……

(La Pastora carga a una nena de 1 año)

Esta niña yo la vi nacer y ha crecido allá adentro con nosotros en las oficinas de la iglesia. Ella no tiene que hacer nada para agradarme.

¿Qué tiene que hacer ella?

Nada!!

Así es el Padre. Así es el Señor. Así nos quiere.

Hay gente que piensa: “Si no sirvo no le voy a agradar. Si no hago esto o aquello…”

Tú ya le agradas porque eres hijo. Eso no significa que no vayas a servir. Servirnos porque nos sentimos agradecidos.

Cada domingo el Señor te espera, solo para tenerte así, y tu vienes tan preocupado y tan afanado.

El Señor te dice: “No tienes que hacer nada. Ya me agradas. Desde antes de la fundación del mundo, ni siquiera pensabas en nacer y ya me agradabas”.

A veces entras en tu cuarto de oración y solo con estar allí Dios te dice:

“Ya me agradas”.

El amor de Él no depende de lo que hagas o dejes de hacer. Es un amor Agape, eterno, que no tiene límites.

¿Cuántos quieren sentirse así?

Dios quiere que cuando vengas a su casa te sientas así. Le agradas al Padre. Dios te ha creado para su placer. Tienes que disfrutar y aprender a ser hijo. Si no aprendes a hacerlo, no vas a recibir todas las bendiciones que Él te tiene. Hay argumentos, estructuras que te limitan a recibir las bendiciones que tiene para ti.

Cuándo vamos a pararnos como hijos y decir: “No importa lo que haga o deje de hacer yo ya te grado porque soy tu hijo. ¿Cuándo vamos a decirle eso al Señor?

¿Crees que Dios no conoce tus defectos y debilidades?

Dios te ama y acepta como tu eres. Él te quiere llevar a otro nivel. Quiere que le creas y que seas feliz. Con todo lo que Él ha pagado por ti, no es posible que no llegues a disfrutar cada día de tu vida.

Jesús cuando se bautizo Dios dice: “Este es mi hijo amado y en Él tengo complacencia”. Jesús no había predicado, sanado, levantado muertos, ni había hecho milagros, señales y prodigios, ni actuaba como profeta o pastor. ¿Por qué Dios dice eso?

Porque el Padre quería que la identidad que Jesús tuviera no se basara en lo que hacía, sino en quién era. Cuando tú tienes una identidad y sabes quién eres, tu identidad no la van a definir los logros y éxitos que puedas tener, aunque Dios quiere que tú los tengas. Pero aun así, si fallas o fracasas, tu identidad siempre va a estar allí. Dios quiere que aunque pases momentos buenos o difíciles mantengas tu identidad con Él. Si todos entendiéramos esto y viviéramos así nuestra vida seria diferente.

Jesús disfruté todo lo que hizo. Yo me magino a Jesús disfrutando cuando hacia un milagro. Él se disfruto aun el camino a la cruz. Dice “por el gozo puesto delante de él.” Porque Él sabía quien era. Tenia identidad con el Padre

Juan 1:12

12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

Tu existes porque Dios así lo quiso. No fue porque tu papá o mamá decidieron tener una noche de gloria. Si no porque Dios dice: “yo quiero y es mi voluntad que esta persona nazca. Porque lo quiero para mi placer, para disfrutarlo como hijo. Porque no importa lo que haga o deje de hacer. Él me agrada”.

Potestad significa: apoderarse, echar mano, tomar y agarrar.

Potestad de hijos.

No disfrutarnos como hijos porque no tomamos lo que nos corresponde como hijos. Lo que tienes derecho como hijo a agarrar, porque no lo crees.

El amor de Dios es muy grande.

Una cosa es lo que Jesús hizo en la cruz del Calvario, es el precio que Jesús pagó. Los sabemos en teoría, pero otra cosa es tomar los beneficios de la muerte de Jesús en la cruz. Son dos cosas diferentes. La muerte de Jesús nos trajo beneficios. Para eso murió.

Isaias 56:4

4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;

No dice llevó las enfermedades. Dice: llevó “NUESTRAS” enfermedades. Entonces, ¿porqué estás enfermo?

El Poder de la Cruz es hoy!!

Jesús llevó nuestras enfermedades de hijos y sufrió nuestros dolores, no los del mundo entero. De los que le reciben, los que creen en su nombre, los que les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Hay una gran diferencia entre creer lo que Dios hizo y el poder de la cruz en nuestras vidas hoy.

Por sus llagas fuimos nosotros curados. Hay muchas gente que no disfruta ser hijo. Tienen las bendiciones enfrente y no las toman.

Así estamos muchas veces delante de Dios y Jesús te dice: ¿Cuándo me vas a creer que eres mi hijo, que yo pagué en esa cruz para que fueras bendecido, prosperado, sanado. No fue sólo en el momento de la cruz eso es hoy. La fe es para hoy.

¿Cuándo le vas a empezar a creer a Jesús?

Es para hoy!!

La sanidad es un derecho legal. Tienes que saber tus derechos de hijo. No tienes porqué estar enfermo. Jesús pagó por nuestra libertad.

Gálatas 5:1 dice:

5 Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

¿Porqué estas atado? ¿Disfrutas de esa libertad? ¿Porqué si Jesús pagó por tu libertad como hijo no puedes dormir? ¿Porqué tienes ansiedad? ¿Porqué tienes que tomar pastillas e ir en donde el psicólogo? ¿Porqué como hijo, no estás agarrando lo que te pertenece? Porque tu tienes que decidir levantarte y tomar lo que te pertenece. Jesús no lo va a hacer por ti.

Como el ciego: hay que ir al estanque a tomar la bendición.

¿Disfrutas de la libertad? ¿Vives con culpa y condenándote?

Jesús ya ni se acuerda y tu sigues condenándote. Jesús se hizo maldito en la cruz para que fueras libre.

¿Vives triste y deprimido? ¿Donde está la libertad que Jesús te dio?

Lo que pasa es que no la tomas porque no te siente hijo. Cuando te sientas hijo va a ser diferente.

No puedes tomar algo si no fue pagado primero, pero Jesús ya lo pagó.

Juan 19:28

28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed.

Antes de entregar su vida Jesús ya sabía que iba a ser “consumado”

29 Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.

30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

Consumado. Es como cuando tu vas a un restaurante y como no sabes que te van a invitar pides lo más barato. Y cuando te dicen: “yo te invito”, te arrepientes de no haber pedido los camarones.

Consumado es. Ya está pagado. Ya está terminado.

Tu libertad, tu sanidad ya están pagadas. Tú solo tienes que decir: “esto es mío. Ya está pagado”.

Empieza a tomar HOY lo que te pertenece; a tomar lo que es tuyo y fue pagado en la cruz del Calvario. Eres un hijo de Dios; no un hijo de cualquiera. Disfruta lo que tienes. ¡Disfrútalo a Él y lo que ya te dio. Empieza a sentirte hijo HOY!

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238