Series tiempos de gloria

Inicio > Series - AVIVAMIENTO TIEMPOS DE GLORIA

AVIVAMIENTO TIEMPOS DE GLORIA

Cuando eres profeta te mantienes prendido de la atmósfera, y apenas hace 20 minutos Dios cambió el mensaje que traía para esta iglesia.  Salmos 8: 3-5 demuestra que Dios nos diseñó y forjó para llevar Su gloria en ti y que tienes un destino muy especial y particular:

“Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies: Ovejas y bueyes, todo ello, y asimismo las bestias del campo, las aves de los cielos y  los peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar”.

 

La palabra gloria significa “imagen y semejanza” y honra significa “majestuosidad y significancia”. Parte de tu corona (tus éxitos y logros en la vida) consistirá en la significancia que tienes en Dios. Quiero mostrar algo que está a punto de ocurrir en los cielos y que te ayudará a relacionarte con ello desde ahora. 

Apocalipsis 4:10-11 nos habla de los ancianos que están en el cielo, pero también se aplica a ti, pues algún día estaremos todos delante del trono. Si ya eres un nacido de nuevo y creyente lavado en su sangre serás uno de esos miembros que estarán delante de su trono.

“Los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”.

 

La Biblia nos habla de distintas clases de coronas, pero éstas en particular son todas aquellas cosas que has vencido en tu vida y cosas que te han sucedido por causa de tu fe en Dios y tu relación con el Espíritu Santo. Hay cosas y áreas en las que reinamos en nuestra vida y llegará el momento en el que colocaremos todas esas coronas delante de Dios. 

Minutos antes de empezar Dios cambió mi mensaje. Ahora que celebramos los nueve años de la Iglesia y también el cumpleaños del Pastor Alfonso, veíamos un video de su vida y fotos de cuanto era pequeñito. Es de sumo impacto cuando ves a alguien en sus primeros inicios, de niño, y luego comienzas a ver su vida en resumida en tres minutos; pasas de ser un niñito a ser un adolescente, joven, soltero y luego llegas al matrimonio. Y ahora que celebramos el aniversario de la Iglesia estamos también celebrando su fe. Has sido bendecido por que esa fe se materializó. Si vienes a la Iglesia no te sientas en una silla ni visitas un templo, te sientas en esa fe que el pastor tuvo, visitas la fe palpable que tuvo la pastora. Eres bendecido por que estás dentro de la labor de mucha gente. Y eso me lleva al punto de mi mensaje: la gloria imposible.

¿Quién hubiera pensado que ese niñito de 9 años que vimos en las fotos es ahora pastor de esta iglesia? Eso es Gloria imposible.  ¿Qué cosas tuvo que vencer en la vida? ¿Qué tuvo que encontrar? ¿A qué se sobre puso para llegar a este momento en su vida?

Hace unos quince años el Espíritu de Dios me habló cuando me diagnosticaron cáncer de la tiroides. Yo estaba en un hotel en Chicago cuando me llamaron del laboratorio del hotel. La enfermera que se comunicó estaba preocupada, ella sabía que yo era pastor. Temblaba su voz en el teléfono cuando dijo “tiene que venir a la clínica de inmediato”. Pero yo estaba lejos. Ella exclamó que no entendía cómo eso le sucede a buenas personas. Colgué el teléfono y me quedé sentado en la cama del hotel. Repasé mi vida, cosas importantes, mis logros, mi realización… no sabía cuál sería el resultado. He entendido que nuestra voz es un instrumento de Dios, así que alcé mis manos  y clamé “Porque Señor eres bueno y tu misericordia es para siempre” varias veces. Luego lo hice caminando en la habitación. Años atrás había tenido un diagnóstico similar pero fui sano. Esta vez Dios me dijo “no te sanaré, deberás atravesar la cirugía”. Lo hice y fue un éxito, pero algo cambió dentro de mí. Hoy debes de re evaluar tu vida bajo la lupa de la eternidad.

Lo primero que debes de saber para ello es que Dios mantiene récords. Todo tu servicio, el amor brindado al prójimo, sacrificios que has hecho… todos son parte de las cuentas cabales de Dios. Cuando ves tu vida bajo la luz de la eternidad ¿Cómo podrás determinar el momento más elevado que has vivido? Es imposible. Has vivido cosas que tienen un impacto posterior pero que en el momento en que las viviste no sabías lo que generarían, sobre todo en la dimensión espiritual del Reino de Dios. Haces cosas de manera inconsciente. Tú nunca sabrás cuál fue el mejor momento para Dios en toda tu vida.

¿Cómo conociste al Señor? ¿Recuerdas lo que sentiste? ¿Lo entendías? Ese es un ejemplo de Gloria imposible.  Tú estás diseñado para tener significancia. En el momento en que crees que tu vida no la tiene estás removiendo la gloria y honra de Dios. Dios dice “¡Haré que una Gloria imposible habite en esta Iglesia!”.

Dios me ha privilegiado con visitar su Reino, como también el infierno. Cuando estaba en la dimensión de la eternidad comencé a ver las cosas de manera distinta. Mi sistema de valores cambió. Lo que acá nos importa en la eternidad no representa nada: carros, dinero, posesiones, estatus social… importará sólo si lo usas para influenciar a quienes te rodean para acercar a Dios.

Cuando visité el infierno fui transformado por completo. Estuve apenas una hora allí, y cuando regresé pasé temblando por seis semanas. Es real. No hay escapatoria. Tú tienes amigos, seres queridos y conocidos que van directo al infierno. No es juzgarlos, está en la Palabra que sus obras pecadoras los acerca al infierno. Pero Dios dice “Estoy a punto de derramar una Gloria imposible en tu vida”. Úsala para rescatar esas vidas. Llévalas a la eternidad.

Efesios 3:17-20 nos habla de esa dimensión de Gloria imposible a la que Dios te quiere llevar.

“Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”.

 

Dios siempre ha querido hacer cosas más allá y por encima de lo que puedes pedir e imaginar. ¿Qué es lo que nos limita? La medida de amor hacia Dios. El apóstol Pablo oró para que pudiéramos conocer el amor de Dios en su altura, profundidad, anchura y longitud, reconociendo que a través de Él podemos hacer cosas más allá de lo que pensamos. La Gloria imposible siempre está limitada por el grado y nivel en el que ves el amor de Dios en tu vida. Mientras buscas amarlo en todo lo alto, ancho, largo y profundo Él está creando cosas para ti. El hebreo Yadah significa pedirle a Dios algo que no existe. Cuando lo pides Él lo hace para ti, Él sigue siendo Creador.

Iglesia: da un paso al frente y entra de lleno al amor de Dios. Quizá no lo merezcas, quizá no tienes capacidades o crees que no tienes fe ni esperanza, pero si entras en su amor estarás por encima y más allá de todo lo que puedas pedir e imaginar. Cuando terminas cada día entiendes que no fueron tus habilidades sino Su amor que te conecta con Su habilidad. Entonces tienes Glorias Imposibles.

Yo convertí a mi propia madre al cristianismo al orar por el pavo de una cena de día de gracias. Mi mamá, mis hermanos y yo éramos católicos. Yo fui el primero en convertirme. Comencé a hablarle a mi madre pero como ella conocía mi vida no me tomo en serio. Yo vivía en Europa en esa época y antes de que llegara la celebración del día de gracias Dios me dijo “quiero que vayas a esa cena y tu mamá pedirá que bendigas los alimentos… en ese momento la visitaré”. Volé hasta mi casa solamente para orar por ese pavo. Volé cinco mil millas para orar por un pavo. Y así fue, con la comida ya servida en la mesa mi mamá muy graciosa y sarcásticamente me pidió que orara por los alimentos. Dije “Jesús gracias por esta comida y gracias por mi madre, ¿Podrías traer tu presencia a este cuarto?”… y así fue. Pasamos cinco minutos inmóviles. Fue glorioso y poderoso. Nadie se movía. La comida se enfrió, pero mi madre sintió la presencia de Dios.

Lo más difícil es hacerle creer a la gente que crean que Dios cree en ellos. Dios te creó para llevar una corona. Si sientes que tienes un llamado, sientes algo que brinca en tu interior, piensas que esto es para ti, es porque Dios tiene una Gloria imposible para ti. No eres simplemente un salvo, estás entrando en un estilo de vida de milagros, proezas y milagros imposibles. Sacúdete las cadenas, deja de pensar que eres un ser humano más… Comienza a creer que entrarás en el amor de Dios en su completa dimensión y Él te dará esa Gloria imposible.

¡Dios te bendiga!

 

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238