Series tiempos de gloria

Inicio > Series - CELEBRA, DIOS QUIERE ENSANCHARTE PARTE II
CELEBRA, DIOS QUIERE ENSANCHARTE PARTE II

CELEBRA, DIOS QUIERE ENSANCHARTE PARTE II

Pastor Alfonso Bocache

Salmos 119:32 “Por el camino de tus mandamientos correré, Cuando ensanches mi corazón.”

Hay cosas que para tu mente son imposibles, pero si son posibles para tu corazón. No ministres mas tu mente que tu corazón porque hay cosas que no las vas a poder entender con tu razón, pero si las vas a poder creer con tu corazón.
Dice Señor ensancha mi corazón para que yo corra en tu palabra porque hay palabras que no las vas a poder entender con tu mente.
Quizás el doctor va a decirte estas enfermo, pero Dios dice: “Por mis llagas fuiste curado” .
La palabra debe de correr dentro de ti; es como espada de dos filos que atraviesa nuestro corazón.
Así la palabra empieza a correr dentro de tu corazón; pero si no ensanchas tu corazón; si no ensanchas tu mente no se va a poder manifestar el poder de Dios que quiere manifestarse en tu vida.

Dios quiere ensancharte cada día mas. Ensancharte significa influencia; que todo lo que la planta de nuestros pies pisare será vuestro territorio; en la oficina donde trabajas es tu territorio; que no te cambie el ambiente, tu eres quien cambia el ambiente.

Leamos 1 de Crónicas 4:10:

“10 E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: “Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe. Y le otorgó Dios lo que pidió.”

Mira el orden en que hace esta oración, dice: “Oh Dios si me bendijeras”, que a pesar del pasado estaba expectante, que no vivía por su pasado sino por la palabra de Dios que había dado a su vida. Y dice “Si tu mano estuviera conmigo”, esto es algo muy poderoso en esta oración, si tu mano fuera conmigo! Para nuestro Dios no hay nada imposible; no hay nada tan precioso ni poderoso como que la mano de Dios vaya contigo. Que la mano de Dios vaya contigo significa poder, presencia de Dios, protección y provisión. El que habita al abrigo del altísimo, morara bajo la sombra del omnipotente, ¿Tu quisieras que el poder de Dios se manifieste en su vida? Tu debes habitar al abrigo del altísimo. Aquellos que viven buscando su presencia, que lo adoran, que lo alaban a El; prepárense porque el poder de Dios se va a manifestar en sus vidas.

Por eso le adoramos y le exaltamos porque es un buen Dios; porque habitamos bajo el abrigo del altísimo y por eso es que el poder de Dios se manifiesta.

Jabes sabia que si iba a conquistar nuevos territorios, necesitaba que la mano de Dios fuera con el. Nos estamos ensanchando hoy a un nuevo servicio; y si algo le hemos pedido a Dios, es que su mano vaya con nosotros.

La segunda cosa: Presencia de Dios. El pez fue sacado del agua, las aves de los cielo, pero tu espíritu fue sacado de El. Si sacas a un pez del agua empieza a brincar; sobrevive un tiempo, pero después muere. Eso nos pasa a nosotros muchas veces cuando queremos vivir conforme a este mundo y no conforme a su Palabra. Jabes lo sabia, sin su presencia no podía lograr nada; el quería que la mano de Dios estuviese con el. Necesitas de la protección de Dios, porque cada vez que te vas a ensanchar enemigos se levantan. Jabes sabia que necesitaba la protección de Dios y la provisión también para poder ensancharse.

La mano de Dios se va a mover a favor tuyo, pero leamos lo que continua:

“…y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe.”

Cada vez que vas a conquistar un Nuevo territorio en tu vida; en tu familia, se levantan gigantes. Cada vez que estés a punto de tener éxito en la vida se van a levantar enemigos, pero no puedes permitir que dañen tu corazón. De nada serviría que tu te ensanches, pero tu corazón este dañado. Hay gente que ha tenido tantos logros en su vida, pero están dañados. No se si haz escuchado alguna vez a alguien o algún familiar que tal vez le contaste tus sueños y le dices: ¿me puedes apoyar con este proyecto? Y te respondía: ¿Todo lo quieres fácil? yo descalzo empecé, en camioneta me iba; lo que hoy tengo, me lo he sudado, patojo, ¿crees que me lo regalaron? ¿De que te sirve tanto logro si estas amargado, destrozado y dañado? Si vamos a tener logros no solo van a ser externos sino internos; nos vamos a ensanchar, pero vamos a tener un corazón sano. Nuestro corazón también se va a ensanchar, ¿usted se imagina tantos logros y dañado al final?

En algunas otras ocasiones lo que hacemos es pedir justicia, y ahí se empieza a dañar también el corazón porque lo que queremos es venganza, y decimos: “Señor ahora que he crecido en ti yo quiero orarte como Jabes ensancha mi territorio y a aquel hijo del diablo que me hizo esto yo te pido que venga un rayo, pero que no caiga en su casa si no en su cama porque tu eres un Dios y…” eso no es tener un corazón sano.

No esperes ver la justicia de Dios como revancha porque eso va a dañar tu corazón; el tener estos deseos daña tu corazón, ¿te ofendieron? Perdona.
David un hombre extraordinario; el sabia de la justicia de Dios y sabia lo que era ganar territorios; era un conquistador y mira lo que enseñan en Salmos 23:5:

“5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.”

Aquellos que han maquinado contra ti no les desees nunca el mal, bendícelos; no quieras venganza en tu vida. Dios es justo y lo que va hacer es que te va a prosperar y va a cumplir lo que te ha prometido a tu vida, frente a ellos; eso si lo hace por cuanto has creído, por cuanto has sido fiel!. Jesús lo hizo en la ultima cena, ¿te recuerdas que estaba con sus discípulos? ¿Y quien estaba ahí? Judas. No te preocupes por los Judas, ellos tienen que estar tan cerca de ti que puedan darte un beso, ¿tu crees que las peores maquinaciones van a venir de gente lejana? De la mas cercana te van a venir muchas veces.Los que se van a levantar batallas muchas veces son los mas cercanos. Jesus lo sabia y cuando se sienta a la mesa le dice a Judas: “Lo que tengas que hacer, hazlo”, Jesús le da la orden al diablo; tu me vas a entregar cuando yo te diga, porque hay un plan pero seguía siendo Dios.

Los angustiadores no están en el cielo, están aquí en la tierra.

Te recuerdas de la historia de Jose. Habían dos hombres que tuvieron sueños, lo ponen a el como encargado de la cárcel. No importa cuantos enemigos se levanten contra ti, cuando el favor, la gracias y la mano de Dios van contigo; El te levanta. Por mas daño que quieran hacerte mal, El te levanta

Usted podía poner donde quisiera a José y hablar cosas malas de el, pero el favor estaba con el. Si hiciéramos parte de nuestra vida que la mano de Dios fuera con nosotros, tu buscarías su justicia, no buscarías tu venganza. Un día Raraón estaba desesperado por los sueños que tenia y le dicen que había un tal José que podía traer revelación y paz. Faraón no podía ni dormir, aun con todas las riquezas que tenia. Y llaman a José y le revela el sueno y mira lo que le dice en Génesis 41:41:

“41 Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. 42 Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y lo puso en la mano de José, y lo hizo vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello;”

Lo vistieron de ropas de lino finísimo, ¿y que quitaron primero? La túnica, ¿Hubo un daño material? Si, pero nunca un daño en su corazón. No importa que un día te quiten la túnica de colores; prepárate porque estas destinado a que Dios te prospere. Cuando le quitaron la túnica, Faraón le puso otra y mas fina todavía. Lo que Dios tiene para ti, nadie te lo quita; Dios te lo devuelve. Y puso un collar de oro en su cuello, ¿Y antes tenia collar? Y lo hizo subir en su segundo cargo, y pregonaron delante de el, doblaron las rodillas y lo puso sobre toda la tierra de Egipto.

Ochenta años comieron de la mano de José, y cuando muere su padre Jacob uno de sus hermanos dice: “ahora que muera mi padre a ver si José no nos mata”, paso ochenta años comiendo con la angustia. Cuando siembras angustia en otros, cosechas angustia en tu propia vida. Jesús en camino a la cruz del calvario, se levantaron contra el y los que un día decían aleluya, gloria al rey; al otro día decían, crucifíquenlo; porque lo entregaron por envidia. Jesus llego a la cruz del calvario y dijo: “Perdónalos”. Su corazón no se daño y hoy esta sentado a la diestra del Padre y le dio el lugar mas alto de honor.
Habla hoy con Dios; tal vez te han ofendido, tal vez tu corazón se esta dañando, no permitas que eso suceda, Dios quiere honrarte y bendecirte frente aquellos que se han levantado contra ti; así que prepárate que Dios te va a ensanchar para que su palabra corra y tu vida y la de muchas personas sean transformadas.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238