Series tiempos de gloria

Inicio > Series - ACTITUD EN LA ORACIÓN

ACTITUD EN LA ORACIÓN

Cuando cambia nuestra actitud cambia todo y así podemos ejercer una fe autentica.

2ª  Corintios 4:13 dice así:

“Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos”.

 

En nuestra oración hablamos y meditamos pero con la actitud correcta veremos cambios en nuestra vida.

2ª Reyes 20:1-6 dice así:

“En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: «Jehová dice así: ‘Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás’». Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo: «Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan».

Y lloró Ezequías con gran lloro. Y antes que Isaías saliese hasta la mitad del patio, vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: «Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: ‘Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: “Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová. Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo”.

 

Hay noticias difíciles y creemos que es incorrecto experimentar dolor; pero al contrario el problema no es experimentarlo sino tener mala actitud ante esto. Ezequías con todos estos sentimientos se dirigió al lugar correcto con la persona correcta que es nuestro Dios.

El corazón es lo más engañoso y si dejamos que la tristeza y el dolor nos den la dirección, no vamos a llegar a un buen lugar; pero la actitud correcta determinará la dirección que Dios tiene para mi vida.

La oración no cambia la actitud, es la actitud la que cambia la oración. Y si nos mantenemos siempre con buena actitud, puede cambiar planes que Dios ya tenía para tu vida y dar añadiduras.

Josué 10:12-14 dice así:

“Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas: «Sol, detente en Gabaón; Y tú, luna, en el valle de Ajalón». Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero. Y no hubo día como aquél, ni antes ni después de él, habiendo atendido Jehová a la voz de un hombre; porque Jehová peleaba por Israel.”

 

Cambiamos de actitud cuando llegamos a entender lo que Dios es capaz de hacer por nosotros. Nuevamente podemos comprobar como Dios reacciona ante las oraciones de personas con actitud correcta. Es ahora Josué quien pide a Dios en momento de desesperación y Él detuvo el tiempo. Y es que no importa cuántas noticias llegan a tu vida cuando sabes lo que Dios es capaz de hacer por cada uno de nosotros cuando mantenemos una actitud correcta; porque Él puede hacer el milagro en nuestra vida.

Tal vez había multitudes clamando ante la situación que estaban viviendo, pero solo la voz de un hombre movió el corazón de Dios para detener todo. Si realmente queremos que Dios responda nuestras oraciones lo único que debemos hacer es cambiar nuestra actitud.

1ª Crónicas 4:9-10 dice así:

“Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: «Por cuanto lo di a luz en dolor». E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: «¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe!» Y le otorgó Dios lo que pidió”.

 

Jabes a pesar de ser presentado como un dolor; no oraba por lo que sentía en su corazón sino con buena actitud y expectante, por eso cambió su oración. Si oráramos como lo hizo este personaje veremos cosas grandes este año, milagros, sanidades y prosperidad en todos los ámbitos de nuestra vida. Verá Dios que no solo conocemos palabra o que repetimos las cosas, sino que en cada oración hay un respaldo de buena actitud que nos lleva a cambiar.

Y aún pide que el costo de ensancharse no sea una vida dañada y hay quienes se han ensanchado pero no por mano de Dios sino por su propia mano y por eso terminan dañados. 

No olvidemos esto en nuestras oraciones y veremos resultados distintos:

•    Dios es bueno

•    Dios es fiel

•    Dios nunca se equivoca

Sabemos que hay una mano más poderosa que la nuestra y es la de Dios; pero cuando creemos que es por nuestra mano llega el orgullo, y éste es el peor consejero y también crece. Pero vamos a reconocer que solo de la mano de Dios pudo venir lo que hemos pedido. 

A veces nuestras oraciones no están conectadas con nuestra actitud, pero cuando cambiemos la actitud vamos a orar distinto con resultados diferentes. Aun con nuestros sentimientos o dolor debemos demostrar buena actitud. Nuestro Señor Jesucristo lloró pero siempre estuvo con buena actitud. Sigamos también nosotros la actitud que estos personajes demostraron aun en medio de las distintas situaciones y veremos la respuesta inmediata de Dios.

Series

Series

552c2ad9a76182506a85e86d_palabrasemanal.png
552c2bdcf874c9b276c96fe9_fondosemanal.png
PRéDICA DE LA SEMANA

YO SOY – UN HÉROE DE FE

Pastor Alfonso Bocache

Copyright © 2015
16 Calle 2-00 Zona 10, C.C. Los Próceres 5to Nivel, Ciudad de Guatemala, Guatemala  
(+502) 2362-8968 - (+502) 2331-6238