Se Justo como Dios es Justo

By May 22, 2011 Uncategorized No Comments

Se justo como Dios es justo

Pastor Alfonso Bocache

Hemos aprendido de fe las últimas semanas y también hemos aprendido que el justo por la fe vivirá. El justo cree y confía en que su vida está en las manos de Dios. Hoy vamos a aprender de la justicia por que hemos visto que Dios ha sido justo con nosotros, por eso nos corresponde ser nosotros también justos con Él.

 

Isaías 3:10-11 “Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos. ¡Ay del impío! Mal le irá, porque según las obras de sus manos le será pagado”.

 

La Palabra nos deja claro que al justo le va bien y que al malvado le va mal por que de sus obras le será pagado. Podemos ver a personas que aunque hacen el mal tienen mucho. Esto no significa que les vaya bien aunque tengan dinero. El dinero no es sinónimo de que te vaya bien. Yo creo y declaro que en tu vida no solo vas a ser prosperado sino también te va a ir bien. Que aquí hay muchos justos y sé que el bien y la misericordia te seguirán todos los días de tu vida.

 

Al que es justo se le reconoce por que se nota cuando está listo para recoger buenos frutos. En el caso de Zaqueo podemos ver que, en el momento en que conoció a Jesús, reconoció que no solo era de arrepentirse sino de ser justo hasta consigo mismo.

 

El sabía que ese mismo Jesús que lo había salvado era capaz de devolverle en abundancia todo lo que había tenido. El que quiera llevar la salvación a su casa debe de ser justo, es así cuando Jesús posa contigo y con los tuyos. Si hemos nacido de nuevo es para caminar de una forma diferente.

 

Génesis 6:5-9 “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé”.

Dios se entristeció de haber hecho al hombre por todas las faltas que habían hecho pero gracias a un hombre justo, Noé, estamos todos aquí. No solo se salvó él sino su familia también. A Dios le gusta caminar con los justos.

 

Si en algo has fallado ve y pide perdón, ponte a cuentas. El justo no es perfecto pero si humilde de corazón y reconoce cuando se ha equivocado.

 

Si nosotros le creemos a Él, a pesar de todo lo que está pasando en nuestro país, Dios no desatará juicio contra nosotros por que seguro encontrará varios justos que estamos clamando por nuestra Nación.

 

Génesis 18:23-31 “Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío? Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él? Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? Entonces respondió Jehová: Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos. Y Abraham replicó y dijo: He aquí ahora que he comenzado a hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza. Quizá faltarán de cincuenta justos cinco; ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad? Y dijo: No la destruiré, si hallare allí cuarenta y cinco. Y volvió a hablarle, y dijo: Quizá se hallarán allí cuarenta. Y respondió: No lo haré por amor a los cuarenta. Y dijo: No se enoje ahora mi Señor, si hablare: quizá se hallarán allí treinta. Y respondió: No lo haré si hallare allí treinta. Y dijo: He aquí ahora que he emprendido el hablar a mi Señor: quizá se hallarán allí veinte. No la destruiré, respondió, por amor a los veinte. Y volvió a decir: No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez. No la destruiré, respondió, por amor a los diez. Y Jehová se fue, luego que acabó de hablar a Abraham; y Abraham volvió a su lugar”.

 

Un hombre justo habla con libertad ante Dios. Un hombre justo puede pedir confiadamente a Dios. Un hombre justo puede cambiar la voluntad de Dios cuando intercede por otros. Aún así no encontró a ninguno y destruyó Sodoma y Gomorra. Aún así encontró a un justo, este fue Lot, él y su familia fueran  los únicos salvos.

 

Yo se que tu vas a testificar que Dios está en ti y que serás encontrado como un justo, para que tu familia también reciba salvación por parte de Dios. No es que seamos perfectos sino nos humillamos delante de Dios y reconocemos que es por Él para encontrar su misericordia todos los días de nuestra vida.

 

Muchas veces nos vamos a equivocar pero debemos aprender a reconocer que el Señor quien nos está hablando y cuando Él nos lo diga: debemos ir y pedir perdón, bajar el orgullo y actuar con justicia como Jesús nos ha enseñado.

 

A veces no sabes por qué estás pasando lo que estás viviendo, ya te pusiste a pensar si has sido justo con los demás así como Dios ha sido justo contigo.

 

Malaquías 3:2-5 “¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores. Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia. Y será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos. Y vendré a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y los que hacen injusticia al extranjero, no teniendo temor de mí, dice Jehová de los ejércitos.”.

 

Cuando algo contrario a la voluntad de Dios viene a un justo, Dios mismo se pone frente para defenderte y no permitir que nada malo te pase. No es que presentes a Dios tu ofrenda y ya sino que debes presentar tu ofrenda en justicia para que Él la acepte.

 

El mal existe pero no ante los hombres justos ni los que le temen a Dios. No hay maldición que prospere en contra tuya por que Dios intercede delante de ti para que no te pase mal alguno.

 

Malaquías 2:13-14 “Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano. Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto”.

 

Puedes traer toda la ofrenda que tu quieras pero si has sido desleal a tu esposa Dios no la va a recibir por que has roto el pacto que no solo hiciste con tu esposa sino lo hiciste con Dios. No solo es de que traigas tu ofrenda sino que seas encontrado como justo delante de Dios.

 

Justo es que cuando estés mal vayas y pidas perdón. Justo es aquel que identifica que algo no va bien y trata de arreglarlo de la mejor manera.

 

Yo he enseñado a mis hijas que debemos de hacer pactos y respetarlos. Así debemos hacer con Dios, tratando de no romperlos por que Él no ha fallado y lo va a cumplir. Si no cumplen con su parte del pacto no habrán de recibir lo que Dios ya pactó que nos va a dar.

 

Hoy es un buen día para que vayas delante de Dios y le digas hoy quiero hacer un pacto contigo, un pacto de justicia. Así cada vez que te presentes delante de Él y traigas tu ofrenda Él la pueda recibir de manera agradable.

 

Una noche de pecado no se compara con una eternidad con Él. Un dinero mal habido ni alcanza para pagar estar una eternidad en Su presencia. Es tiempo de guardar ese pacto que tenemos con Dios.

 

Proverbios 4:18 “La vida de los hombres buenos y justos es como la luz de la mañana, cada vez es más brillante hasta que el día es perfecto”

 

El justo no es perfecto, va creciendo pero reconoce delante de Dios cuando se equivoca. Si hemos recibido misericordia, lo menos que podemos dar es misericordia. Si hemos recibido perdón, lo menos que podemos dar es perdón.

 

Yo hoy quiero pedirte que, si en algo no has sido justo, hoy vengas con Él le pidas perdón y le extiendas la mano para hacer un pacto de justicia con Él y así recojas buenos frutos.

 

Por que el justo por la fe vivirá, el justo que cree es imparable ya que vive agradecido por ahora pertenecer al reino de Dios, no se cansa de agradarlo y hacer su voluntad.

 

Leave a Reply